1 dic. 2017

Música de un género un tanto golpeado que si bien últimamente no ha logrado repuntar su historia con un trabajo sorprendente, sí nos regala el placer de disfrutar de placas excelentes y sólidas como lo es Ignite.



  • Genre(s):
  • Post-Hardcore
  • Release Date:
  • Dec / 2017
  • For Fans Of:
  • In Fear And Faith, Emarosa, I See Stars,
    Issues, Chiodos
  • Links:

Cada que tengo la oportunidad de reseñar un material de más o menos este estilo, suelo recordar cómo han venido evolucionando mis gustos musicales, ahora tengo un espectro muchísimo más amplio del que tenía hace algunos ayeres pero, a pesar de que esa situación me ha hecho descubrir cosas asombrosas, el cariño y la melancolía parecen haber quedado impregnados en mi ser por este tipo de artistas, los que en su tiempo me conmovieron y aún llegan de vez en cuando a tocar fibras sensibles.

Abyss, Watching Me, la banda de origen ruso pero establecida en la República Checa, continúa su impetuosa labor ahora trayéndonos su tercer material, a punto de salir en los próximos días. Alrededor de un año y medio de aquel Honesty, el cual les dio un mayor reconocimiento del que ya tenían, gracias a una muy buena producción y más que nada por las colaboraciones, incluía la participación de vocalistas de bandas como The Color Morale, In Fear And Faith, Dead Silence Hides My Cries, Betraying The Martyrs, entre otros, y si eso no llama la atención hacia ellos pues no sé qué lo haría, resultando en un disco de colección para los seguidores del género.

Al parecer la apuesta ahora en Ignite fue tomada desde un punto de vista muy personal para ellos, tomando en cuenta el éxito del último lanzamiento, buscan por fin sellar esa consagración mundial con estos diez tracks, volviendo a hacer un disco de larga duración sin ningún tipo de aportación más de la que sus propias habilidades les puede ofrecer.

Desde que observamos la portada es más que evidente el núcleo primordial en el cual gira la propuesta del quinteto europeo, el cual no ha cambiado en absoluto desde su primer álbum en el 2011 (Don't Take Away This Moment) y engloba distintas perspectivas siempre enfocadas en los sentimientos y sucesos íntimos de las personas, haciendo fácil el trabajo de conectarse con sus seguidores, al ser un tema general con un alcance prometedor, solo resta poder hacer las cosas como ellos las hacen y es ahí donde muchas otras bandas flaquean.


El primer adelanto lo recibimos exactamente el primero de diciembre del año pasado, "Trustfall" y su producción visual nos narraban la historia protagonizada por su vocalista Egor y las aventuras en las que se involucra el personaje al poner por delante su sueño en la escena musical y haciendo a un lado la relación con su pareja, todo esto bajo una excelente producción y un tema como nos tienen acostumbrados, muy bueno.

Ya a principios del 2017 llegó "Slipping" y aunque no contó con un trabajo audiovisual, el streaming del audio lo logró mover mucho (en parte gracias a Dreambound), siendo éste el que los puso de nuevo bajo en mi radar y darme el hype por el álbum completo. Un track más inclinado a un sonido melódico, contando con esa atmósfera sentimental lograda principalmente por las guitarras y los arreglos en general, una voz que trae pequeños segmentos de screams y de cantos limpios muy agudos, algo de lo que más me atrae de AWM y que reconozco en pocos vocalistas como Craig Owens, "Jag" de A Skylit Drive, Tilian de DGD, y algunos otros, ya que no es tan sencillo intentar alcanzar notas así de altas y no fracasar en el intento.

El tercero se liberó también con video oficial a mediados de noviembre y contiene unas postales maravillosas de lo que viene siendo Islandia y la República Checa, para darle más peso al concepto de corazón roto y desilusión, con uno de los coros más atractivos en el disco sin duda alguna. Un riff más animado de lo normal y gritos un poco más prolongados que en las demás canciones, haciendo mención especial a esto segundo, ya que si bien no hay tantos screams como en sus materiales pasados, se compensa con una musicalidad mucho más madura y mejor ejecutada, dejando en evidencia la gran experiencia con la cuentan ahora.


Finalmente y mientras iniciaba ya el escrito de esta review, salió públicamente el video lírico de "Not Coming Home pt.4" el último día de noviembre. El crecimiento del que les hablaba en la melodía instrumental aquí es mucho más evidente, la armonía se ve muy cuidadosamente preparada de inicio a fin y está claro el por qué, siendo la cuarta parte de una serie de temas con un background no muy alegre (desolado a decir verdad) y también colocada al final de Ignite, la despedida tenía que ser de cierto modo especial y diferente a la composición de las otras nueve canciones, que si bien varían lo suficiente como para diferenciarlas a unas de las otras, la constante está anclada al corazón de lo que la banda es.

Esta última secuela en su carrera musical quizá no esté teniendo la variación o la renovación que muchas personas quisieran, pero los chicos de Abyss, Watching Me se las han logrado ingeniar para fabricar un álbum con todos los elementos para llamarlo algo destacable. Música de un género un tanto golpeado que si bien últimamente no ha logrado repuntar su historia con un trabajo sorprendente, sí nos regala el placer de disfrutar de placas excelentes y sólidas como lo es Ignite.

8.5 / 10


¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2017 RTMB