28 mar. 2018

"Apelando a la relajación y a la estética, pero dando una perspectiva de incomodidad elegantemente retorcida"




  • Genre(s):
  • Experimental | Opera | World Music
  • Release Date:
  • 23 / Mar / 2018
  • For Fans Of:
  • Rïcïn, Emma Shapplin
  • Links:
Siempre he sido de la idea de mantener un punto medio en muchas cosas, no es diferente en cuanto a la música, un criterio puede ser mucho más sólido y justo cuando no tienes que escoger ningún extremo, en cambio, colocarse en medio de opiniones binarias es lo mejor, optando por una mentalidad abiertamente más crítica. En el mundo del metal, esto es un poco más difícil para los mismos fanáticos porque muchos son die hard fans que no importa lo que haga su banda o compositor favorito, siempre lo venerarán como deidad; en el caso de Septicflesh esto es más fuerte, porque a pesar de que me encanta esta banda griega, tiene una fanaticada que mataría a cualquier que hablase mal de ella o del mismo Christos Antoniou, teniendo una actitud bastante arrogante pero al mismo tiempo paradójica, pues muchos de los escucha de la bestia sinfónica griega no saben de la existencia o repudian a su hermana menor, cuya esencia orquestal/ambiental es del mismo progenitor, pero con un sonido mucho más suelto, liberado y que no está atada a las cadenas del rudo rubro de su compañero, el primogénito.

Chaostar ha tenido un trayecto difícil, desde sus inicios viviendo bajo una sombra que se hacía cada vez más grande, mientras que este proyecto parecía no tener algún crecimiento: desde sus principios tratando de tener el mismo rostro con portadas y ciertos sonidos similares en sus primeros tres trabajos a los de la primer banda de Christos Antoniou, con intentos de brutales orquestaciones que al mismo tiempo trataban ser diferente en atmósferas gótico-refinadas y con tendencias experimentales, ciertamente ayudando a aparentar, pero, incluso así, poco apreciada por los oyentes del extremo del death metal. Afortunadamente encontró su camino de expansión con oídos que apreciaban a la banda por sus extrañas expresiones musicales, y pareció estar cómoda hasta que fuera momento de volver a salir a la luz, el cual llegó con The Undivided Light. La verdad, creo que este disco tiene mucha más probabilidad de gustar en tiempos donde los melómanos están saliendo de todas partes, abiertos de mente y hambrientos por nuevas experiencias musicales, y si conocen a Chaostar saben que son expertos en la entrega de éstas, de una manera muy extravagante que incorpora una incómoda relajación repleta de sutiles y poco excesivos sonidos ambientales orgánicos.


Era claro que con su disco de hace cinco años Anomima, se habían divorciado completamente de la necesidad de tener que sonar algo parecido a Septicflesh, dejando atrás todos los sonidos oscuros y ambientaciones tenebrosas, elogiando aún más al vanguardismo experimental, combinándolo con ópera y pequeños fragmentos de música electrónica, y aumentando drásticamente esta fórmula para sonar mucho más distintivo a sus trabajos pasados, lo cual tuvo un gran impacto en quienes gustaban de la banda por tener una pinta más gótica y negra. Con su más reciente trabajo se percibe una fuerte liberación de fibras creativas y expresionismo.

Para una introducción tan hermosa como "Tazama Jua" quisiera decir que es uno de los temas que podrían gustar a los amantes del metal, ya que tiene ciertas facetas con sonidos a la Therion en un molde más ambiental, con medianas percusiones y constante velocidad, compartiendo una dirección un poco semejante a la de los suecos. Se podría decir que iniciaron de una manera inteligente para alcanzar una inclinación dividida que guste tanto a rudos como a los amantes de la música relajante. Recordemos que esta banda tuvo cierto conflicto de identidad musical, por lo que puedo decir que no todas las canciones son para todos debido al cambio que aún presentan, lo vemos enseguida con el segundo tema "Blutbad", notamos cierta intranquilidad por cómo la naturaleza del tema se desenvuelve lentamente en tenues luces que iluminan un escenario desolado y decadente donde las voces y los pianos orquestan esta pesadilla a la luz del día, sin mencionar que los dudosos elementos spoken word, propician variedad de sonido, pero sobre todo de ambiente. Definitivamente es un viaje que va demasiado lento, por lo que reconozco que se tiene que tener cierta paciencia para poder disfrutarlo como se debe, y darle el crédito que se merece. Parece más una ópera clásica en una base poco convencional para el mismo genero, ya que no presenta ritmos teatrales ni demasiado vertiginosos, en cambio, el sonido se presenta de un modo mucho mas tranquilo, sintiéndose longevo, de voces fuertes y agraciadas, pero lentas sin muchos cambios en éstas y en la dirección musical. Salvo el primer tema junto con "Mémnizo" son de los más movidos y un tanto potentes, pero no al punto de invocar un headbanging, ciertamente es lento al punto de que se siente que las canciones no han empezado, pero ya llevan trayecto sonando, esto puede ser tedioso para algunos.

Desmeritar a este trabajo por tomarse su tiempo en demostrar un segundo disco con una identidad más concreta, siendo lento pero seguro, sería verlo desde la perspectiva de alguien que busca velocidad y fuertes riffs de guitarra. Francamente me encantó el disco, con una muy buena producción, una decente y muy llamativa forma de construcción sonora en cada tema con encantadoras ambientaciones: explotado vocalmente, sutilmente sintético, apelando a la relajación y a la estética, pero dando una perspectiva de incomodidad elegantemente retorcida en fragmentos y momentos no escondidos (pero tampoco clave), lo que lleva a una experiencia aún más relativa para cada uno, dejándonos tener una perspectiva diferente, pero solo apreciable para los abiertos a lo inesperado.

8 / 10



¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2018 RTMB


Ir Arriba