6 mar. 2018

"...si en el lanzamiento anterior era difícil pensar hacia adonde avanzarían, el verlos ahora produciendo esto me hace imposible imaginar dónde terminarán en el siguiente..."



  • Genre(s):
  • Progressive Death Metal
  • Release Date:
  • 16 / Mar / 2018
  • For Fans Of:
  • Warforged, Fallujah, Black Crown Initiate
  • Links:
Desde su lanzamiento Monarchy se convirtió en un favorito excepcional y a la fecha personalmente es una reproducción que no me falla por una sencilla razón, la música de Rivers of Nihil está hecha con la intención de perdurar y ofrecerte un set de peculiaridades que no se desgastan al repaso ni al tiempo, la principal característica de un buen clásico. Pero incluso mejor, sin ser rebuscados en el proceso ellos aportan elementos más allá de lo rítmico que pocas veces encuentras en otros lados. Haré un esfuerzo por explicarlos a lo largo del texto. Cuando hablé de ese trabajo hice énfasis en lo pulverizante de sus melodías y el golpe macizo que supone al oído, como resultado era/es un trabajo a todas luces gratificante que propone y no teme usar de recurso a sus influencias o semejanzas para crear un sonido monumental, a costa de lo que se piense o se les pueda desacreditar así pasó, y mientras fue muy aceptado todavía hay inconformidades. Afortunadamente se quedó en la cabeza de la gran mayoría que prefieren tener mente abierta respecto al death metal que se produce en estos días, ese muchas veces denominado «moderno», un adjetivo que año con año sirve para subrayar que no todo está dicho en el género y las barreras que se construyeron se están rompiendo, acción que en consecuencia viene dividiéndonos entre los que sí y los que no. No es necesario detallar más para saber que tanto Rivers of Nihil (la clase de banda americana que es Fallujah y Black Crown Initiate) como sus seguidores, pertenecen al lado de los que sí: los que aceptan, reconocen y ven las mejores aptitudes de cualquier tipo de metal puesto a disposición, en lugar de quedarse en el nicho.

La música es sobre lo peculiar de sus ritmos, esos que desinhiben exprimiendo la energía que ni tú mismo sabes que tienes, de ahí en fuera que para el death lo traduzcamos en riffs, blasts, voces guturales, lo que es difícil de asimilar y lo de siempre, es lo subjetivo del gusto que confundimos con ser objetivo, pero, que sea el común denominador no lo vuelve la regla. No olvidemos que estamos aquí para disfrutarlo y se produce de mil maneras para disfrutarse, ya sea que te veas al espejo como el más exigente o el más seguro de tus estándares brutales, esa es la única razón de peso al final. Quizá no te haga sentido el preámbulo pero igual me anticipo por las circunstancias que acarrea este nuevo trabajo, es que Rivers of Nihil entiende eso que comento, y ahora mejor que nunca pues ha hecho de Where Owls Know My Name un hito para el género de muerte a base de arriesgarse y comprometerse con el progressive death metal que no tiene que ser «esto» para poder ser de «aquello», el que puede ser original, popular y comercial sin dejar de experimentar o proponer algo diferente que, en este caso es abrumadoramente gozable.


Por lo general al reseñar no considero la parte de los spoilers y tal vez hablo más de la cuenta, con este tendré precaución de que el entusiasmo no me lleve a contar detalles específicos sobre los temas y que no pierdas el elemento sorpresa al escucharlos, pero eso sí, te diré de primera mano todo lo que debes saber porque este es un álbum tan bien definido que las palabras se resbalan. En cada material que han elaborado el mensaje es claro, el desarrollo y la evolución llevan un orden adecuado respecto a su posición en la discografía, como dije a la banda (en una entrevista que falta publicar) sus discos suenan a RoN pero hay cosas en la composición donde jamás los verás cruzarse. El primero se trató de gritarle al mundo de que estaban hechos, el segundo de consolidarse como una banda de grueso calibre internacional y el tercero al fin goza las libertades creativas que antes no podían permitirse o simplemente no sabían cómo. Los dos singles ya anuncian que vienen cambios importantes separándolo de todo lo que está detrás, principalmente el uso de clean vocals junto a la incorporación de nuevos instrumentos como el saxofón, pero aun así el resultado es nada que hubiéramos pronosticado.


