18 abr. 2018

...Los tiempos suceden cáusticos y la exposición de talento por parte del quinteto alcanza un clímax incuestionable...



  • Genre(s):
  • Progressive Death Metal
  • Release Date:
  • 10 / May / 2018
  • For Fans Of:
  • Anata, Hate Eternal, Immolation
  • Links:
El año en curso nos ha dejado indicios de lo amplio que será el aporte en el inventario del death metal progresivo. A finales del 2018 auguro que tendremos un buen manojo de materiales dignos de repetir en nuestros reproductores y lo que es mejor, discos que han resucitado a exponentes que creíamos en criogenización.

El mes de mayo trae consigo un despertar más, que aunque no es de alguien que haya pasado mucho tiempo en inactividad, si representa una agradable noticia. Nos referimos a la nueva añadidura de los ingleses De Profundis, una banda que ha variado su sonido desde el 2005, dándose origen en materia del doom para probar las mieles progresivas, las tesituras del black metal y las obscenidades del death metal. El día de las madres podremos disfrutar enteramente de The Blinding Light of Faith, sin embargo aquí estamos siempre un paso adelante por lo que tenemos algunas conjeturas con respecto a los 8 temas que el quinteto anglosajón nos ha preparado.


Sin mediaciones el primer catamiento es duro, agresivo y galvanizado. Puro death metal, de ese que se cola hasta la médula gracias al taladro que crea un buen trabajo en la batería de la mano del ritmo y el adecuado riffeo. La particular manera de growlear de Craig Land complementa bastante bien la solidificación de los tiempos pensados para atacar sin brutalizar, es decir, la instrumentación es incisiva pero no llega a consumar una saturación que desemboque en un episodio de difícil digestión. La estructura y duración es absorbente además de contar con algunos minutos perfectos para presumir en el pit. Debo decir que hay algo de thrash metal en la naturaleza del álbum, al menos más de lo que normalmente trae implícito el death de 10 años para acá. Esto me lo confirma “Obsidian Spires” y “War Be upon Him” a través de una metralla consecuente y un juego de cuerdas propias del thrash inglés. El armazón de las canciones aperturales son satisfactorias pero no llevan consigo elemento alguno que me haga ponerme de pie, muy al contrario de lo que contiene “Opiate for the Masses” ya que desde el inicio siento la evolución del plano apreciativo. Una fusión de riffs que pudieran percibirse dentro del estilo progresivo de connotación black metalera dominan la esencia del track, además los minutos cobran una madurez considerable al integrar en su composición un solo de bajo espectacular (impuesto encima de una especie de flashazo lounge), una serie de compases que le dan un giro enriquecedor a la pista y como cereza del pastel, una extensión conveniente para no echar a perder el logro. Severos solos de guitarra.


Bastard Sons of Abraham” funge como el medio exacto de la obra, con un aire fiel a sus anteriores aportes. Lo que me agrada en exceso es la forma en la que todo ha encajado y ha sido colocado para que cada componente se escuche legible y espaciado a propósito de una lógica captación. A pesar de lo antes mencionado, no impacta como lo ha hecho el corte anterior. Alabo el trabajo de las cuerdas; tanto el bajo como las guitarras muestran una lucidez notable. Es evidente que Paul Nazarkardeh, Shoi Sen y Arran McSporran tienen una química especial a la hora de ejecutar y componer música. “Martyrs” (disponible para su escucha en Bandcamp) cuenta con una carga mucho más melódica en sus entrañas, aunado a esto se impone como uno de los tantos más gruesos y sustanciosos por la conciliación instrumental en una misma implementación. Aquí el disco vuelve a subir el listón y refuerza la acción con una canción más lenta y áspera, ausente de arranques sin aviso pero con buenos trémolos, algo de doom por ahí y un significativo desenlace dentro de lo que conforma “Godforsaken”. El terreno comienza a ennegrecerse con “Beyond Judgement”, con percusiones sacados de la mismísima Noruega y una faena estridente en el filo de las guitarras. La síncopa se hace presencial, acentuada y consecuente. Es una buena implementación que provee de innovación la primera impresión que da el track. Una más para el tridente de fuerza en el álbum. De Profundis asignó como remate “Bringer of Light”, que realza la idiosincrasia multifacética de The Blinding Light of Faith, con un efímero desplante de voz limpia y una última exhibición magistral de parte de Tom Atherton. En su interior, la pista se sustenta de mucha escuela, de teoría compleja hecha carne. Los tiempos suceden cáusticos y la exposición de talento por parte del quinteto alcanza un clímax incuestionable en sus 7 minutos de permanencia al oído.

Sin dudas, el quinto trabajo de larga duración para los auspiciados de Transcending Obscurity Records, marca un regreso con la intención de superar sus anteriores contribuciones y desde mi perspectiva lo han logrado. A pesar de que la intensidad se degrada con un par de canciones en la lista, la creación aprovecha sus puntos firmes y eficaces para explotarlos lo suficiente como para considerar The Blinding Light of Faith como una consecución del estudio y la ejecución del death metal progresivo como debe de ser.

8.5 / 10



¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2018 RTMB


Ir Arriba