12 abr. 2018



¿Quién ya está harto de leer que el power sigue estando estancado en relevancia musical desde hace ya muchos años? Lo lamento, éste es otro de esos posts pero con un pequeño giro, quédense conmigo. Como amoroso fanático del género puedo admitir que me gusta mucho pese al bullying de Internet que éste recibe, pero al mismo tiempo puedo estar completamente presente del porqué pasa esto; puedo admitir que el género que alguna vez causó sensación se ha visto demasiado lento en su evolución. Pero este artículo no se trata de señalar lo obvio ni hacer burla de los hechos, sino de recomendar algunas bandas, las cuales personalmente considero que le han dado al género un giro interesante, fresco y/o que han otorgado relevancia sonora al pilar del metal. Sí te consideras melomano y/o entusiasta del metal, debes darles una oportunidad, tal vez al final pienses "hey, no está tan mal".


¿Qué mejor forma de comenzar recomendaciones que con una banda australiana? Si nos han leído, saben que cada escritor tiene su puñado de países favoritos para el metal, pero todos concordamos que Australia es esa aguja en el pajar que ha sobresalido en estos últimos años. Es menester empezar con power de esta nación, ¿y quién mejor para hacerlo que Bane of Winterstorm? Si los conocen saben la razón del porqué los nombro al principio, conserva fuertemente las raíces del género manteniendo su velocidad y sentido épico con fuertes inyecciones sombrías dentro de la atmósfera, algo así como un blackened dentro de la sinfonía y la rapidez de su ejecución, la cual a ésta se juntan muchos elementos del death y black tanto en guitarras como baterías, de ese modo apelando mucho a los oídos que desean escuchar algo brutal y de sonido maduro, pero con voces limpias.



Ahora sí nos vamos por algo más moderno, podremos nombrar al ahora popular djent, el cual ha estado en escena por algunos años, siendo relativamente nuevo ha conquistado los oídos de los entusiastas por la velocidad y el nuevo movimiento progresivo. En este campo entra Sunburst con Fragments of Creation de la banda griega notamos una fuerte y muy poderosa influencia de la nueva tendencia por incorporar breakdowns a un molde de power progresivo con tintes melódicos y mucho sabor alternativo, una grande y muy pesada amalgama de sonidos incorporada a un género que se ha negado a adaptarse a los nuevos tiempos, pero supieron apilar de manera adecuada cada elemento para traernos uno de los mejores discos del 2016.

Puedes leer la reseña de Sunburst en en este enlace.



Por otro lado, los canadienses de Red Cain sacaron el mismo año un EP homónimo que mezclaba bajos djent con riffs de groove dentro de una fórmula de prog-power que asemeja mucho a una combinación de The Contortionist con Ascendia o Symphony X. Bandas jóvenes que supieron crear algo fuera de los parámetros establecidos. Por su parte podría mencionar al nuevo disco de Adagio (Life) ya que dentro de la escena power es considerada una banda impresionante que desde sus inicios creó melodías frescas, pero su experimentación con el djent terminó siendo, aunque variado, muy poco sutil y que honestamente pudo haber sido mejor... aún así, un intento que amerita dar crédito e influencia a más agrupaciones a hacer lo mismo, pero de una mejor manera.

La reseña de Red Cain se encuentra aquí.


Y hablando de modernizar y seguir la evolución musical, el technical en sí se ve como un pariente de sangre al death ya que es con éste con el que se junta y se ejecuta en la mayoría de los casos; desde hace tiempo que existe, pero se ha popularizado en los últimos años, absorbiendo tanto a músicos como a fanáticos en una espiral donde este género es el eje por la forma tan brutal y a veces encantadora de enamorarnos. No estoy seguro, pero creo que Eternity’s End se tardó un poco en llegar, ¡Pero vaya! Al final tenemos una banda de technical power que fusiona sus nuevos sonidos a un neoclassical progressive de una manera estupenda. Incluso los escépticos y haters que no quieren admitir lo que esta banda es, tan solo deben ver a los integrantes que la conforman: Hannes Grossmann (Obscura, Alkaloid), Christian Münzner (Alkaloid, Spawn of Possesion), Phil Tougas (First Fragment) entre los que estoy seguro llamarán la atención de muchos. El sonido es clásico en muchos aspectos, pero considerando todas las mentes musicales que involucran a esta banda, es obvio escuchar riffs elegantes del más puro sabor antañero y con muchas tendencias de la nueva escuela, propagando velocidad y libertinaje técnico, al mismo tiempo que percusiones brutales, bien proporcionadas y llamativas en todos los aspectos.



En muchas ocasiones el power con el progressive hacen cosas maravillosas cuando se sabe explotar cada elemento de estos espectros; pero incluso hoy en día es algo complicado encontrar algo que combine a estos dos para crear algo verdaderamente increíble, es por eso que cuando In Forgotten Sleep de Lör salió, les gustó a muchas personas, por su implacable manera de ejecutar todas las facetas de ambos géneros, abarcando tanto sonidos viejos y explorando los nuevos con un delicioso toque folclórico que toma influencias de bandas como Wilderun y Agalloch, con aproximaciones acústicas que recuerdan a las antes mencionadas, pero del mismo modo un poco a las populares de la era moderna del progresivo como Opeth y Katatonia. A pesar de no contar con una muy fresca combinación de géneros, Lör se mantiene muy bien en términos de relevancia, con muchos pasajes que juegan con nuestra percepción, mostrándonos de manera fácil lo que se ejecuta al momento y a veces combinándolos de tal forma que es un poco difícil, pero apreciable y bastante disfrutable.

Acá su respectiva reseña.



¿Y qué hay de quienes se dan el lujo de aunar el género con las erráticas bases de lo experimental? Desafortunadamente la cantidad de agrupaciones que hacen esto son casi escasas, pero las hay, y específicamente una que logra captar la esencia de tan descabellada propuesta: la banda nipona Kokumaromilk optó por un acercamiento étnico de sus tierras que de algún modo funge como una fundición musical para darle sentido a la fusión y progresión a las melodías. El cuerpo sonoro en sí se puede describir como velocidad y técnica power en muchos aspectos, con tenues infusiones góticas y un sombrío sentido experimental en muchos fragmentos que mezclan sonidos externos como música clásica, k-pop, ópera, entre otros, y que juega con los tiempos de los mismos para dar un intranquilo sabor vanguardista. Por otro lado, quisiera hacer mención honoraria al disco The Earth Embrace us All de los italianos Temperance, un disco que pudo mezclar tendencias AOR, fuertes y esporádicos momentos jazzistas en una base de power sinfónico y pizcas folclóricas japonesas. Un buen giro, pero lamentablemente poco apreciado, tanto por la fanaticada base como por las bandas compañeras.



Sí tal vez no los pude hacer cambiar de opinión, espero haber hecho que al menos degustaran un poco de las joyas escondidas dentro del género, propuestas diferentes, frescas y potentes en un ámbito un poco monótono en lo que va de los años, estoy seguro que veremos al power evolucionar dentro de poco, por mientras, escucharemos lo que se ha hecho y apreciaremos los inicios de lo que pueda ser la nueva escuela del género poderoso. Siéntete con la libertad de comentar mas bandas que creas son candidatas a hacer cambiar de opinión a los demás.


¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2018 RTMB


Ir Arriba