11 mar. 2018

«Eternities supone una buena adición a la discografía de la banda, experimentando en aspectos consideran que requieren una reconfiguración, pero usando las raíces de su música como catalizador para las pruebas.»



  • Genre(s):
  • Progressive Metal | Djent
  • Release Date:
  • 13 / Feb / 2018
  • For Fans Of:
  • Slice The Cake, Fallujah, Textures
  • Links:
Tras entrar en hiato indefinido después del lanzamiento de su segundo larga duración titulado Aeons, que personalmente permanece como uno de mis favoritos del 2014, y con la salida del vocalista/guitarrista Josh DeShazo, Stealing Axion hizo un anuncio el año pasado para informar sobre su regreso como banda activa. Para sorpresa de todos, Josh está de vuelta como vocalista en el nuevo material, un EP de cuatro pistas llamado Eternities, y aunque ha pasado ya casi un mes desde que salió a la venta, no podíamos dejar pasar la oportunidad de hablar sobre él.

Nacidos en el 2009 en Seattle, lo que comenzó como un ejercicio para escribir riffs terminó en canciones completas que pronto se convertirían en su primer EP, grabado y producido por ellos mismos, rápidamente les ganó una buena cantidad de escuchas en la red, y la atención de personajes importantes de la industria como Acle Kahney (Tesseract), quien les ofreció la oportunidad de estar a cargo de la mezcla y la masterización de su LP debut llamado Moments, mismo que cabe decir era una pieza muy lograda que sin duda fue un aporte sólido al género, con un sonido limpio y accesible a la vez que guardando momentos que desafiaban al escucha. Eternities tiene cierto regreso a los fundamentos básicos de Moments, es familiar y cálido, como si se tratase de algo que nos ha acompañado desde el principio. En contrapartida a esto, no se trata de un EP que rompa esquemas, ni los propios ni los del género.


Como encargado de abrir la pista está “Artificial Empathy”, que con sus catchy riffs y sus nebulosas propician una atmósfera que sirve como fondo para un juego vocal casi teatral. El comienzo es brutal, tirando riffs y growls por doquier, hasta que aparece un pequeño coro que funciona como el gancho principal, a partir de este punto el resto de la canción se dirige linealmente hacia el final con una estructura que no guarda espacio para sorpresas, dejando toda la responsabilidad de mantener la atención en ese pasaje intermedio, donde brillan los solos y se construye el crescendo para el coro final. “Imaginary Friend” se inclina más hacia el sonido sci-fiesco de Aeons, con ese bajeo sísmico e hipnotizante de Phill Willmarth, con las guitarras para añadir profundidad y subtexturas. Las voces, sin embargo, son muy distintas de su discografía, el uso del falsetto es bastante notorio, no por su mala implementación, si no por ser la primera vez en que se recae tanto en su uso para la narrativa. Y es que la variedad de rangos que se perciben nos remite a la técnica de grandes vocalistas como Daniel Gidenlow y Gareth Mason, así como a pequeños talentosos como Drewsif Stalin. “Self” comienza como una balada, pero a partir de la mitad desglosa algunos de los mejores momentos de todo el EP con atemporalidades que nos recuerdan a lo mejor de Textures; lamentablemente, escuchamos aquí algunos growls que dejan bastante que desear poco antes del intermedio dejando un sabor de boca raro al final. “The Seer” es la cereza del pastel, el momento para el cabeceo con los ojos cerrados mientras sentimos como la sangre aumenta su temperatura, para que al momento de abrirlos nos demos cuenta de que estamos en caída libre en el firmamento, de frente a los ojos de dios.


Eternities supone una buena adición a su discografía, experimentando en aspectos que consideran que requieren una reconfiguración, pero usando las raíces de su música como catalizador para las pruebas. Regresos como el de esta banda dan muchísimo gusto, especialmente cuando se creía que el hiato más que indefinido sería permanente, sin embargo, tras el clímax que fue Aeons, lleno de momentos épicos, riffs complejos, tempos abruptos y una extensión de más de una hora (ni abrumadora ni monótona), este EP es bastante flojo en comparación. Los cuatro temas son poco cohesivos, y es difícil determinar exactamente qué es lo que los identifica como parte de un disco en específico. Sin embargo, es probable que ahora mismo se encuentren en un proceso de evolución, bien dicen que a veces hay que dar un paso atrás para dar dos pasos adelante, ¿no? Es digno de mencionarse, además, que es la primera vez que la batería no es programada, siendo Will Andrews el encargado de tarea tan importante. Esto explica que el ritmo feroz del último LP solo sea palpable en ciertas partes, eso sí, no escasean aquí los momentos hechos para cuatro piernas y cuatro brazos. La experimentación en el apartado vocal es algo que seguramente era necesario para decidir el rumbo que tomará la banda a partir de ahora y espero que la experiencia sea fructífera para Dan, Josh y Will. Stealing Axion es una agrupación con un potencial enorme, y aunque sus dos LP se encuentran con los grandes, quiero pensar que lo que tienen planeado será el disco que lo cambie todo.

7.5 / 10



¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2018 RTMB


Ir Arriba