29 nov. 2017

El punto de partida es esa forma en que juegan con un concepto, en esta ocasión tétrico, explícito y crudo, pero expuesto de la manera más sutil y cuidadosa posible...



  • Genre(s):
  • Experimental | Black Metal
  • Release Date:
  • 1 / Dec / 2017
  • For Fans Of:
  • Ellende, Harakiri For The Sky, Deathspell Omega
  • Links:
Quienes escribimos reseñas para esta página hemos tenido en distintas ocasiones ese vago cuestionamiento al pensar si vale la pena reseñar discos cortos, EPs o como se les quiera llamar, siendo un sitio que ofrece contenido de calidad involucrando directamente una indagación profunda en los materiales que por aquí pasan, los trabajos cortos no suelen prestarse mucho para esto, aunque lo hagamos de vez en cuando, no es lo más común.

En este ámbito las excepciones son bien recibidas y éstas no se basan en la duración del álbum o en la cantidad de temas, sino en qué tan convincente puede llegar a ser, por más breve que parezca a primera vista, ya que debe ser conocido por toda persona amante de la música que una larga duración no es para nada garantía de una grata experiencia, muy a menudo resulta todo lo contrario.

El nuevo lanzamiento de Eschatos cuenta con ambas características, es corto y es grandioso. La banda proveniente de Letonia tiene haciendo música desde 2012, año en el que por suerte no fue el fin del mundo pero sí fuel el que marcó un inicio diferente para este sexteto europeo de música extrema. Con un historial constante en el cual se han esforzado por entregarnos un trabajo musical cada par de años, este 2017 no fue la excepción y este viernes primero de diciembre ese tercer material vendrá en forma de EP, de nombre Mære y con poco más de 23 minutos condensados en un par de tracks, tenía la certeza de que no me iban a decepcionar. Y estaba en lo correcto.


El punto de partida más interesante en el álbum (y que en general siempre es el elemento más atractivo para mis gustos personales) es esa forma en que juegan con un concepto, en esta ocasión tétrico, explícito y crudo, pero expuesto en sus creaciones de la manera más sutil y cuidadosa posible, a pesar de la aparente contrariedad en lo relativo, es una cualidad que solo el arte nos puede ofrecer.

Como primer corte de esta carne magra tenemos a "Luminary Eye Against the Sky", el más cortito de los dos (como si casi 9 minutos lo fueran...) y un soberbio primer acercamiento al panorama que Eschatos nos propone. Un comienzo progresivo con aires de ocultismo y seducción va acrecentándose en unos sonidos tribales que facilitan la comprensión de la idea de los chicos tras el álbum, esa incertidumbre y misterio que existe en cuanto al tema del sueño y ese justo momento previo en el que la conciencia parece tomar unos matices aún enigmáticos que nos hacen entrar en dicho estado. Un par de minutos y entramos de lleno en el apogeo del track, donde los gritos de Kristiāna se soldan firmemente a la instrumental llena de rabia y brutalidad, donde no todo el tiempo siguen una línea, al contrario, los cambios en el ritmo sorprenden a cada instante, yendo de los sonidos primitivos brindados por la percusión, a la aspereza del black metal y ese doomy feeling que envuelve su estilo, haciendo de todo el tema un trance muy confortable que nos dejará bien preparados para lo que se viene.

The Night Of The White Devil (Part I, II & III)” es la segunda parte que conforma el material y es sin duda alguna la cumbre en la carrera de la agrupación. Más de catorce minutos bajo el mismo concepto arcano, ahora más crudo, sangriento, oscuro y despiadado, al igual que el anterior, con una entrada “reservada”, entre comillas solo porque no explota rápidamente pero esos ecos infernales al inicio dejan a uno con la mente activa desde ya, dándonos una sensación de escalofríos al instante y una ansiedad mayor mientras esperamos el golpe definitivo, el cual viene precedido de unos desesperados gritos que repiten una y otra vez: “I step into the sun with face covered in blood!”, de verdad tienen que escucharlo para poder comprender el estremecimiento que puede llegar a proyectar algo así, más aun escuchándolo a altas horas de la noche con nada más que nuestra propia compañía amparándonos. Enseguida llega el ritmo blackero semi lento a imponer autoridad con una mayor influencia melódica, donde también se puede apreciar la consideración sobre el post-metal que los letones aplican, con unos riffs de gran envergadura, cantos con voces limpias, y una pausa temporal que marca la tercera parte de la obra donde se nos narra parte de la lírica y esa efímera experiencia que sucede mientras dormimos.
I had a dream. I died. I sat in the golden chariot, crowned with the black moon and the golden sun with red eyed crows rushing me forward. I bite my wrist, one and then the other. I felt the blood on my tongue...
Un asunto que ha dado mucho de qué hablar a lo largo de la historia es tomado por Eschatos de la manera más tétrica, psicodélica y profunda posible, en Mære nos hacen ver de cerca el enigma que se resguarda en él, despertando en nosotros diferentes cuestiones sobre nuestra realidad y su relación con ese estado de aparente conciencia ausente, una ambrosía para los interesados en el tema.

8.5 / 10


¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2017 RTMB