31 ene. 2018

"...Es un vertiginoso viaje que se disfruta mejor con los ojos cerrados, su valor de repetición es inmenso ya que se perciben más cosas conforme lo repites; altamente satisfactorio y de corazón lleno de humildad pero también de grandeza"




  • Genre(s):
  • Epic | Progressive | Post-Metal
  • Release Date:
  • 2 / Feb / 2018
  • For Fans Of:
  • Mechina, Roman Khrustalev, BLAK
  • Links:
Según yo recuerdo, fue el 2012 el año que dio paso a todos esos proyectos y bandas de índole instrumental que querían enamorar a las personas sin necesidad de voces ni palabras, solo ejecutando y derrochando creatividad instrumental en su máxima expresión, claro, esto ya tiene muchos años por lo que la tendencia tuvo que evolucionar un poco. Mientras algunos optaron por mantener instrumentación cruda, muchos proyectos (principalmente solistas) se dirigieron a endulzar la fórmula con toques personales, en estos momentos recuerdo a Widek con un titulo que me marco “Outside the Universe” que para mí fue una sensación escuchar el tan proclamado djent con tendencias espaciales, claro que después traté de empaparme más de esta muda moda y escuche más como Sithu Aye, David Maxim Micic, Plini, Sean Ashe y muchos otros que puedo categorizar como mis favoritos.

Si bien esta tendencia se ha movido mucho y se ha mezclado con más géneros puedo decir que el post-rock y post-metal instrumental son de mis predilectos a la hora de querer descansar, pero después de escuchar esto, me dan antojos de algo más movido, como escuchar a los músicos anteriormente mencionados; pero al escuchar a Elvaan Ibanfure me di cuenta que puedo satisfacer ambos extremos del placer sonoro. Este músico mexicano clasifica sus composiciones como Epic Progressive Post-Metal, y si bien no tengo desacuerdos con ello, puedo mencionar muchas más tendencias a las cuales se podrían acoplar a la terminología de sus melodías, pero sería una cola demasiado larga de leer teniendo tantos sonidos a su disposición; yo trataré de explicar todo lo que conlleva esta amalgama cinemática y atmosférica llamada Ōkami.

Quisiera declararme culpable con este lanzamiento y su creador, ya que me tomó mucho tiempo poder digerirlo de manera correcta, la primera vez que lo escuché estaba algo distraído por lo que solo lo sentía pasar, algunas veces después pude apreciar todos y cada uno de los elementos los cuales conforman al título. La realidad es que para poderlo disfrutar mejor debes ponerle tu completa atención, no es de esos discos que puedas reproducir como para tener música de fondo, ya que contiene un alma repleta de creatividad y sustancia que debe ser apreciada.


Yo nunca he sido quisquilloso en cuanto a la producción, siempre pienso más en la creatividad, propuesta y la misma construcción, si bien se percibe el sonido casero de las pesadas guitarras y las baterías, este no es un impedimento para no disfrutar de Ōkami, pues considero que le da un sentimiento más poderoso al otorgar diferentes dimensiones de percepción sonora; los arreglos orquestales, melódicos y electrónicos están muy bien trabajados y pulidos, brillan por su presencia y se toman la libertad de explayarse cuando están presentes en el escenario.

No importa cuáles sean tus gustos, considero que los múltiples rostros de esta pequeña joya con más de una hora de duración, puede apelar a uno o más de ellos y profundizar en tu núcleo para que lo puedas degustar en diferentes formas y niveles. Canciones con una aproximación más metal como la introducción y su secuela “Quodlibet” y “Litost” tienen somníferos incentivos cinemáticos, electrónicos y un poco folclóricos muy de fondo que le dan su buena cantidad de versatilidad, pero apelan más a un oído que busque melodías bruscas. En cambio, las otras tres canciones siguientes padecen un poco más de la tosca naturaleza y se toman más libertades externas al género para explotar cada elemento de los cuales hablé, pero en una tonalidad muy post. Hablando de esta particular sección del disco, amé el tema “Weltschmerz” con un enfoque muy chill-trip con ásperos acercamientos rock y atmósfera melódica, y los dos actos de “Samsara” donde en dos canciones podemos ver la propuesta de las progresivas guitarras post con un poco de teclado y tenues pero poderosos arreglos sintéticos.


Si esta reseña se alarga mucho, lo siento (no lo siento) pero debo hablar de lo que considero la crema innata; su presencia sinfónica cuyas influencias parecen ser de Beethoven, Wagner y Chopin, pues se respira un aire lleno de elegancia clásica; al momento en que “Staccatissimo!” se reproduce envuelve la mente en un estado de enaltecimiento con los muy limpios y bien construidos arreglos orquestales, los coros de una aproximación un poco (no por mucho) moderna y el piano ejecutado de manera sublime, con un sabor a muchos siglos pasados. Por otro lado “Mono No Aware” es para mí, el mejor tema ya que los vientos protagonizan la mayor parte del ambiente y los tiempos de las cuerdas sintéticas en segundo plano le dan una muy variada fuerza a los sonidos alusivos de flautas.

Hablaría más, pero en mi empatía ante los lectores no pretendo alargar más esta reseña y lo hago con la intención de que sepan, no considero los últimos temas mis favoritos, pero ante la perspectiva de algunos melómanos que gusten de la variedad musical y la combinación del progresivo con tendencias electrónicas, acústicas y post-ambientales, les diré que el cierre de cuatro canciones es algo delicioso de escuchar. Particularmente no veo peros en este disco salvo la producción que puede parecer sospechosa y sucia; francamente a mi parecer está muy bien y se presta para darse un criterio más amplio de la composición creativa de este músico mexicano. Ōkami hizo que perdiera mi cabeza en muchas ocasiones y que regresara a la cordura musical otras más. Es un vertiginoso viaje que se disfruta mejor con los ojos cerrados, su valor de repetición es inmenso ya que se perciben más cosas conforme lo repites; altamente satisfactorio y de corazón lleno de humildad pero también de grandeza.

8.5 / 10



¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2018 RTMB


Ir Arriba