15 nov. 2017

“...un etéreo proyecto objetivo de un chico de 25 años en la búsqueda de expresar sus sentimientos más profundos.”



  • Genre(s):
  • Alternative | Progressive Rock
  • Release Date:
  • 17 / Nov / 2017
  • For Fans Of:
  • Circa Survive, Makari, Saosin
  • Links:
Uno de los mejores y más usados recursos que ha sabido adaptar el metalcore en los últimos años (y que sin duda le prolongará su tiempo de vida por muchos otros más) es el orientar el género hacia un camino más melódico. Siendo un punto clave de esto el utilizar dos o más tipos de técnicas vocales, ya sea con un solo vocalista o más, está claro que la versatilidad proporcionada por esta elección le da más posibilidades a las bandas a la hora de crear sus trabajos musicales.

Una de las agrupaciones (en la rama progresiva) que mejores producciones ha entregado desde hace más de 5 años con aquel Impulse en 2011 (cosa sabrosa, cosa bien hecha) es Erra, banda proveniente de Alabama que con solamente 3 álbumes de larga duración y otros EPs más se han ganado un sitio privilegiado tanto en eventos alrededor del mundo así como también en la preferencia de un público hambriento de groove y demás chulería que incluye su estilo.

Obviamente la grandeza de las bandas con un renombre de tal calibre viene mayormente de qué tan ingeniosos pueden ser sus integrantes (o al menos uno de ellos) a la hora de ponerse creativos y en Erra está claro que su guitarrista / cantante de cleans viene siendo una de estas personas, ya que es uno de los dos miembros originales (junto al baterista Alex Ballew) que se han mantenido desde su gestión en 2009, conservándose la calidad tras cada lanzamiento, es inevitable pensar que él es la mente principal detrás del grupo ahora perteneciente al roaster de Sumerian Records.


Digo “mente principal” porque en mayor o menor medida cada integrante está ligado al proceso creativo del trabajo final de una banda, situación que a una persona como Jesse Cash no lo logra satisfacer al cien por ciento, ya que teniendo la capacidad que el posee es obvio que tarde o temprano terminaría haciendo lo que comenzó en 2014 bajo el nombre de Ghost Atlas, un proyecto muy personal donde todo es ideado por él mismo, cumpliendo así su necesidad de proyectar esa individualidad en forma de música.

A tres años de su revelación y con dos EPs en el camino, este 17 de noviembre quedará marcado en su carrera como el día del lanzamiento de su primer material de larga de duración llamado All Is In Sync, And There’s Nothing Left To Sing About, el cual está conformado por 12 tracks y es acreedor de un hype importante, con justa razón.


La aproximación con proyectos como en los que participan Anthony Green o Kurt Travis es palpable desde los primeros segundos que escuchamos a Jesse cantar en “Cry Wolf”, el tema de apertura, un sube y baja de rock progresivo muy movido que me puso de buen humor gracias a la melodía que genera. Entre los diferentes elementos que conforman el lanzamiento me gustó mucho la disposición general a lo largo de la docena de temas, siento que se hubiera vuelto pesado de no ser por la variedad en el sonido y los sube y baja constantes, donde los cambios de ritmo no solamente suceden de un tema a otro, sino también a lo largo de cada uno de estos. A pesar de eso, se mantiene una línea constante en esa clásica ondita estadounidense que le otorga un sentir entre punkero y southern, claro, siempre bajo la tutela de lo progresivo y los arreglos minuciosos que le logran dar ese dinamismo del que les hablo. Por ejemplo, en “Badlands” o en “Vertigo” nos cautiva con segmentos que suenan groovy y ligeros a la vez, los cuales automáticamente mantendrán nuestras cabezas en un leve headbang de puro placer. En otros como en “NightDrive”, “Scouts Honor” o el mismo homónimo que cierra el álbum, se deja ver una faceta más melódica que roza la etiqueta de balada, en contraposición a otros como “Legs” o “Rabid Dog”, que no dejan de escucharse moderados en momentos pero incluyen la cara más explosiva de AIISATINTSA, en la cual, a mi parecer, se logra disfrutar al máximo del vasto talento de Jesse tras el micrófono.

La estructura de las canciones en Ghost Atlas no es la más desafiante y no llega a ser del todo un reto como algunas de Erra, es verdad y ciertamente no es esa la meta aquí, ya que sin utilizar una complejidad de otro mundo, una imaginación e ingenio de una persona como Cash puede concebir grandes cosas al plasmar sus ideas personales en un proyecto solista de esta calidad, donde está claro un propósito que solo espera la oportunidad de nosotros los escuchas para disfrutarlo y reconocerlo como lo que es, un etéreo proyecto objetivo de un chico de 25 años en la búsqueda de expresar sus sentimientos más profundos.

8 / 10


¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2017 RTMB