14 mar. 2018

De buenas a primeras, puedo decirles que Illusive Golden Age es uno de los materiales más satisfactorios, más impresionantes y más sólidos que he analizado y disfrutado en su totalidad.



  • Genre(s):
  • Technical | Progressive Death Metal
  • Release Date:
  • 30 / Mar / 2018
  • For Fans Of:
  • Beyond Creation, Obscura, Gorod, Cynic
  • Links:
En la rama extrema hay territorios específicos que se encargan de potencializar ciertos estilos de la música, extensiones geográficas que bajo su bandera cobijan exponencialmente el dinamismo y la estimulación de un género dentro del metal o cualquier otra elocución del lado altisonante musical. Australia con el deathcore al igual que EUA, Alemania y el moldeamiento del thrash metal, Suecia y el melodeath, Colombia y Noruega con el black metal… Indudablemente hay cunas impuestas por la historia y el desarrollo de las tesituras extremas y es por eso mismo que un país como Canadá puede darse el lujo de engrandecerse y autodenominarse como una plataforma de concepción para sobresalientes exégetas del techdeath y de la inclinación progresiva - avant garde del metal a nivel histórico y mundial. Su legado es dorado: Archspire, Beyond Creation, Gorguts, Neuraxis, Quo Vadis, Cryptopsy, Ion Dissonance, Anciients o Beneath The Massacre son solo algunos portentosos motivos para consolidar la afirmación.

Utilizando como apertura el párrafo anterior, los introduzco a una excelsa obra muy anticipada por los adeptos al technical y al progressive de principios del milenio en curso, que fueron testigos del obZen de Meshuggah, del Akeldama de The Faceless, del Retribution de Obscura y el The Conductor’s Departure de Anata. Nada más y nada menos que Augury, referentes del género provenientes de Montreal, regresan a la acción con Illusive Golden Age a través de The Artisan Era, con una fuerza liberada en canalización impecable lista para los millones de oídos que esperaron durante 9 largos años desde su último aporte. Como es costumbre, nos hemos bañado de estos 8 temas anticipadamente para darles algo más que letras descriptivas y así prepararles el terreno de la que sin duda se convierte en una de las joyas de este año. He aquí nuestra indagación.


De menos a más sobre el volumen e intensidad de una línea de bajo instrumental empezamos la travesía, alimentándose de un libre flujo melódico que se enardece en complejidad protagónica vibrante, empática con el éxtasis auditivo de un amante de los solos al aire. Sin previo aviso se suelta el contenido de un vendaval de técnicas expuestas con una confianza labrada en estudio, experiencia y complejidad. Todo un gozo interactuar con la duración perfecta del track inicial que lleva por nombre el título del disco mismo, dejando al cuestionamiento personal si prematuramente se ha jugado la carta más fuerte de la lista. La respuesta está en seguida con “The Living Vault”, pavoneándose en una descomunal capacidad tonal en los growls de Patrick Loisel que devastan la armonía en aras positivas, conjugando la fuerza vocal con la prodigiosa composición en los instrumentos. La percepción se dispara en los segmentos limpios que remarcan a un Dominic “Forest” Lapointe lúcido en su talento con las cuerdas gruesas (¡Gracias Beyond Creation y First Fragment por reforzar la destreza de este monstruo!), imponiendo una línea base que mantiene la estructura compositiva dentro de una vívida exhibición de maestría en la ejecución de cada artefacto musical con la cual se compone. La afinación es certera en cada tiempo. No hay degrado de brío, es perfecto así. “Carrion Tide” deja saborear en su mismo desarrollo una secuencia “semilimpia” en la voz y emplea un arreglo benefactor al oído del escucha sensible (no entrenado) en las figuras de percusión agresivas, dejando lapsos donde sin pena podrías hacer un dadivoso headbanging, por muy extraño que esto se lea. Una pista sensitiva y bien posicionada considerando un orden lógico.

¿Después de la tormenta viene la calma? Para nada. Augury se encarga de desmantelar y recrear esta idea para hacer explotar con “Mater Dolorosa” un episodio de dolor, corpulencia y mucha materia gris. A pesar del caos presencial, uno puede catar libremente la sustancia de cada fibra constituyente del tema (y conforme avanzamos sabrán a lo que me refiero). Incluso se coincide en la impresión cíclica de que estratégicamente, cada singular cohesivo, se toma la libertad de volverse el destacado del corte, elevado por un acompañamiento del resto como si de un relevo artesanal se tratase. Es increíble la aptitud de la banda para ensamblarse y entenderse a la hora de materializar la teoría, todo se siente tan congénito. Este sentir sin duda es obvio para el cuarteto ya que en esta pieza maestra encontraron su single ideal para adelantar a sus fanáticos algo de lo que habían preparado, lanzado el 5 de este mes vía el YouTube de The Artisan Era. Todo lo anterior cuenta para catalogar esta canción como el punto fuerte del álbum.


Maritime” es la evidencia de una química proporcionada entre (el nuevo fichaje) Antoine Baril y el resto de la agrupación con una avalancha de complementos musicales bien trenzados a la lógica compositiva de los canadienses. Brutal sin hastío. Después de esta placentera profanación auditiva, a sólo unos pasos de culminar la experiencia, la reproducción nos regala poco más de 3 minutos de un manjar de aparejos rítmicos y melódicos que muestran el flanco emotivo de Illusive Golden Age, con un fragmento nombrado “Message Sonore” moldeado con la fineza de la noción estética que cada uno de los integrantes posee, ostentándose mutuamente. No miento al asegurar que la manera en la que manejaron la vehemencia del contenido me provocó choques eléctricos en el cerebro, sobre todo en esta parte del viaje; es como si de algún modo se preparara al interlocutor para lo siguiente inmediato. “Parralell Biospheres” es un agudo aviso de que Augury puede hacer caer cualquier ápice de monotonía inventada en su obra, ya que la frescura denotada en solos abundantes, segundos de audacia en esos highs, mil y un técnicas de percusión reveladas y riffs añadidos a la atmósfera de la melodía anárquica revienta en múltiples evocaciones consagrando un estilo propio, bien logrado. El cierre perfecto viene con “Anchorite” que advierte la utilización de memorables puentes melódicos donde la profundidad de la esencia cobra mucha atención del escucha. Las figuras del bajo y los trémolos amarrados a la labor del bombo se roban el tema bajo mi juicio. A pesar de que sentí una elevada afinación por la manera de growlear de Patrick es innegable e imperdible el trabajo de ambientación y atmósfera que realizó Mathieu Marcotte en todas y cada una de las pistas, pero encima de todo, aquí encontró el momento idóneo para lucirse.

Finalmente concluye. En propias palabras de Augury, esta faena representa una poesía (magna, podría agregar con fuertes argumentos) que se fusiona musical y líricamente a sus dos previos títulos, Concealed en el 2004 y Fragmentary Evidence en el 2009, solidificando un largo y arduo periodo de estudio, compromiso con su gente y genialidad. De buenas a primeras, puedo decirles que Illusive Golden Age es uno de los materiales más satisfactorios, más impresionantes y más sólidos que he analizado y disfrutado en su totalidad. El bajo me ha dejado mudo. De igual forma, se ha convertido en uno de los más difíciles en mi experiencia para hacerle justicia, sin duda por la grata impresión que este ha causado en mí y lo mucho que penetró en mi preferencia. Señoras y señores, estamos frente a uno de los cabecillas que compondrán la selección de lo mejor del 2018.

9.5 / 10



¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2018 RTMB


Ir Arriba