14 nov. 2017


Y como dicen por ahí, "no hay fecha que no se llegue, ni plazo que no se cumpla", el calendario marcó el día 10 de noviembre y la mañana comenzó como cualquier otra, parecería un día ordinario hasta que nos llegue el recuerdo de los planes que teníamos sobre un día que esperábamos desde muchísimo tiempo.

Una jornada importante y movidita para nuestra bella Perla Tapatía, ya que aparte de ser un día laboral común y activo como casi todo viernes, cientos de personas se preparaban para uno de los eventos pop/rock más grandes en la ciudad, organizado por una estación de radio y que a pesar de no tener un line-up con las bandas que muchas personas esperaban, un evento gratuito de esta magnitud siempre llama la atención, en especial a aquellos jóvenes que buscaban pasar un buen rato. Yo acudí cuando éste dio inicio por la tarde, solamente como muchos otros, para caminar relajado y distraer la mente, con el constante recuerdo en mi cabeza de que cada minuto que pasaba era un minuto más cerca que estaría de ver en otro lugar a mi banda favorita de los últimos tiempos, Despised Icon.

Así pasaron un par de horas y el reloj ya daba alrededor de las 8:00 p.m., a falta de una hora más y con la noche ya cubriendo el cielo, me dirigí hacia el Foro Independencia, donde nuestra colaboradora Edith (encargada de la fotografía en este y muchos otros eventos) ya estaba presente junto algunas personas más, con las cuales esperamos unos pocos minutos después de la hora acordada para que por fin se abrieran las puertas y diera comienzo este muy esperado evento.

Con todavía muy pocos asistentes, la primer banda en presentarse se mostró decidida a empezar a ambientar la noche de quienes buscábamos emociones más intensas que solo corear a aquellos que estuvieron a media avenida Chapultepec. Con un estilo técnico y atascado de violencia, Ectoplasma me logró sorprender bastante, era la primera vez que sabía de ellos y el escucharlos en vivo me dejó un muy buen sabor de boca. Ese death que profesan donde predomina una velocidad remarcable no hizo más que conseguir el reconocimiento del público, quienes nos deleitamos con un set corto pero muy firme de parte del cuarteto local.



Enseguida empezó el show de Beneath The Horror, banda bien conocida por su participación constante en distintos eventos de esta índole, ya que al apenas comenzar su entrada todo el público se preparó a su manera; los de atrás listos grabando el show, los del centro con su respectivo espacio dando pequeños saltos esperando el golpe para empezar las coreografías ninjas, y los de enfrente (incluído yo) expectantes de lo que harían los chicos. Lo ansiado, BTH tiene bien establecido su papel cuando se para en un escenario, el hardcore agresivo no nos dejó descansar en ningún momento del show, una inyección de pura energía a todos los presentes.



La penúltima banda de la noche también fue muy esperada por el público, no solo porque se acercaba más y más la hora de escuchar a los estelares, sino porque Thell Barrio se ha sabido ganar el respeto y la admiración de muchísima gente alrededor del mundo, y estando en su ciudad de origen el recibimiento no pudo haber sido de otra forma. Una actitud muy fuerte de parte de la banda liderada por el buen Gallero (quien animaba a la gente en cada oportunidad incitando a la hermandad, el "carnalismo" para los compas), con su respectiva experiencia que se nota cada vez más en un estilo muy bien pulido a lo largo de los años.



Finalmente se llegó la hora y desde que los chicos de Despised Icon hicieron presencia en el escenario para ajustar sus intrumentos y demás detalles previo a su setlist se notó la euforia que hasta este momento había estado reservada para los canadienses. Un primer contacto con el también vocalista de Obey The Brave, Alex Erian, fue durante los temas de BTH, ya que él se encontraba a un costado del escenario presenciando el show y al observar un percance que tuvo Omar (el baterista) con uno de los platillos, Alex no dudo en acercarse rápidamente a asistirlo y componer el pequeño problema, acción que sin duda deja ver la humildad con la que se trabajan, a pesar de ser una de las bandas top del género a nivel mundial.

Uno a uno fueron ingresando al escenario y recibiendo la ovación correspondiente, para sin ningún tipo de miramiento darle rienda suelta al potente repertorio de canciones que prepararon para esta mini gira azteca, el cual contenía sus éxitos más sonados así como los temas más potentes de su más reciente material lanzado el año pasado, Beast.

Una locura, los espectadores pudimos disfrutar de alrededor de una hora del deathcore fenomenal que Despised Icon siempre ha hecho, destacando algunos puntos como su vigorosa entrada con el tema "Bad Vibes", el momento en el que Erian bajó a corear al unísono esa frase tan épica de "A Fractured Hand" que dice: "I've failed you once again, yet you still hold my hand!", la piel erizada al instante, o los breakdowns monumentales en "Furtive Monologue" o "Inner Demons" que prendían en fuego el foro, en sentido figurado, con cada integrante dando todo de sí para ofrecer un show de alta calidad. También destaco la buena disposición del staff y seguridad del lugar, ya que en todo momento fueron flexibles ante la sana vehemencia de todos los que no dejamos de gritar nunca y hasta con el camarada que subió a la par de los vocalistas para tener sus 5 segundos de gloria.

Para culminar el acto pasó lo esperado, "MVP" fue anunciada y la decisión de liberar el cien por ciento de la potencia fue recíproca, la banda y el público disfrutamos de lo que sería un final caótico y lleno de adrenalina, donde la cerveza se esparcía por todo el público y el ambiente logró su punto más alto, para dar un final feliz a una grandiosa velada que terminó a la hora esperada, con el lanzamiento de púas, baquetas y el acercamiento personal de algunos miembros que se dieron un tiempo para platicar un rato y regalarnos unas selfies para el recuerdo, grandes tipos.



Queda el agradecimiento a Chamuco Productions y Urban Decay, quienes trajeron a nuestras tierras un evento que a pesar de no haber contado con la asistencia que se esperaba, logró cumplir las expectativas para quienes nos dimos cita en el Foro Independencia y teníamos la ilusión de presenciar el regreso de Despised Icon, después de 9 años de haber tocado por acá, con un show que cumplió ese anhelo de muchos, capricho de otros y sueño de algunos más, como el de su servidor redactor de esta entrada.

Edith García en la fotografía // Iván Cendejas en la nota.

Una publicación compartida por RTMB (@rtmbmusic) el


¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2017 RTMB