23 feb. 2018

"Phantom Winter presentan un álbum que lejos de ser un disco en sí mismo es una experiencia que debe ser vivida de inicio a fin gracias a una tétrica lírica, ambientes desoladores y un reino de desesperanza..."



  • Genre(s):
  • Doom | Black Metal | Sludge
  • Release Date:
  • 2 / Mar / 2018
  • For Fans Of:
  • Sumac, Sanctus Daemoneon, Psychotic Gardening
  • Links:

En el 2016 tuve la dicha, el placer y ciertamente el reto de presentar a Phantom Winter, nacidos de las cenizas de Omega Massif. En ese entonces supuso el escuchar algo completamente nuevo para mí, enfrentándome a la tarea de plasmar correctamente su propuesta en mi escrito. Pasados casi dos años desde el lanzamiento de Sundown Pleasures, disco que taché como no apto para todos los oídos por su crudeza y densidad, me encuentro hoy, una vez más, escribiendo acerca de este grupo que vuelven a sorprenderme por la interesante forma en la que desarrollan y dan vida a sus ideas, poniendo sobre la mesa un tercer material de larga duración que se vuelve el manifiesto del proceso evolutivo que han experimentado.

Bajo el título de Into Dark Science, la agrupación exhibe en esta ocasión un estilo que deambula entre la perpetua oscuridad infinita, capaz de tragar todo rayo de luz que desafortunadamente atraviese sus puertas junto a una nostalgia fundida con una ficticia esperanza, que trata de escapar del agujero negro que han creado con un esmero increíble. En otras palabras, el quinteto vuelve a mostrarnos ese doom que les caracteriza con un contenido conciso, agregando elementos de black metal cada vez más notorios a su núcleo compositivo, convirtiéndose en agregados que le brindan al álbum un sentimiento de maldad, frente a pasajes en acordes melódicos que despiertan una sensación de calma, falsa ciertamente, pero calma al fin y al cabo, funcionando en ocasiones como puentes o antesalas para momentos donde la batería suena con un poder monstruoso. Todo el álbum sigue una misma línea de pesimismo, reinando ese sentimiento de un vacío eterno, convirtiéndolo en una experiencia única en su clase. Phantom Winter lograron darle a su nueva producción una personalidad propia que no necesita nutrirse en conceptos experimentales o en complejas construcciones musicales para poder sonar de una manera llamativa.


El álbum abre con “The Initiation Of Darkness”, que es el principio del alejamiento de la luz y el abrazo a la mismísima oscuridad, siendo este "nuestro camino, nuestra esperanza, nuestro amor". Una lenta intro ambiental se alza ante nosotros únicamente para abrirle paso al brutal golpe carente de piedad que los instrumentos sueltan. Tanto la batería como las voces resaltan con facilidad gracias a una producción más limpia, enfatizando sobre todo en la parte vocal, con un volumen superior al de su anterior trabajo y nos permite escuchar las blasfemias de Christian Krank con mayor facilidad. Seguimos con “Ripping Halos From Angels”, con claras influencias de sludge, mostrándonos una atmósfera densa y que se encamina hacia un sentimiento de furia frente al lúgubre ambiente del anterior. Éste utiliza sabiamente pasajes lentos para crear ambientes profundos que dan un respiro ante la oleada de maldad que se alza ante nosotros y los samples de cuervos sonando a la mitad del mismo le dan un toque increíble, utilizados para abrirle paso a un momento blackmetalero sublime. “Frostcoven”, tercer corte, abre con un diálogo junto a sonidos electrónicos oscuros, en éste el aspecto lírico toma una idea macabra, tocando la temática de brujas usurpadoras de la noche, habitando en un lugar donde Dios no podrá ayudar a nadie y el sol no brilla nunca más. El punto que brilla en éste se encuentra en el minuto 2:00, con una narración acompañada de unas voces terroríficas. Éste se mueve en un estilo más próximo al doom que manejan con tanta facilidad, golpeando certeramente en momentos claves para no perder la línea que han seguido con anterioridad.

Continuamos con “The Craft And The Power Of Black Magic Wielding”, el más largo y mi personal favorito por su letra, rescatando este pasaje para se deleite:
“Yo soy la luna, yo soy las estrellas, yo soy tus ojos, yo soy tus heridas, yo soy la impía hija de Lucifer, yo soy el libro, yo soy la tierra, yo estoy aquí para darte fuego, yo soy la esperanza, yo soy el deseo, yo mezclo todo ello con basura esotérica, yo sé que a ustedes les agrada ser engañados, yo beso el día mientras se escapa…”
Este nos muestra la cúspide de su propuesta con una construcción increíble por donde se le vea. Cada instrumento se mueve en su campo, fusionándose tal cual síntesis de elementos fuese para sonar al unísono perfectamente. Un sublime tema y uno de los mejores dentro de su carrera. La homónima continúa luego de semejante corte, manejando una lentitud distinta, más calculadora, cruda y sombría, como si fuese un grito al cielo de queja puesto que la existencia misma de este ser es gracias a una oscura ciencia. Finalmente, el cierre llega a cargo de “Godspeed! Voyager”, una narración acerca de un viajero que nunca viajó en lo absoluto, cuya oscuridad brillaba más que una estrella. Este se desnuda lentamente, permitiéndonos descubrir y digerir cada capa que le compone, apreciando dentro del abismo, su belleza. Este cierre funciona de una manera impecable al unir el sentimiento de desesperanza e ira junto a una instrumentación feroz, trabajada y pulida correctamente. “El cuervo más oscuro nos guió por el camino y al final lo supimos, el cuervo más oscuro era sordo y ciego, el cuervo más oscuro nunca estuvo de nuestro lado…” un final magnífico, planeado para demostrarnos que detrás del pobre sentimiento de ánimo, reina la muerte. Y prefiero la muerte, a escuchar tu canto.

En conclusión, Phantom Winter presentan un álbum que lejos de ser un disco en sí mismo es una experiencia que debe ser vivida de inicio a fin, gracias a una tétrica lírica, ambientes desoladores y un reino de desesperanza, como pasajes atmosféricos construidos para ser derrumbados por un estilo directo y malvado demuestran que los alemanes se toman muy en serio la preparación de cada trabajo que presentan. Y si su disco anterior era un reto, puesto que cerca del cierre se tornaba pesado, este es completamente diferente, según avanza se vuelve más fuerte y enérgico permitiéndonos disfrutar su propuesta a plenitud, todo bajo una presentación deprimente.

8 / 10



¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2018 RTMB


Ir Arriba