19 mar. 2018


Los seres humanos somos el producto de miles de años de evolución (o de lo que gusten, según su criterio, igual nuestra historia se remonta a hace muchísimo y eso nadie lo puede cuestionar) a través del tiempo, hemos sabido (o podido) subsistir a pesar de incontables sucesos históricos que sin duda alguna han marcado nuestra existencia, haciéndonos especiales de alguna manera y logrando el título como la especie reinante de este planeta, o al menos eso dicen.

Relativamente, tan antigua es nuestra estancia en la orbe que gran parte de los episodios que nos han moldeado a lo que somos aún hoy día no tienen una fecha muy bien establecida, ya que son el resultado de un inminente desarrollo progresivo del cual solo podemos tener una idea en base a algunas pistas que hemos obtenido apenas en los últimos siglos, los más significativos a la hora de hablar sobre una capacidad real de investigación, gracias en gran parte a la tecnología y a esa misma curiosidad que nos caracteriza como un ser pensante en la búsqueda de sus propias raíces.

Una de todas estas peculiaridades implícitas en nosotros es la música, uno de los diferentes tipos de arte que más nos ha influenciado desde que se tiene registro y que ha tomado un protagonismo inherente en toda clase de culturas como las conocemos actualmente, siendo piedra angular al momento de facilitarnos lo que el lenguaje limita y la mente quiere expresar pero, ¿en qué momento se convirtió en una herramienta para expresar hastio, odio y repulsión?

El próximo material debut de Goreworm me hizo pensar en esto y quizá exagero en la divagación, pero cuando ya han pasado varios años de mi muy común vida veinteañera y el gusto por materiales del estilo prevalece tanto como mi cariño hacia los perritos, es ahí cuando trato de nadar entre mis pensamientos en busca de una respuesta adecuada a una pregunta escabrosa que seguramente ya muchos se hayan hecho, aunque sea solo en su subconsciente.


Sería fácil darle la razón al cliché social donde a muchos de los que nos interesamos por la música brutal se nos tacha de personas antisociales, problemáticas, heridas de alguna manera emocional, sería sencillo recurrir a eso, pero también sería mentira. Por experiencia propia y conocimiento de muchos allegados míos, esa "teoría" tiene tanto sentido como decir que la Tierra es plana; quizá haya quienes aún lo crean, pero no podría estar más alejado de la realidad. La inspiración en los temas salvajes, asquerosos y violentos data de hace ya algunas décadas, surgió incluso antes de que se generaran los estilos más extremos del metal (death, black, por ejemplo) y le dio una proyección más radical a un tipo de música que desde entonces ha venido rompiendo las barreras de lo socialmente correcto de una forma impresionante, saliendo desde cada rincón del mundo y llegando a algunos lugares que a mediados del siglo pasado jamás se hubiera pensado.

Eso me llevó a preguntarme, ¿cómo es posible que algo así agrade y complazca a tantísima gente? Pues bueno, la respuesta más aceptable que pude razonar se deriva de la forma en que cada persona funciona. La música es primordialmente una forma de expresión, sirve de catalizador en cada uno de nosotros para obtener placer a través de los oídos, siendo desde el rock la forma más pesada de representarla y, como mencioné anteriormente, adquiriendo nuevas formas mucho más severas, llegando a ser tan crudas y tan explicitas como en The Path to Oblivion, el EP que saldrá oficialmente este próximo viernes 23 de marzo a través de CDN Records.

Una cosa que aclarar, el hecho de que su arte se base enteramente en conceptos sucios y misantrópicos no quiere decir que se incite a acciones o pensamientos indebidos, para nada. La meta de los artistas (casi siempre, supongo) al producir estas obras es tan simple como hacer algo que la gente acepte y disfrute mientras lo escucha. Los sonidos llegan a nuestro cerebro y la abstracción que nos otorga la experiencia en nuestras vidas nos hará reaccionar de alguna u otra forma dependiendo de cada quien, si nos parece agradable lo seguiremos escuchando independientemente de los temas que contenga o de la razón de su inspiración.

Específicamente hablando de este material, la banda lo resume muy bien de la siguiente manera:
"Suena como una mierda seriamente jodida. Imagina gusanos gigantes - de tamaño rascacielos - que encuentran su camino por debajo de las ciudades, emergiendo para causar muchísimo "gore" sobre la humanidad. Nadie está a salvo del apetito voraz de los gusanos por la carne humana... ni tus hijos, hijas, abuelas o abuelos. Los gusanos devoran a todos. Devoran todo."
Parecería raro demostrar simpatía por algo así, no lo niego, pero volvemos a lo mismo, que la música esté representando un concepto de estos no implica que seamos personas detestables ni mucho menos, implica una capacidad singular de poder abstraer satisfactoriamente los elementos que envuelven a estas producciones, poniendo siempre por delante algo tan simple como un gusto personal que nos sirve de entretenimiento, ya sea que se enfoque en el agrado hacia la instrumental, las historias hilarantes o cualquier característica que nos llame la atención, sin tanta ciencia.


En este EP se toma una postura radical y un tanto humorística al mismo tiempo, sobre una situación excéntrica donde los canadienses se explayan de muy buen modo para hacernos imaginar su objetivo, generando en nuestra cabeza una película muy detallada que se apoya en los muchos elementos musicales que la banda ejecuta, tales como un poco de slamming, segmentos tan oscuros que rayan en lo blackened, con un sonido death melódico que hace pasar los 6 tracks muy suavemente, digo, a fin de cuentas es solo un material corto y la verdadera prueba de fuego estará a la hora que decidan producir uno de larga duración. Mientras tanto, esta es una pequeña demostración de una agrupación muy prometedora que ha empezado haciendo las cosas muy bien.


En fin, esperen unos cuantos días más en lo que salen las demás canciones y juzguen ustedes mismos. Por ahora les dejo un par de enlaces a otras reseñas recientes que tratan más o menos de lo que en esta entrada toco, por si les interesa mantenerse a flote en los ríos de lodo hediondo tanto como a su servidor.

Killibrium - Purge
Skeletal Remains - Devouring Mortality
Slugdge - Esoteric Malacology
Ingested - The Level Above Human


¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2018 RTMB


Ir Arriba