Siendo la tercera parte de la serie conceptual de estaciones esta representa la del Otoño; la temporada de la caída y lo marchito, con ello nace una larga y épica melancolía que resignifica la musicalidad del grupo, para ello tenemos 10 temas, cada uno con aproximación única dentro del disco unificando el objetivo que es sumar y seguir sumando hasta tener una obra ambiciosa memorable, son temas moderados en la agresividad y velocidad con que suceden, aunque déjenme aclarar que su poder destructivo no disminuye sino al contrario, le incorpora un sentimiento reflexivo desconocido al momento en que aparecen; familiar cuando piensas en lo que se puede escuchar actualmente pero autentico tratándose de Rivers of Nihil. De los efectos electrónicos a los arreglos de teclado y un grande etcétera, es sorprendente que lo hagan respetando el humor que establecen sin perder la relación de seriedad-credibilidad en el camino, créanme que tratándose de una banda opiácea para mi oído lo digo fácil pero no lo tomo a la ligera. Y hablando de seriedad, ¿Qué buscas en el desarrollo de una banda? ¿De qué manera identificas la evolución? Tal vez en lo novedoso, en que se mantenga fiel a su sonido, que experimente o que no se repitan a sí mismos, muchas veces no sabemos en qué consiste hasta que lo tenemos frente a nosotros y en mi caso pude haber pedido todo pero obtuve más. Pondré de único ejemplo a “Terrestria: III”, la tercera entrega de una saga instrumental que los acompaña desde The Conscious Seed of Light. Respecto a este tema tuve serias preguntas en el cómo harían una continuación entretenida, que dirección llevaría o que sería lo que lo caracterizaría, un juego de suposiciones que en definitiva nada tiene que ver con lo que estaban preparando, pero si de algo sirve lo comparo con lo que quiso hacer The Faceless recientemente y no pudo, logrando una postura vanguardista bien orientada hacia sonidos deconstructivos e industriales, apoyados del sax con actitud darkjazz y beats synthwave que bien pueden enriquecer el soundtrack de Blade Runner o cualquier ciencia ficción neo-noir policiaca.


Where Owls Know My Name expande el universo de lo que conocemos como Rivers of Nihil mientras todo lo que conocemos sigue estando presente, no sabría simplificarlo más y como dije antes es una avanzada arriesgada sin perder identidad, reafirmando el significado de pesadez progresiva que han manifestado en su estilo. Las guitarras trabajan como siempre, levantándose hasta los cielos una y otra vez, el vocalista no rompe el temple de su carácter, de hecho iba atento de ver su desempeño y fue bueno que no saliera de personaje, activo con la excelente dicción que lo distingue y ayudándose de las voces limpias de sus compañeros o de la inconfundible colaboración de Andy Thomas (Black Crown Initiate). El bajo es el instrumento que gana protagonismo y sorprende más que en ocasiones pasadas pero al igual que el resto de músicos se apega a la narrativa sin desentonar. En la inclusión del saxofón aventajan como si llevaran años de experiencia utilizándolo, no es que robe atención ni que contraste con la composición, su uso y manejo al igual que la música cambia en un esfuerzo camaleónico por crear nuevos pasajes propios de su naturaleza, ya sea estimulando la pena de la tristeza y en otros el delicioso misterio de lo etéreo.

Lo que en recientes años pudiera parecer el colapso del buen death metal brutal en este caso da lugar al buen jazzy death metal oscuro, cuya visión sofisticada suena muy convincente al frente y detrás de las capas rítmicas, así que prepárate para sumergirte en la versión más dramática del género que se haya escuchado en mucho tiempo. Con Where Owls Know My Name figurando en el tablero es extraño mirar atrás y comparar donde iniciaron con aquel par de EP’s que en pocas palabras tiene cero contemplación sobre nosotros, si en el lanzamiento anterior era difícil pensar hacia adonde avanzarían, el verlos ahora produciendo esto me hace imposible imaginar dónde terminarán en el siguiente, aunque saber que la cuarta parte conceptual es un hecho me llena de esperanza. Es la primera vez que lo digo y perdón pero, este no es un disco que puedas simplemente descalificar si quieres ser tomado en serio como un entusiasta abierto del metal. Se trata de otra pieza innovadora en la década, un mérito sin limitaciones que los posiciona desde ya en la cima de lo mejor del 2018.

9.5 / 10



¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2018 RTMB


Ir Arriba