9 feb. 2018

"Conjurer se encargan de dar una dualidad de ideas a su larga duración que suena muy balanceado entre un metal extremo feroz y uno calculador, pasivo y paciente..."



  • Genre(s):
  • Progressive Death | Post-Metal | Sludge
  • Release Date:
  • 23 / Feb / 2018
  • For Fans Of:
  • Oathbreaker, Wrvth, Cryptodira, Warforged
  • Links:
El metal progresivo es una vertiente que me ha fascinado, desde que estoy metido en ella por su constante interés en reinventarse, por las claras pruebas que presenta de que está en constante exploración, descubrimiento y evolución. No por nada muchos grupos de renombre están metidos en esta vena y toman prestados elementos e influencias de la misma para sacar a relucir lo mejor de sus habilidades y en una gran cantidad de casos, tenemos resultados increíbles que llegan a dejar pasmados hasta a los oídos más críticos. Personalmente creo que lo más atractivo yace en el hecho de que en muchísimas ocasiones los discos no llegan como una patada al pecho, presentándote de primera mano todo lo que traen para ti sino que dejan que saborees cada ingrediente, te permiten degustar pacientemente todo lo que han preparado para ir subiendo un escalón más, para ir avanzando unos kilómetros más, hasta que llegas al punto donde quedas completamente cautivado por lo que escuchas y te asombras por la inteligente forma en que son armados estos trabajos. En un corto resumen, ésta fue mi experiencia con el álbum que nos compete el día de hoy, el cual tacho como uno de los más fascinantes del presente año.

Conjurer eran completamente desconocidos para mí y no fue hasta el momento donde recibí un correo con la información de su nuevo álbum junto al primer single del mismo, que tuve mi primer acercamiento hacia su propuesta. Estos chicos denominan a su estilo como "extreme progressive metal" y con razones lógicas, debido a que llevan los esquemas del género hasta su punto de quiebre una y otra vez para reinventarlos de maneras diferentes, frescas e innovadoras. El cuarteto no se preocupa por seguir una línea guía ni se rigen por alguna idea base que los encasille o los limite y durante los casi 44 minutos que le componen, podemos escuchar la más calmada brisa invernal y la más feroz tormenta gélida. Así, estos británicos se encargan de dar una dualidad de ideas a su larga duración que suena muy balanceado entre un metal extremo feroz y uno calculador, pasivo y paciente.

Todas sus más alocadas y creativas ideas se han unido en esta ocasión en Mire, su primer larga duración, que nos presenta a una banda que ha madurado en todo sentido posible desde I, su anterior EP. Los británicos se tomaron dos años de descanso para ensamblar de la mejor manera posible cada nota, cada riff, cada golpe de la batería, cada letra de cada tema para presentarnos un trabajo sublime, que te atrapa lentamente y una vez que te tiene en sus manos no te suelta hasta que el último segundo del mismo se ha extinguido en el olvido. Su enfoque ya no está centrado únicamente en tocar un post-metal con ambientes densos que les caracterizaron anteriormente, sino que la agrupación nos demuestra que desean sonar diferentes, desean ser ellos mismos al cien por ciento y muy satisfactoriamente puedo decir que lo lograron de la mejor manera posible: presentando uno de los mejores discos que seremos capaces de escuchar en este 2018. Y no vacilo en ningún momento al hacer esta aseveración, aun sabiendo que recién inicia el segundo mes.


La apertura corre a cargo de “Choke”, con una introducción digna de los más malvados trabajos de doom metal con una fuerza monstruosa, haciéndonos una idea clara de la bestia que se alza ante nosotros. Mientras corren los segundos, se vuelve más veloz construyendo riffs que son agradables al oído y he de confesar que en un inicio éste me causó un gran conflicto debido a que sonaba medio plano, pero una vez cruza la mitad y va llegando al cierre, pude notar esta nueva faceta de Conjurer y es aquí donde resalta con facilidad, donde hay una constante creación de pasajes más complejos y destructivos. Muy por su parte, “Hollow” es más lenta, ambiental y profunda y los primeros momentos de la misma lo demuestran; no necesitan ir a la velocidad de la luz a cada momento y la preparación de ésta es fascinante, compleja y un puente perfecto para el momento donde el caos se hace presente. Este segundo corte se debate entre sonar brutal y feroz o sonar pacífico y nostálgico, haciéndole resaltar frente a los demás por este mismo factor. La vuelta de tuerca viene de la mano de “Thankless”, que es directa con su cometido, tomando potencia según corre el tiempo, presentando una batería que me recuerda lo que podrías escuchar en el post-black, sonando de lujo con los melódicos riffs de las guitarras. Las voces claras hacen acto de presencia en cortos momentos, como si fuesen súplicas o en este caso en concreto, agradecimientos y son un agregado interesante.

Continuamos con “Retch”, con el cual los conocí y que es una delicia experimental de inicio a fin, siendo muy caótico y sin duda uno de los que nos presenta esa idea de destrucción que habita muy en el núcleo de su música, con breakdowns poderosos y demenciales. Si todo había sido construido anteriormente con paz y sabiduría, éste se encarga de destrozar todo ello para abrirle paso a su faceta bestial. Esa línea extrema continua con la homónima, presentándola de una manera más preparada, no tan cruda, para no perder las riendas de lo que proponen; tanto ésta como la anterior son las más cortas y su duración les permite ir directamente al grano, golpeando con todo desde un inicio. Una vez abierta la Caja de Pandora, el desorden reina y “Of Flesh Weaker Than Ash”, nos lo recuerda de nuevo, es lenta, similar al segundo corte, pero se prepara cada vez más para soltar ese golpe final lleno de fuerza, la preparación de las guitarras y las atmósferas que crea son increíble, trabajadas y pulidas para dar un falso sentimiento de paz antes de que todo se derrumbe. El cierre, “Hadal”, que es una reimaginación del estilo que manejaron anteriormente, poderosa por donde se le vea, constante en su cometido, con un sentimiento de enormidad y de cierre progresivo, que no asombra hasta que va finalizando pero sí cumple con cerrarnos las puertas ante esta increíble experiencia.

Luego de un repaso de los temas que componen a Mire, el elemento que me parece más fascinante del mismo es que no se desenvuelve a plenitud en una primera escuchada, no presenta todo de sí tras una primera reproducción, un concepto engañoso que también se resuelve entre líneas al ver los distintos géneros involucrados adoptar su rol en las dinámicas del álbum, sin ser necesario entenderlas para quererlas, haciendo casi obligatoria una segunda escuchada y quizá irte hasta la cuarta para capturar a detalle la impresión de las notas; para realmente escucharlo completo. Y queridos lectores, que un grupo se esmere en crear la necesidad de repetirlo unas veces más para poderse dimensionar, es de admirar y respetar.

En conclusión, la agrupación nos presenta un material digno de alabanzas por perpetuar el buen desenvolvimiento y volverse más entretenido según corre el tiempo. El esfuerzo de Conjurer comprueba que las ideas en esta era están desafiándose, que se están rompiendo esquemas y rearmándose a su favor. Luego de un trabajo de esta magnitud solo queda registrar a los británicos y su debut entre las más recomendadas producciones que llegan este mes.

9 / 10



¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2018 RTMB


Ir Arriba