11 dic. 2017

"Resulta en un trabajo interesante, no sólo progresista sino con un sesgo minimalista en el espíritu de un drone con buenos estados de ánimo meditativos, casi religioso..."



  • Genre(s):
  • Dark Chamber Music, Black, Folk, Avant-Garde
  • Release Date:
  • 8 / Dic / 2017
  • For Fans Of:
  • Alder & Ash, Les Chants Du Hasard, Efterklang, Univers Zero, Art Zoyd
  • Links:
Si te dejas llevar por el momento y crees escuchar algún tipo de borde en la creatividad humana sólo detente, eso jamás ocurrirá, a menos que consideres innovar ver a Marilyn Manson balbuceando su presentación con el cover “Sweet Dreams” a guitarra acústica y arreglos de cuerda.

En nuestro ámbito somos constantemente bombardeados de propuestas u obras serias cada vez apuntadas a lo extravagante y la proclamación de lo auténtico, unas con el mérito de conseguirlo y otras no tanto pero de una u otra forma, la nueva guardia ha hecho buena labor encargándose de moldear el tipo de entusiastas a lo crudo de estos sonidos; echar andar el círculo vicioso y mantenerlo girando con todo lo que se presenta, esto aplica desde lo bajo e inofensivo del metal hasta su contraparte más alejada del espectro. De lado a esta “competencia” interna de bandas por querer dejar huella y ser “la más esta o más aquello” está la parte donde se amplían nuevos perímetros para el goce de lo que es el género, porque por si no fuera suficiente todo con lo que hay que estar al día, ahora vemos cómo artistas de otras corrientes se pasan o se llevan cosas de este lado de la música a su campo con la intención de laminar nuevas fibras para el oyente agregándole su propia escuela.

Ya sé que no es algo nuevo y con esto no pretendo hacer justicia a todo lo que está detrás de la cortina, pero teniendo en cuenta solo un par de años actuales saldrían a flote buenos ejemplos para enmarcar apenas el álbum del que quiero hablar. No se queden con mi palabra y agarren a Coma Cluster Void como un ejemplo radical del cambio, liderado por 2 compositores alemanes de música clásica contemporánea que están partiendo cuellos haciendo death metal (y quienes menciono porque en alguna parte se convirtieron en referencia personal al escuchar este álbum), en el rango sutil de la conversión tenemos a la chelista Helen Money y más reciente el chelista canadiense Alder & Ash con su disco Psalms for the Sunder, ambos incorporando valores del doom metal a su instrumento. Y creo que ya se entiende el punto, son individuos formados en círculos aparte con circunstancias distintas y deciden explotar un género de recovecos interesantes como el metal y ver qué se queda con ellos. Tal cual es el nuevo álbum del multi-instrumentalista griego Stelios Romaliadis escondido bajo el seudónimo LÜÜP; reconocido en la música folk de cámara y de vuelta después de seis años con un ejercicio oscuro y retorcido de nombre Canticles Of The Holy Scythe.


Es casi un ritual negro de invocación a la muerte el cual recurrió a un par de voces celebres del black metal con Sakis Tolis de Rotting Christ y Aldrahn de Dødheimsgard, para abstraer las generalidades estéticas diabólicas del estilo black y mezclarlas en un espectáculo llamativo y prohibido durante tres canciones separadas. Este género ya se utilizó recientemente en el lanzamiento de un experimento similar con voces harsh dentro de la música clásica orquestal, se llama Les Chants Du Hasard y funciona bien alterándose y mimetizando sus subidas y bajadas de tono a la par de las voces. Pero en este caso se trata de una sustancia negra inalterada por el humor vocal y al contrario la música orquestada aquí domina la manera en que ambos transmiten las palabras. Cualquiera que conozca a Dodheimsgard sabe que son un referente único para las guturales demoniacas y tenebrosas, mientras acá a su vocalista lo vemos liberado de esos gritos en la canción “Stibium (Triumph Of Death)” pero hay más penumbra, pareciera que simbólicamente se calma a la bestia y se exhibe en su forma dócil tambaleante, haciendo posible una conversación con él, a veces entonando u en otras dramatizando un recital doloroso mientras las violas, violonchelos y flauta van inflando una burbuja de ansiedad que revienta con la presencia discordante del cantante.


La otra corresponde a los siete minutos del tema ceremonial “The Greater Holy Assembly (Ha Idra Rabba Qadisha)” que divide su sección lirica en capítulos dictados por la voz de Sakis Tolis, haciendo labor de spoken word sobre plegarias satánicas dictadas por él. Queda claro que eso es cuando pronuncia un silencioso “Atah” seguido de una mini pausa y las palabras “We are the voice of all things. The whales and fishes of the sea” irrumpiendo un suspenso de miedo. Inicia tranquilo y a medida que avanza en el discurso pierde control y congruencia de las palabras hasta el final donde retoma la calma y cierra con las últimas antes de las campanadas. El cuerpo musical es atonal y así queda sostenido por la presencia ominosa del doble bajo asfixiando el lugar y entrecortado por el cello. El único antecedente que tengo similar es con Coma Cluster Void y puedo imaginar que es algún cruce del conocimiento de ambos artistas si quieren llevar la música al punto más bajo en que pueden ser armonizados estos conceptos desde su terreno. Todo el rato va en espiral hacia abajo con el objetivo de crear una experiencia teatral inquietante, incluso puede ser demasiado para tu gusto, pero la combinación de estos dos tracks los considero no solamente una intervención de voces sino una traducción genial de lo que pasaría si las llevas de este mundo al otro, hablando de lo musical y en alusión al inframundo. Por ultimo dejé la canción de título más extraño (9°=2° (Κόγξ ὀμ Πὰξ) y estructura más salida del esquema, con la invitación de la cantante Sofia Sarri que ya tiene su destacada participación en el metal con Aenaon y un genial álbum de vanguardia lanzado en enero de este año (y reseñé), pero nunca le había escuchado cantar así vociferando con rabia e incitando una agitación inusual en el rasgueo de cuerdas en la canción, tornándola recalcitrante como riffs de guitarra.

No dejes que mi falta de mención al resto de tracks te desanime, esto era en alusión a los aciertos que gana abstrayendo el carácter black metal, pero es además lo suficiente inteligente para sobresalir por si solo como una obra de vanguardismo oscuro aparte de las canciones que lidian con estas colaboraciones. Resulta en un trabajo interesante, no sólo progresista sino con un sesgo minimalista en el espíritu de un drone con buenos estados de ánimo meditativos, casi religioso. Sin embargo, las raíces experimentales de Stelios se hacen sentir, y la música de vez en cuando está llena de momentos poco comunes, o incluso se convierte en algo muy extraño. Por ejemplo, la integración de folk balcánico en la canción de apertura y el diseño electrónico con el cierre de Зона “(Mors Consolatrix)” enlazado de piano y hábilmente condimentado con diversos efectos de sutil diseño electrónico.

En Grecia un icono de adherir lo sinfónico neoclásico al metal extremo de altura es SepticFlesh y de ahí mismo saldría su mejor contraparte a considerar LÜÜP, que no es su parte opuesta exacta pero en una delgada línea sí podría, pues ellos utilizan la música de cámara como recipiente para invertir el proceso e irse a lo más abismal de lo que tenemos, pero también por eso es una materialización musical más profunda dentro de los malestares mentales que ambas por si solas procesan. Si eso no es black metal hasta los huesos no sé qué lo sea.
9.5 / 10


¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2017 RTMB


Ir Arriba