13 ene. 2018

"...la creatividad con la que elaboraron este material no es algo que se vea todos los días, tomar un tema complejo e irle dando forma a placer no lo hace cualquiera..."



  • Genre(s):
  • Extreme Progressive Metal
  • Release Date:
  • 15 / Jan / 2018
  • For Fans Of:
  • Ihsahn, Persefone, Ne Obliviscaris
  • Links:
Las excentricidades y los secretos que resguarda el cosmos han sido motivo de estudios, investigaciones, suposiciones y demás acciones que de poco a poco han sumado en la búsqueda de lograr entender cómo es que funciona todo lo que está más allá de nuestro alcance y, aunque difícilmente algún día estas interrogaciones sean esclarecidas en su totalidad, el misterio y la fascinación que el universo genera ya nos ha dado muchas cosas qué pensar, reflejadas tanto en ámbitos serios (como lo es la ciencia), así como en otros más reservados (como lo es el arte), en este caso en forma de inspiración ficticia para darle materia prima a un grupo musical.

Hace más o menos unos 6 años se dio la separación de una banda llamada Northwail, la cual solía profesar un blackened death progresivo muy severo, pero que por diferencias creativas tuvo que ceder a una irreparable disolución.

Tiempo después salió a flote el origen que llevó a esta decisión, con la declaración de Morph y Tiberius, ambos guitarristas y vocalistas, quienes buscaban un proyecto donde se les facilitara un poco más la experimentación para darle un aire fresco a lo que venían haciendo anteriormente. Sus necesidades artísticas se vieron formalizadas al darle vida a Deconstructing Sequence, banda que con la inclusión del baterista J. Nerexo (ex Shadow Land) tiene en su haber ya 2 EPs, que en general recibieron una crítica positiva y ahora figuran con los propulsores abastecidos en cuenta regresiva para lo que será su primer álbum de larga duración, Cosmic Progression: An Agonizing Journey Through Oddities of Space.

Más claro ni el agua, el concepto que vienen usando desde sus inicios (hacernos sentir en carne propia lo que experimentaría un forastero cósmico, más otras aventuras singulares) continúa en esta placa de 9 canciones que a juzgar por su duración (casi 55 minutos), desde antes de escucharlo me predispuse involuntariamente a creer que, o me gustaría bastante, o me resultaría aburrido, sin puntos medios. Vamos a checar un poco más a fondo.

Primeramente está Lifeforce Awakens, mismo que sirvió de presentación para el álbum a principios del diciembre pasado. Éste plasma de manera excelsa el sentimiento desolador, con atmósferas espaciales dentro y fuera de una nave que se encuentra en problemas, demostrando a su vez una gran capacidad al entregar los riffs y las entradas al teclado (las cuales quizá tienen un pequeño margen de mejora en la producción) que le dan un aire totalmente único al tema. En V4641 Sgr. tenemos una entrada más placentera porque el tono en general es más alegre, pero no el trasfondo de su significado, ya que es una oda a los agujeros negros, relatando de forma brutal una muerte de un personaje instantes antes de ser devorado por uno de estos. Los blast beats y los guturales veloces son a mi gusto lo que más destaca, junto a la narrativa que va cambiando de estilo para darle versatilidad a ese delirio pre mortem.


Luego está Memories of the Sun, Memories of the Earth, el cual fungió como segundo sencillo con su respectivo video lírico (lo pueden ver más abajo). Narrado en el año 2278, un astronauta se encuentra en nuestra devastada Tierra en búsqueda de vida, cuando su nave le avisa que se aproxima una lluvia de meteoritos, haciendo imposible evitar el impacto y salvándose de puro milagro divino, con esa frase final que escucha moribundo: ”Prove your existence”. Aparte de la entrada brusca del sintetizador que sigue sonando muy por encima de la mezcla, unos gritos más blackeros y esa alternancia clásica en las historias de ciencia ficción, cuando el individuo se comunica a la base con la radio, lo hacen una experiencia grata, al menos para nosotros que estamos apenas en 2018. El complemento de la canción anterior es My Way Through the Stars, la cual nos recuerda ese viejo dicho que nos hace pensar que somos polvo de estrellas y allá regresaremos una vez nos toque morir. El bajo es ejecutado de manera fenomenal, a diferencia de la producción en la batería que sin duda es mejorable, los tarolazos y los platillos no terminan de convencerme. Su conformación es buena, tiene algunos quiebres instrumentales que le vienen muy bien a la historia. Un reconocimiento más a otra peculiaridad del universo, Dark Matter proyecta la subjetividad con la que vivimos en este planeta, habiendo más allá un porcentaje altísimo de cosas que nunca lograremos comprender. Las notas sobrias en los sintetizadores ahora me sonaron algo mejor, sin duda alguna se lleva de la mano la parte instrumental con la conceptual, algo que siendo músicos experimentados no les costó más de lo debido. Luminous (In the process of merging) es rodeada nuevamente del feel ambiental extraterrestre, hablándonos acerca de Arp 220, una luminosa en la constelación Serpens que se encuentra en proceso de fusión, algo un tanto complejo para quienes no estamos muy sumergidos en temas de la índole, pero que ha sido tema de investigación ya ha dado pie a diferentes hipótesis del comportamiento de la materia a esa escala. Aquí lidera la densa atmósfera, en un track totalmente oscuro y mágico.

La magnificencia del cosmos es puesta en evidencia durante Heading To the Virgo Constellation, donde un análisis breve pone sobre la mesa que, comparados a lo que es todo el espacio, somos algo muy cercano a nada. Una estructura pesada, con transiciones excelsas entre los cambios de ritmo (hasta un breakdown sabrosón), hacen que algo demasiado rebuscado logre encontrar la forma de sonar bien, aunque he de decir que me costó un par de escuchadas. Supernova (The Battle for Matter Begins) narra de forma increíble lo que es probablemente el suceso espacial más grandioso que pueda ocurrir, la muerte de una estrella. Cuenta con una experimentación un poco más alta que en el resto de los temas, un inicio progresivo de lleno, una introducción que va poco a poco convirtiéndose en el metal extremo que me gusta, algo bastante redondo. La novena y última se llama Run Starchild...You are Free Now!, melancólico desde que comienza hasta que termina, teniendo sus partes aceleradas y aquellas que suenan más a un post-metal con claras influencias doom, faceta por demás refrescante que da una cálida despedida.

A pesar de que Deconstructing Sequence sobresalga por mantenerse como una banda cien por ciento independiente, es evidente que el tema de la producción le cobró factura en la entrega final de Cosmic Progression…, ya que, de haber perfeccionado ese detalle, no habría dudado en otorgarles una nota más alta. Por ahora prefiero quedarme con la otra cara de la moneda, la creatividad con la que elaboraron este material no es algo que se vea todos los días, tomar un tema complejo e irle dando forma a placer no lo hace cualquiera, he ahí la gracia que terminó por cautivarme. Los invito a emprender este placentero viaje agonizante a través de las peculiaridades del espacio.

8 / 10



¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2017 RTMB


Ir Arriba