10 mar. 2018

Este disco retoma los cimientos de la segunda ola del metalcore que se construyeron a principios de la década y los termina por convertir en energía potencial pura




  • Genre(s):
  • Metalcore
  • Release Date:
  • 23 / Mar / 2018
  • For Fans Of:
  • Adestria, Texas in July, The Ghost Inside, A Call to Sincerity, Anniversary
  • Links:
Estoy seguro de que muchos de ustedes llegaron a ver en su infancia el programa de Bob Esponja, esa caricatura que en sus primeros años era tan hilarante y buena que carcajadas no faltaban con cada episodio que pasaba por la televisión, y si no me equivoco con mi teoría, sé que recordarán que en sus años mozos, el programa sacó al aire un capítulo en el que uno de sus personajes principales, Patricio estrella, le hizo una pregunta a Arenita, que tiene mucho que ver con la reseña del día de hoy: ¿Qué tiene de bueno la tonta Texas?, y bueno, en la caricatura a la ardilla submarina le ganó el enojo y sólo maltrató a la estrella de mar y a la inocente esponja en lugar de responderle la pregunta al curioso personaje rosado, pero eso no importa, porque si se quedaron con la duda, yo sí le puedo dar contestación a la pregunta: tiene a Bloodline.

Quizá si ustedes le siguen teniendo fe al género al igual que yo como para estar actualizados en cuanto al tema de las bandas emergentes, ya estarán al tanto de que Bloodline es una banda texana que tiene a penas un par de años de haber iniciado su carrera profesional, la cual dio inicio en el año 2015 con el lanzamiento de su EP debut titulado III, y a la cual le dieron continuidad con el que estamos a tan sólo unos días de que se convierta oficialmente en su primer disco de larga duración, llamado Insolent, un disco que irradia a cada segundo esa tremenda energía que siempre ha caracterizado al metalcore texano.


En principio la noticia de que tendríamos finalmente algo nuevo por parte de Bloodline me alegró bastante el día, y es que la banda ya había decidido darnos una probadita con el single titulado "Insolent" que lanzaron en septiembre del año pasado, tema que bastó para dejar entrever con gran claridad que su nuevo disco, iba a ser una excelente propuesta que merecía ser agregada a la lista de espera; y bueno, sin más demora, a penas y tuve la oportunidad de degustarlo, le dí play al disco para poder quitarme la duda de si valió la pena la espera, y el resultado de la primer degustación fue el poder estar seguro de decirles que si se consideran amantes del buen metalcore, este disco no los dejará decepcionados, pues es un trabajo en el cual los cuatro miembros de la banda colaboraron entre sí de una manera fantástica, logrando como resultado un material bien consolidado que merece el honor de reventar las bocinas de tu estéreo.

Hay que señalar primeramente que, como lo he dicho en ocasiones anteriores, tratándose del metalcore actual es imposible no enfatizar el hecho de que para recibir buenas críticas y lograr un trabajo refinado y pulcro, las bandas deben de sacarse el chip de querer subirse a la corriente moderna del género que ya se encuentra plagada de trabajos forzados y carentes de originalidad o dinamismo, de esa corriente que idolatra aún a la figura del breakdown como algo glorioso, en lugar de verla como un simple recurso más del que pueden hacer uso, esa clase de cosas son las que hacen de la propuesta moderna algo que a veces cansa, hasta que emergen bandas como Bloodline que prefieren hacer lo propio sin caer en la monotonía que ya gobierna a muchas de las corrientes musicales actuales; el trabajo de este cuarteto texano difiere de la ola moderna por el simple hecho de que Insolent mantiene sus aspiraciones al margen de lo que el género en sí es capaz de ofrecer, este disco retoma los cimientos de la segunda ola del metalcore que se construyeron a principios de la década y los termina por convertir en energía potencial pura.

Desde un inicio la agrupación se va a lo grande, el disco da inicio con el tema homónimo "Insolent" que tiene una vibra bastante enérgica, en especial porque mezclan de una manera un tanto sutil algunos elementos del hardcore moderno que se robustecen con el intercambio entre las técnicas vocales que utilizan de manera diversa el vocalista de la banda y el baterista que funge como apoyo en este y otros temas, y quien tiene ese tono de voz agudo particular de bandas del rubro de Comeback Kid, probablemente lo que le otorga a este tema un aire especial de potencia es justamente ese trabajo en las cuerdas vocales, pues a diferencia del resto, en cuanto hace a la instrumentación la banda se reservó un poco, dándole de inicio un poco más de protagonismo al instrumento natural que es la voz; contrario a ello, en temas como "No Way Out" y "Self Diagnotsted", lanzan una bomba auditiva en la que las guitarras ejecutan riffs extraordinariamente rítmicos y estruendosos que logran crear la atmósfera perfecta de potencia a través de la gran velocidad con la que se despliega su trabajo, ello aunado a que el tono de las cuerdas va por debajo del promedio de la afinación estándar, lo que hace que el sonido tenga esa peculiar esencia groovy que siempre hace del sonido de una guitarra algo deleitable.


A partir del tema "Faded Memory", comienza a notarse un poco más la inclusión de detalles vocales limpios en un par de temas, incluyendo el ya nombrado, tales como "Stress Case", "Self Diagnosted" y "Lifeless"; en todos ellos impera su inclusión a manera de catalizador, es decir, nivela la notable energía rítmica del tema a manera de coro, aunque en el caso del último tema que mencionaba parece que su papel es dar un poco más de sentimentalismo al track, antes de terminar con el devastante breakdown que hace acto de presencia a penas un minuto antes de que termine la canción. En sí el disco logra hacer remembranza a bandas como For Today, gracias a la notable influencia que pesa sobre ellos el género a inicio de década, aunque de una manera mucho mejor aplicada a mi parecer, gracias a la variación rítmica que se hace presente a lo largo del disco; para poner ello en evidencia basta comparar los últimos dos temas del disco, "Schizo" y "Abandoned", donde el primero tiene una base cimentada en riffs y golpeteos mucho más apaciguados que emulan justamente el sonido de la banda que antes comentaba, mientras que por otra parte el último de los temas se va por un sonido mucho más robusto y pesado al cual de haber querido, la banda fácilmente le hubiera podido haber incluido alguna que otra influencia progresiva haciendo de él un tema muy tenaz y decidido, aunque para ser sinceros, el tema es excelente justamente así, como la banda lo creó bajo un dinamismo digno de un aplauso.

Después de las varias repasadas que le he dado al disco por mero placer, estoy seguro de que Insolent es el trabajo que Bloodline buscaba crear, creo firmemente que capturaron de una manera inefable todo su potencial y lo transformaron en algo a lo que vale la pena ponerle atención, este es sin duda un trabajo lleno de emociones puras al que el talento musical de sus integrantes logró darle la forma de una odisea sonora de tenacidad e ímpetu, y si esta es la línea por la que la banda pretende irse, creo que les depara un gran futuro.

8 / 10



¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2018 RTMB


Ir Arriba