6 dic. 2017

"En el sentido de manejar bien todos los recursos a disposición el material cumple.
En la consolidación de un artista con su banda no es tan buen trabajo..."



  • Genre(s):
  • Progressive Technical Death Metal
  • Release Date:
  • 1 / Dec / 2017
  • For Fans Of:
  • Fallujah, The Zenith Passage, Obscura, Cynic
  • Links:
No estaba seguro de cómo abordar este disco ni es que alguna vez lo esté. Tomando en cuenta de quién se trata es innecesario agregar contexto sobre su trabajo, mejor pasar con otras cosas que seguro estarán en la cabeza de muchos al escucharlo. Y no niego que puedes solo disfrutar reproducir In Becoming a Ghost y quedar contento con ello, eso al final nos dejaría en “es un material que seguirá manteniendo dividido a sus fans desde Autotheism – para algunos sí y para otros no.” ¿Tanta anticipación sin resolver nada? brinquemos esa parte y vayamos a lo que es antes de dejar que se salgan con la suya, porque antes de darle tú aprobación quizá también primero quieres estar seguro de que cumpla con ciertas expectativas.

Se hacen asunciones positivas de ciertos álbumes por la trayectoria de la banda veterana que respeta su linaje y algo que muchas veces llamamos “contundencia”.
Es el principio de juzgar por las circunstancias que lo envuelven más allá del producto mismo y no veo porque no hacer algo parecido con The Faceless basados en quiénes son o qué los hace, lo cual no es por el mérito que tenga la banda ni mucho que decir sobre aportes extraordinarios que haya hecho, sino el gran foco de atención que atrae su lanzamiento alrededor del nombre. Digo, tres álbumes, dos semi-gustados/semi-odiados y en casi 10 años, no son tanto como un logro hoy en día con la oferta que hay; pero sí, es otra flasheante producción de alto presupuesto en el significado de la expresión y en lo extravagante del resultado y nos presenta elaborados arreglos para retener la intriga o darte algo a cambio.

Uno de los más notables ganchos es la forma en que prepara el terreno para Depeche Mode, primero introduciendo el humor o la idea de qué tal si con “Cup of Mephistopheles” haciéndole intro sobrio de dark synth y samples vintage confeccionando trazos neo-noir a la canción, más los sonidos industriales bien sostenidos a la brutalidad del track y a la parte dramática de la canción que aprovecha el rango vocal de Ken Sorceron para lo tétrico, nada que se le compare al sonido del icono británico, sí cuando se inmiscuye la voz limpia emulando algo familiar. Luego ya dejando caer el cover a “Shake The Disease” que confirman el cosquilleo que tuviste un instante atrás. Sin duda son de los highlights del disco, el segundo no tanto si no fuera porque inconscientemente ya lo estabas esperando, aunque no tanto como las ganas de Michael Keene por hacerlo si lo acabábamos de ver tratar.


Poco hay que decir sobre las voces limpias, el dude viene metido en esto desde Akeldama y aquí me gustan, las veo bien desde un punto de vista envolvente al escuchar el álbum completo. La verdad es que una puerta se abrió en el tech y prog death metal con este tipo de voces y no hay modo de cerrarla. Si aún no te haces a la idea puedes aceptarlo o dejar de escuchar música nueva, no sé cuál pueda ser peor.

Tiene mejor cohesión que Autotheism después del "Movement III", algo no muy dificil porque este tiene el enfoque dedicado a vendernos locura y experimentación. Los saltos y vueltas y malabares, todo se asienta mejor, mientras que en el anterior no. Las primeras tres canciones después de la apertura homónima las considero las más sólidas, memorables y novedosas en cuanto a cualquier desarrollo atribuible a su obra. “Digging The Grave” por ser el tema más abrumador y sí conseguir ese vértigo de locura única a diferencia del resto, además de tener ese magnífico solo de clarinete dando bien de qué hablar, como en el pasado lo hizo el saxofón. Con “Blackstar” también hacen algo bastante raro pero de escucharles hacer, es un tema directo al tope de su juego musical actual y en ese aspecto deja entrever que su habilidad de compositores pude ser así de magnifica.


Del resto de tracks no hay mucho que los haga destacar o sea especial comparado al calibre de lo primero que mostró. Denota que hubo un proceso quebrado en la composición del disco, temas que vemos se trabajaron muy aparte en las ideas u otros tienen particular interés en destacar y no tejen una relación clara entre lo que cuentan de uno a otro o el ver un avance en el orden de ideas del disco, a pesar de que estamos recibiendo momentos de la discografía que ya conocemos. Quizá el orden original en el que fueron hechas habría servido mejor, pero en eso ya estaría divagando.

In Becoming a Ghost es bueno a secas y el resultado no merece el grado de expectativa que tuvo. Quiere y busca, pero no le alcanza porque le pesa seguir siendo The Faceless en su estilo, y repetirse e insistir en continuar imprimiendo dinámicas que ya vimos en otros discos y sabemos cómo van a terminar, ahí no creo que sea algo bueno sino conseguido a medias. Keene es un artista cuya marca personal ya ha sido cuestionada antes y eso podría dar pasó a que así siga aparentando en este por las similitudes que trae. El hecho de hacerse esperar y ver que no cambie gran cosa en el mayor porcentaje del álbum quizá sea un acto malo de su parte. Después de 5 años, en el sentido de manejar bien todos los recursos a disposición el material cumple. En la consolidación de un artista con su banda no es tan buen trabajo como él piensa que es.

8 / 10


¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2017 RTMB