12 feb. 2018

Se tomaron su tiempo pero nadie podrá echarles en cara eso, ya que bien pudieron haber pasado 10 años y Stray God justificaría la espera.



  • Genre(s):
  • Progressive Deathcore | Djent
  • Release Date:
  • 25 / Feb / 2018
  • For Fans Of:
  • Ovid's Withering, Vildhjarta, Humanity's Last Breath
  • Links:
No sé a ustedes, pero a mí me ha pasado varias veces que, después de retrasos o contratiempos que impiden el cumplimiento de una fecha establecida para el lanzamiento de un trabajo musical, mi hype disminuye y se me suelen ir olvidando poco a poco algo que esperaba con anticipación. Bueno, pues ese no es precisamente el caso de Xehanort, el proyecto originario de Florida liderado por John Galloway que tuvo más de alguna complicación el año pasado para lanzar su segundo álbum de larg durción, después del grandioso debut debut que fue Awaken In A Different Dimension en el 2013.
La razón principal por la que no les perdí la pista y conservé mi esperanza es la sinceridad que el trio estadounidense tiene hacia su existencia. Desde siempre nos han hecho saber que la banda es producto del tiempo libre que ellos tienen, las circunstancias ponen esa primicia sobre la mesa y quienes gozamos de su música tenemos la obligación de respetar la situación y no exigir cosas que no nos corresponden.

Así pues, fue entonces como lentamente se fue gestando Stray God, el cual prometía bastante desde el primer sencillo que el próximo mes tendrá ya un año de ser revelado, junto al segundo con el que nos deleitaron un par de días antes de la navidad más reciente y nos dejaba bien servidos mientras se llega este 25 de febrero.


Tenemos primeramente a “Try Hoaxing// ”, la canción de apertura que nos demuestra que los chicos no se andan con rodeos. Entrada progresiva en un ambiente futurista súper agresivo; no esperaba menos. Como continuación “//A Lunar Landing” hace lo propio, siendo la segunda parte del tema introductorio, cuenta con una estructura inicial similar, la cual se ve alterada más adelante con el recurso de las voces limpias, algo para nada extraño o desconocido en su estilo. Lo punzante del ritmo denso muy a lo Vildhjarta hace un exquisito equilibrio con las notas melódicas que adquieren cierto protagonismo en algunos segmentos. El track más largo es “KVLD”, con casi 6 minutos de pura destreza y precisión musical. Los riffs de guitarra son de lo mejor que escuchado al menos en este año, cambios rítmicos descomunales y paseos atmosféricos que dejan la boca abierta conforman uno de los mejores del disco. De nuevo una pareja de temas, “Shinigami I: Waltz of Decaying” y “Shinigami II: Pulse Osmosis”, como cuarto y quinto, respectivamente. El primero me encantó por el gran uso que le dan al sonido “djent” y a la experimentación en esa base instrumental tan descarada. El segundo ofrece detalles más minuciosos que funcionan de aliciente a un género que por lo regular falla al querer hacer cosas demasiado rebuscadas, guturales y cleans estupendos bajo una producción asombrosa, algo muy completo con referencias a los dioses de la muerte. Enseguida nos reencontramos con el que fue el primer sencillo, “Mo Mana, Mo Problems”, ese mismo que lleva casi un año grabado en mi mente. Una demostración death metal pesada y crujiente, la cual no teme los prejuicios sobre las variaciones más frías y suaves, haciéndolas suyas con honores. Ojo al breakdown, ¡la puta madre!

Snow” fue el que vio la luz a finales del 2017, helado como lo dicta su título y en contenido no alejado de eso, haciendo lucir nuevamente un trabajo impecable de pies a cabeza, cantos que me recordaron gratamente a Textures en sus mejores tiempos, conectándole muchos más elementos "core" de lo habitual. Acercándonos a la brecha final del disco viene "Wipe Your Annals!!", dejando un pequeño lapso de calma mientras le da entrada de lleno a una melodía progresiva enérgica y muy rica instrumentalmente, cediendo espacio suficiente a ritmos más apacibles. Ahora sí como parte final está lo que la banda seguramente trabajó por mucho tiempo para entregárnoslo de esta forma; la obra maestra titulada "Stray God" dividida en tres partes: "Phantom Vision", "Phantom Planet" y "Phantom Pain". Macabro, fatídico, nebuloso y cualquier sinónimo que represente la oscuridad le viene implicado sin duda alguna, de esa clase de creaciones que incitan a golpear el suelo con la frente, brutal.

Finalizo este escrito con el mejor sabor de boca posible, Xehanort cumplió con sobrepasar lo logrado en su álbum debut y vaya que no era tarea fácil. Se tomaron su tiempo pero nadie podrá echarles en cara eso, ya que bien pudieron haber pasado 10 años y Stray God justificaría la espera. Thall.

8.5 / 10



¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2018 RTMB


Ir Arriba