19 mar. 2018



¡Ah! The Neighbourhood... esta banda estadounidense logró conquistarme hace ya cinco años con su lanzamiento titulado I Love You, un disco que tiene una esencia tan exquisita, extraordinaria y sustanciosa, que es imposible no engancharse de él a penas y lo empiezas a reproducir, es un disco muy rico en cuanto a sus matices seductores y sobretodo, tiene una vibra sexual que lo hace ser el acompañante perfecto de tus sesiones eróticas y románticas; si no me creen el poder cautivante del que les hablo, basta con que escuchen uno de mis temas favoritos, titulado "A Little Death", el cual basta decir que hace referencia a la expresión francesa "La petite mort" alusiva a la falta de conciencia que te crea el placer extremo que te provoca un orgasmo, a ese pequeño desvanecimiento que tienes tras fundirte con otra persona, y les pongo de ejemplo únicamente este tema para que sepan que de lo que estoy hablando el día de hoy no es broma.

Y bueno, tras tres largos años de espera, la banda regresó al ruedo después de haber lanzado su último disco de estudio titulado Wiped Out!, a partir del cual se empezó a tornar evidente la dirección a la que la banda pretendía dirigirse, pues en este último trabajo, si bien predominaba aún la esencia de indie rock que caracterizó a I Love You, comenzaron a incluir diversas influencias como el R&B y elementos de dark pop que robustecieron aún más esa exquisita esencia seductora de la que hablaba en principio, y finalmente a eso fue lo que le tiraron con su nuevo trabajo homónimo, a un disco en el que finalmente le dieron más protagonismo a las influencias que habían comenzado a notarse en su anterior material.

Lo que me encantó de este nuevo lanzamiento es que la banda sigue siendo igual de dinámica que en sus inicios, algo que los termina por hacer una propuesta que sigue manteniéndose fresca dentro de la corriente alternativa actual, todos los temas del disco gozan de matices y distinciones que los hacen ser a todos y cada uno de ellos sumamente especiales; en primer término impera esa esencia de R&B de la que hablaba, gracias a que el trabajo vocal fue enfocado directamente a trabajar de la mano de ese estilo, aunque la vibra de rockero indie que va camino a la playa en su Shelby 1967 descapotable, afortunadamente sigue estando presente; increíblemente la banda ha sabido evolucionar como han querido, sin poner en riesgo la calidad de su trabajo, poco a poco han impregnado a su esencia las influencias necesarias para llegar finalmente a encontrar el sonido justo que deseaban tener.

Y aunque este disco homónimo es mucho más suave que sus predecesores, creo que ello no es algo que hubiera jugado en contra de la banda, inclusive creo que ello era algo obligado en razón de que esta bajadita de ritmo le acomoda mucho más al nuevo estilo adoptado por este conjunto; sea como sea, The Neighbourhood compuso un disco que yo con gusto pondría en el estéreo de mi automóvil mientras comparto algo de calor con mi chica, y también es algo que con gusto escucharía a solas mientras regreso manejando a 40 km/h camino a casa a las tres de la mañana. Así que si ustedes son de mi misma metalidad, y mantienen la puerta abierta a nuevas propuestas que van más allá del buen metal que recomendamos a diario en RTMB, les recomiendo intentar con este disco, si no es por seducir a sus propios tímpanos, al menos que sea para seducir a los de sus amantes.


FFO: Sir Sly, The 1975, Foster the people


¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2018 RTMB


Ir Arriba