19 ene. 2018

Desquiciado, apabullante, pero a su vez delirante y sutil, que quizá no reinventa, pero si nos hace tener en cuenta a una banda para el futuro.



  • Genre(s):
  • Thrash | Death | Symphonic Metal
  • Release Date:
  • 12 / Jan / 2018
  • For Fans Of:
  • Behemoth, Belphegor
  • Links:
A lo largo de los años, la evolución de la música extrema se ha abordado desde distintas facetas, su desarrollo sónico ha tenido distintas cualidades, desde su creación en los años setenta, hasta finales de los años 80, la tecnología jugó un papel fundamental en ello, en los años noventa se comenzó toda una revolución de influencias y nuevas formas de apreciar y componer los géneros extremos. Como era de esperarse las influencias sinfónicas llegarían a calar dentro de este estilo, serían muchos los exponentes que intentarían darle mayor eficiencia al uso de éstas, pero no es sino hasta la llegada del nuevo siglo donde se llegarían a consolidar firmemente. Bleeding Gods es un grupo que emplea con prontitud y delicadeza estos conceptos.Tras su debut en 2015 comenzaron una carrera prometedora, tal así que en 2018 la compañía Nuclear Blast los ficharía para su catálogo. En 2018 nos traen su nueva placa discográfica la cual titularon Dodekathlon, un material que desde el primer minuto nos pone en tela de juicio una producción impecable.

La banda se encarga de entregarnos pasajes llenos de grooves iracundos y trepidantes como en el puente de "Bloodguilt" o la fiereza y rapidez filosa de "Beloved By Armis", donde la introducción dispara requintos demenciales rodeados de una voz agonizante, además la base rítmica cuida los intervalos llenándolos de ritmos sencillos pero eficaces a la hora de hacernos mover la cabeza. Uno de los recursos que mejor se pueden apreciar en esta obra son las cuerdas. Los violines ayudan a construir una sensación oscura, opaca, llena de sensaciones malsanas, que invaden al escucha. Las armonías que van construyendo en conjunto con los demás elementos logran manifestar esos sentimientos contestatarios y rebeldes.


Pero no todo el disco es intensidad y poder, también hay momentos de lucidez y dolor, como es el caso de "Tyranical Blood" donde la guitarra hace su aparición para expresarnos melancolía y desasosiego, además de esa pequeña melodía de piano que acompaña, muy tenue, pero con un gran contenido emocional, luego llegamos a una pequeña letanía la cual es decorada con un órgano profundo y grisáceo que termina de cerrar ese circulo de tristeza.

“Seeds Of Destruct” es otro de los puntos álgidos del álbum, esto se debe a la melodía maravillosa de violín que nos van regalando a lo largo de la canción, y sobre todo por el riff carnoso y contundente que nos va machacando sin piedad, que combinado a un doble bombo duro y un intercambio entre voces graves y desgarradoras, convierten a esta pieza en un deleite de los fans más exigentes.

A pesar de todo lo bueno que podemos encontrar en este material, hay que considerar el hecho de que los sonidos presentados no son refrescantes o innovadores, rememoran a muchos de los grandes exponentes de la década actual, pero esto tampoco es algo que le reste valor a un producto que está entregado de forma profesional y apasionada, que destaca por su uso de lo épico y los detalles que inundan su música. Desquiciado, apabullante, pero a su vez delirante y sutil, que quizá no reinventa, pero si nos hace tener en cuenta a una banda para el futuro.

7,5 / 10



¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2018 RTMB


Ir Arriba