19 mar. 2018

«The Osiris Club buscan también cierto sonido escalofriante, suspensivo y fantasmagórico, digno de ser escuchado en la Máquina del misterio o en la 221B Baker Street»



  • Genre(s):
  • Progressive Rock | Psychedelic Rock
  • Release Date:
  • 23 / Feb / 2018
  • For Fans Of:
  • Purson, Sammal, Ghost
  • Links:
Salir de mi zona de confort como escucha es algo que procuro hacer tan frecuentemente como me sea posible, y si bien no siempre lo logro, o mejor dicho, no de la forma en que busco, por lo menos termino tendido en el colchón escuchando un montón de música que proyecta imágenes nuevas en mi cabeza. La más mínima (realmente elocuente) variación hace que valga la pena. Buscar en la web, pedir recomendaciones o decir "a la mierda, hagámoslo" y escuchar algún estilo o artista que no me atraiga particularmente es una práctica que he venido implementando dede el año pasado y ha tenido resultados muy favorables en mi apreciación musical en general. Los algoritmos de las distintas plataformas de streaming me aburren, porque si bien son atinados (con mención especial para el de Spotify y Bandcamp), lo vuelven a uno perezoso; ese sentido de exploración legítima si bien sigue presente, lo está en una forma aguada, que al ser el qeuivalente del modo fácil, no le somete a uno a ensuciarse las manos y lo vuelve significativamente menos gratificante. Ahora, siendo sincero, si antes me bastaba leer la palabra "prog" para que el interés en mí despertara (no como si se tratase de un certificado de calidad, sino como la promesa de una demostración de arquetipos siempre cambiantes), ahora es un término que manejo con guantes y pinzas, pues la mala categorización, ya sea por su poca rigidez o por su amplia flexibilidad, puede terminar en hacernos de expectativas que nunca se cumplirán.

Hace aproximadamente un mes, tuvo lugar el lanzamiento oficial de The Wine-Dark Sea, segundo álbum oficial de The Osiris Club. Mi conocimiento previo de TOC estaba limitado a su peculiar combinación del rock progresivo de la edad dorada, con el post-punk de finales de los años setenta y una pizca del harsh noise del stoner doom de los años noventa. El estar fichados por Indie Recordings, además, hablaba ya bastante de la banda y el tipo de singularidades que figuran en su trabajo. Blazing World, su primer LP, es un semillero de ideas, genéticamente alteradas para que al momento de germinar sus frutos tuviesen todos distintas formas, colores y sabores. En TWDS, las canciones puestas a nuestra disposición son la cosecha selecta cuyo jugo, tras un proceso bien cuidado de añejamiento, no es otra cosa que un vino tánico, con bastante astringencia y de sabor fuerte. Por tal, si durante el maridaje los alimentos que lo acompañan no son acertados, la degustación podría no ser placentera del todo. Escuchar este material en el mood inadecuado, o realizando ciertas actividades puede potenciar la experiencia o restarle fuerza, esta no es música para escuchar en un día de expedición por el campo, ni siquiera algo que en el metro el bus satisfaga las ansias que una combinación de géneros así pudiese causar; por el contrario, en un estado más bien austero, podría parecer demasiado festivo.


La progresión del disco es ascendente durante la primera mitad, y después atraviesa una llanura estática que conlleva a un peñasco que invita a una caída libre en paracaídas, que permite divisar vastos paisajes de bosques y montañas colindantes, que desgraciadamente anuncia con cada segundo que pasa el fin del viaje, cosa que según la apreciación personal, puede verse como algo inmediato o muy lejano. Con un tempo más marcado que en su anterior producción, los saltos entre distintos pasajes son bastante predecibles, descartando casi por completo aperturas para la sorpresa. La psicodelia de los sintetizadores y la asperidad de las guitarras son quienes se encargan de amenizar el ambiente para que, junto con la batería, la atención recaiga casi por completo en las voces. Es esta cualidad inherente al post-punk que considero bien implementada, denota confianza y hasta experiencia por parte de los músicos hacia un songwriting sencillo pero no simplista. Además, los derroches de rock progresivo claramente influenciados por los más grandes del género durante el siglo pasado (sobre todo Camel, Yes, Genesis, Jethro Tull y Emerson, Lake & Palmer) durante los interludios o los outros producen cierta sensación de nostalgia, que para los fans puristas en la mayoría de las ocasiones es sinónimo de profanación (pero claro, a ellos nada les da gusto).


Las letras juegan un papel importante también aquí, influenciadas por elementos de la cultura popular del horror y el misterio, incorpora elementos de la biblioteca lovecraftiana, así como de algunos cómics como Hellboy. The Osiris Club buscan también cierto sonido escalofriante, suspensivo y fantasmagórico, digno de ser escuchado en la máquina del misterio o en la 221B Baker Street, pero, a diferencia de bandas como Ghost y Jess and The Ancient Ones, no los deja plantados como unos edgy tryhards. Saben cómo tomarse en serio y la medida en que deben hacerlo, suficientemente formales para buscar incorporar elementos macros de distintos géneros, y suficientemente conscientes de que la música que producen se presta para un tipo de diversión más bien literaria, como un club de discusión de libros o noches de sábado jugando calabozos y dragones.

Para mí gusto personal, Blazing World es un álbum bastante más refrescante que The Wine-Dark Sea, que, a pesar de ser una maduración en los aspectos técnicos, se estanca en un sonido que para muchos resultará monótono. Sin embargo, que la duración de las canciones sea tan corta hace el proceso de digestión más llevadero. Si tuviese que describir un acierto y solo uno de este disco, definitivamente sería ese cosquilleo que provoca en nuestra avidez por escuchar más, así sea algo que conozcamos de pies a cabeza o alguna otra configuración extravagante. Con todo y que el rock psicodélico es algo que pocas veces revisito, The Osiris Club y algunas otras bandas que descubrí en el proceso me han dado ganas de seguir escuchándolo por un rato más.

7.5 / 10



¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2018 RTMB


Ir Arriba