3 mar. 2018

El disco más maduro, feroz y bien logrado de su carrera, es una entrega limpia y certera, con la cual reafirmaron la reputación que han forjado durante casi tres décadas



  • Genre(s):
  • Thrash Metal | Melodic Death Metal
  • Release Date:
  • 16 / Mar / 2018
  • For Fans Of:
  • Battlecross, God Dethroned, Misery Index
  • Links:
The Crown es una banda sueca que sin duda ha sabido mantener su reputación a lo largo de toda su trayectoria que ya está rozando la tercera década, siempre han tenido esa calidad que suele distinguir a muchas de las bandas nacidas en esa tierra nórdica, aunque como cualquiera, de pronto tuvieron un pequeño desliz que fue recibido por muchos de sus fans de una manera non grata, y hablo de Death is not dead (2015), su penúltimo trabajo que a más de uno lo dejo con un mal sabor de boca y que obtuvo críticas no muy favorables, pues muchos decían que para una banda de su nivel ese disco les quedaba corto.

Se dijo que se trataba de un material un poco flojo no sólo por su producción, sino por la carencia de ira y de velocidad en comparación con sus anteriores lanzamientos. Muchos especularon inclusive que para una banda de 25 años en aquél entonces, era normal que se fueran desnutriendo poco a poco, vaticinando que sólo era el inicio del fin; yo en lo personal no estuve muy de acuerdo con ello, quizá sí sentí ese último material como algo un poco menos potente en cierta manera, pero no creí que con ello comenzara a concluir la historia de esta agrupación, y vaya que tenía razón, porque a tres años de ese último lanzamiento, la banda ha regresado para demostrar con Cobra Speed Venom que siguen vigentes, y que aún tienen un montón de odio, velocidad y veneno por derrochar.

Para ser sincero, después de haberle dado tres repasadas al álbum, puedo decir con seguridad que este es el disco más maduro, feroz y bien logrado de The Crown, porque absolutamente todos y cada uno de los elementos que componen este lanzamiento se encuentran cuidados a la perfección, no por nada en este material gozamos de una calidad grandiosa no solamente en la cuestión auditiva, sino en la parte artística consistente en el Cover Art nacido de la mente de Christian Sloan Hall, que prácticamente refleja lo que el álbum es en sí mismo, una violenta ola plagada de almas llenas de ira surgida en un océano de violencia que pretende crear un impacto tan profundo para hacer surgir un caos dentro de ti, algo así como para lograr que irradies más energía que un generador eléctrico.

Y no exagero, fue suficiente con escuchar el primer single para saber que este iba a ser un material destacado en el que la agrupación de verdad tuvo ganas de demostrar su talento y callar un montón de bocas; si hay algo qué saber de inicio de este trabajo es que, lo que más predomina en él son las influencias de thrash metal que la banda ha tenido desde siempre, aunque ahora las aplicaron de una manera más perfeccionada, le dan mucho más versatilidad a la instrumentación y la terminan combinando con la melodía de una manera increíble, "Destroyed by the madness" es el tema que se encarga de abrir el camino, iniciando con un par de Cellos apocalípticos que evocan una atmósfera de locura que te hace saber muy en lo profundo, que será interrumpida de pronto con algo de estruendo, y en efecto, un par de poderosas guitarras rítmicas de pronto hacen aparición para ir marcando terreno, con un poco de melodía que de pronto pasa a ser un rasgueo tremendo, muy propio de esas influencias de las que hablaba, y no solamente la clase de riffs tremendos es lo que hace notar esa fuerza y hambre de poder que la banda tiene, sino la increíble velocidad con la que se ejecutan los instrumentos, que me hace inimaginable las calorías que ha de gastar el baterista con tan sólo tocar uno de los trece temas que componen el disco, probablemente de ahí su decisión de que la palabra velocidad tuviera sí o sí, que estar en el título de su décima entrega.

"Iron Crown" probablemente figure como una autoproclamación de la banda con la que estoy casi seguro, buscaron callar de tajo todas esas voces que repetían que el poderío de la banda ya había cesado y que estaban pasando a mejor vida, contrario a esos comentarios, anuncian mediante un conjunto de blastbeats, una combinación de riffs cásicos y modernos de thrash y un arreglo vocal que raya entre el género antes citado y el death, que su música sigue siendo igual y hasta más dura que el acero, este tema no tiene solamente de interesante el hecho de que le hagan referencia a su propio nombre, sino también que con él logran reflejar que si bien la velocidad es uno de los elementos más valiosos de su música, no necesariamente tienen que hacer uso de él en todo su trabajo con una celeridad enorme, pues en él por ejemplo, se moderan un poco más dándole espacio a que la rítmica tome la batuta de una manera un poco más limpia, aunque igual de poderosa.

Otros ejemplos de esto último lo son "Where My Grave Shall Stand" e "In the name of death", el primero siendo un tema puramente instrumental, trae de vuelta el gusto de la banda por la melodía acompañado de excelsos solos de guitarra, en esencia es el intermedio perfecto para la ola de energía que se desata con el resto del material, y que además nos recuerda que The Crown es una banda a la que no solamente le encanta tener de influencia a bandas como Slayer o Testament, sino también a bandas que optan por tener esa clase de melodía como su mejor recurso, lo cual se torna aún más patente con el segundo de los temas que mencionaba, en el que si bien existe una brutalidad exquisita desde que se empieza a ejecutar la instrumentación, también denota el apego por la influencia del death metal melódico que curiosamente nació en las tierras de las que son originarios, y donde en el campo vocal Johan Lindstrand hace un trabajo digno de admirar, logrando niveles bajos e intermedios en su técnica, mezclando de pronto ambos niveles en momentos veloces que vuelven casi imposible imaginar el esfuerzo que hace para cantar de acuerdo a la velocidad a la que sus compañeros ejecutan sus herramientas de trabajo, eso es algo plausible, definitivamente.

En amplios términos, Cobra Speed Venom es una excelsa entrega por parte de una banda que ha cruzado un sinfín de adversidades durante años, pero que, a pesar de ello, lograron anteponer su hambre de éxito para demostrar que el tiempo no significa decaimiento, sino crecimiento. Sin duda el haber trabajado como banda, haber ensayado como banda, y haber grabado el disco como un una banda de verdad, unidos y con aspiraciones reales y alcanzables, fue lo que hizo que su décima entrega sea a la fecha el mejor reflejo del esfuerzo que los ha hecho mantener una gran reputación.

9 / 10



¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2018 RTMB


Ir Arriba