2 feb. 2018

No, no es su mejor esfuerzo, antes lo considero uno muy variado, enérgico y adiestrado en el arte de atraparte en tantas formas con sus más de 40 oportunidades de hacerlo...



  • Genre(s):
  • Symphonic Metal | Opera Rock
  • Release Date:
  • 8 / Feb / 2018
  • For Fans Of:
  • Imperial Age
  • Links:
Si bien gusto de escuchar nuevas bandas o propuestas no puedo negar que todo tiene un comienzo, y a pesar de que muchas agrupaciones antañas estén perdiendo relevancia conforme se hacen más viejas, hay muchas otras que aún siguen manteniéndose de pie ante el ya muy competido mundo musical. Me gustan muchos géneros, la verdad no soy de pensar que el creador o “progenitor” de algo [estilo] es el mejor en el mismo solo por sacarlo a la luz, ya que habrá lugar a mejoras con el avanzar de los años, todo lo es y a veces la cúspide tendrá niveles más altos que no vemos; en este caso Therion, debatiblemente padres del symphonic metal, tuvieron su buena época cuando la propuesta de Theli fue lanzada en el 96, desde entonces han sido cambiantes y muy poco concisos en sus composiciones, pero siempre dando un poco de nuevo sabor a cada disco que traen, esto se debe al trato tan bipolar que le han dado al metal ya que en muchas ocasiones los hemos escuchado divorciados de su escuela mientras muchas otras lo intensifican de manera increíble.

Se pensaba que la banda había pasado a mejor vida hasta después de Sitra Ahra y para la sorpresa de muchos los suecos regresaron con Les Fleurs du Mal, el cual tuvo reseñas mixtas ya que se trataba de un título únicamente conformado por covers de intérpretes y artistas externos al metal, un acto de agravio a los puristas del género pero una grata sorpresa para quienes gustaban de escuchar algo fuera de ese campo, ya que los músicos no solo dieron su toque personal sino que además sus temas fueron clasificados como parteaguas acreedores de un sonido pomposo y operático-vanguardista. Parece que encantados con los resultados de su experimento, sacaron un EP de la misma índole que eventualmente los tachó de carecer de creatividad y se pensó que lastimosamente se habían convertido en una banda de covers. Dos años después fue anunciado Beloved Antichrist, que prometió regresar a las bases madre de la sinfonía Therion y que además tendría un toque diferente. El álbum fue anunciado con más de 40 canciones en su haber y más de 3 horas de duración, y les diré que sí, me tomó tiempo pero puedo decir a los fanáticos decepcionados por sus últimos dos títulos que amarán esta obra conformada por tres actos, cada uno interpretando más de 10 canciones. Es un viaje muy largo, pero alguien tiene que hacerlo.

Los que conocemos a los suecos sabemos la clase de música que gustan hacer. Gustosos de las arias de ópera, llevan sus influencias a una tonalidad muy pura e inteligentemente empatadas con el rock y metal, dicho esto, este título tiene un cuerpo y sonido estético, pero precisamente es con la intención de sonar elegante y poseer las similitudes del género tanto en la música como en la estructura del dialogo. Según explica Christopher Johnsson, el titulo tiene una similitud muy grande a musicales de Broadway en cuanto al progreso argumental de la historia; siempre es activa, siempre tiene algo que contar, es dinámico al más puro estilo teatral combinado con ópera rockera. La historia está basada en el libro de Vladimir Soloviev: “A Short Tale of the Anichrist”, el cual confiesa que a pesar de basarse en su texto tuvo que cambiar mucho del mismo ya que carecía de un molde dramático, personajes femeninos para las voces soprano y que a gran escala no se prestaba para la formula, así eventualmente el relato fue reconstruido para dejar de ser un cliché para la mayoría de las audiencias de la banda y darle un de dramatización que apele a los oídos de los mismos. Básicamente, el disco tuvo un proceso muy elaborado en todo, pero ¿Qué tal suena?

Hablar de cada canción es un acto suicida y de los mismos tres actos pues... se vale. No se asimila un cambio musical muy grande a grandes rasgos, salvo los diálogos que progresan y constantemente tienen fluidez en la historia, pero la música resulta parte de lo que ya hemos escuchado anteriormente. Soy franco, NINGUNA canción me aburrió o me hizo sentir abrumado por lo que parece ser una desproporcionada cantidad de temas durante las tres horas, pero sus cambios de humor son pocos y para estándares de hoy en día, el metal en sí parece algo arcaico, claro que para los nostálgicos que gusten del carácter antaño les parecerá increíble ya que conserva las bases de no sólo un Therion joven sino de las bandas del pasado. Temas como “Resurrection”, “Temple of New Jerusalem”, “Hail Caesar”, “The Wasteland of my Heart” y muchas más (sobre todo parte de las últimas canciones del tercer acto) tienen un motivo muy metal que sin lugar a duda recuerdan a sus vieja gloria, pero especialmente el segundo que mencioné me llama mucho la atención pues mantiene esa esencia del pasado con una muy buena aproximación ópera rock. Hablando de varios de los temas, gran parte contiene un significante sabor a arias clásicas con la inclusión minimalista de sonidos de guitarra, percusiones lentas e instrumentación algo variada pero sutilmente insertada, de este modo me recuerda mucho a lo que apreciamos con Lemuria, Deggial y Secret of the Runes.

Comenté que ninguna canción me aburrió, hablé de los elementos que hacen entretenido a las dos facetas presentes de Beloved Antichrist, pero creo que es menester profundizar en esto por ciertas razones, la primera siendo lo vivaz que se siente y la percepción de ligereza al avanzar a su lado, no hay vuelta atrás, no puedes despegarte, las canciones de corta duración son elegantes y de fácil digestión. No encontré problema en seguir escuchándolo e incluso repetir algunas partes para apreciar mejor los segmentos atractivos que más me sedujeron, estos siendo, los allegados a los géneros externos con ejecución clásica y contemporánea. Otra razón es la historia musicalmente interpretada, francamente considero que es mejor hablar de la música que de la historia, pero créanme cuando les digo que es de los mejores diálogos que he presenciado en un cuanto a los personajes creados por la misma banda, no están de relleno a la obra original, el sentimiento interpretado por las voces de cada uno de las personas y los momentos plasmados por los instrumentos es fenomenal, de sentimiento maduro y clásico en un estilo teátrico. El concepto del bien y el mal deja de ser algo burdo y predecible para convertirse en un escenario donde todo ha pasado y la perspectiva de la religión se retuerce para salir de los mismos límites que ella creo.

Este nuevo lanzamiento de la legendaria banda sólo determinó que gustan de lo que hacen y saben hacerlo. La combinación de elementos y la distribución de cada uno de estos en las canciones es algo que se siente muy bien trabajado. No puedo salvarlo completamente ya que este título en particular se siente como un metal que no ha envejecido tan bien, de hecho considero mejor su labor endureciendo las canciones en Les Fleurs du Mal, pues se sienten más creativas, pero este aún funciona como trabajo en la vena del género, y honestamente diré que sobresale como ópera y es más que decente por su versatilidad y calidez. No, no es su mejor esfuerzo, antes lo considero uno muy variado, enérgico y adiestrado en el arte de atraparte en tantas formas con sus más de 40 oportunidades de hacerlo, seas amante del estilo o no.

8.5 / 10



¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2018 RTMB


Ir Arriba