8 nov. 2017

...Me di cuenta de que la banda se preocupó mucho por el equilibrio, la fluidez y el sentido congruente del EP, ya que bastó que transcurriera un minuto para que me encontrara disfrutando de un tema fuera de la línea de la banda misma y de lo que esperaba de este trabajo...



  • Genre(s):
  • Technical | Grindcore
  • Release Date:
  • 9 / Nov / 17
  • For Fans Of:
  • Nasum, Discordance Axis, Quest of Aidance, Napalm Death, Brutal Truth
  • Links:
Muchos de nuestros lectores y otros más apreciadores de los géneros extremos en el metal y el llamado “core”, al escuchar la palabra grindcore, gesticulan desprecio evidente por catalogarlo en aquello que no puede digerirse, en aquello que difícilmente podría considerársela música digna de analizarse y desdoblarse en los oídos. Yo difiero. No puedo negar que existen ciertos trabajos en los que es complicado encontrar motivos atractivos para mantenerlos colgados de nuestras listas de reproducción, sobre todo porque podemos notar algo de ese “se-escucha-siempre-igual”, pero vamos, pienso y sé que no es algo exclusivo del lado devastador del hardcore punk. Hoy en día encontramos bien posicionados en la cartelera de opciones grindcoreras a un interesante listado de exponentes que han llevado las características nativas del género a otro nivel. Fuera de Napalm Death, encontramos la rabia en esas bandas españolas como Looking For An Answer o Machetazo y sabemos de la supuración auditiva de buena calidad que sueltan y soltaron los artistas de Europa y Norteamérica fusionando el grind con algunas variantes del metal (véase Carcass, Terrorizer, Brodequin, Mortician). Tomando esto como base, hay una banda en particular que en verdad ha sabido encaminar sus creaciones en una senda bastante peculiar del llamado hijo del noise rock, hardcore punk y del crust. Estoy hablando de Antigama a lo largo de sus ya 17 años de trayectoria y su vasta canasta de splits, discos de larga duración y EPs. Este mes la banda procedente de Polonia nos encara con precisamente un trabajo de corta duración llamado Depressant con 7 impresionantes temas que me he empeñado en saborear segundo a segundo y que hoy, desgloso para ustedes.


Podría empezar mencionando la atinada conjugación del artwork (creado por Lukasz Myszkowski, vocalista y miembro fundador) con el audio contenido. Denota mucha categoría no optar por aquellos explícitos relieves de carnicería utópica e inclinarse mejor por un cuadro sobrio, de colores bien matizados para un despliegue de ingenio como lo es Depressant. Iniciar con samplers enumerando estados negativos de la mente marca de forma perfecta el punto de partida en “Empty Paths”, una pista veloz de notas altas en las cuerdas que deja ver una gran influencia técnica por parte de Sebastian Rokicki, algo muy similar a lo que nos regaló en los primeros minutos de The Insolent del 2015. No, no me estoy equivocando. Es rectificable y totalmente cierto lo que digo. Es puro grindcore técnico bien adornado de gritos frenéticos. En seguida, “Anchors” nos deja sentir un ritmo muy hardcore donde predominan los sonidos protagonistas del bajo y la batería, provocando al meneo del cráneo. Cuando sentí venir “Division Of Lonely Crows” me di cuenta de que la banda se preocupó mucho por el equilibrio, la fluidez y el sentido congruente del EP, ya que bastó que transcurriera un minuto para que me encontrara disfrutando de un tema fuera de la línea de la banda misma y de lo que esperaba de este trabajo, en términos positivos. Una canción light, metalera, digerible, agradable al oído (increíble ¿cierto?). “Now” retomó la agresión y la locura, creándome un paréntesis mental donde inmediatamente vi la portada del Behold The Failure de los suizos Mumakil debido a su composición. Aparte de ello, la etiqueta technical cada vez se la ganaban más a pulso mientras avanzaban los segundos y los redobles, sumado a su brutalidad y el impetuoso talento vocal entregado aquí.


Confirmando mi teoría de la equidad estructural, me cayó encima un track engañoso titulado “Room 7” que me hizo creer que Antigama se dio el lujo de hacernos una canción lenta pero cometí un grave error de cálculo porque sin aviso me encontré en un vórtice de notas de bajo protagonistas, cortesía del maestro Kucharski. Las guitarras se liberan agudas, en cuanto ciertos susurros se cuelan entre líneas vocales evocando la locura de una programación cognitiva insana. El coro es suelto y ajeno a cualquier pensamiento burdo de los temas en el grindcore, éste tiene estructura musical. La pista homónima es una total sorpresa para mí. Lejos de ser la de mayor duración en el EP, nos topamos con un despliegue de naturaleza ambiental, perturbadora y lenta, muy divergente a la esencia que se amalgama con la reproducción. Aquí noté una importante exploración de otros terrenos por parte de la banda interactuando con una interesante implementación de toms al unísono de una melodía base en los tonos graves de las cuerdas y unos growls en segundo plano proyectando mucho dramatismo. Me fascinó. Para cerrar, “Shut Up” nos da un desenlace que parte de una ascendencia rítmica percusionista, que en aumento de los tiempos nos deleita con un solo express por parte de "Paul" Jaroszewicz irradiando furia. En un punto clave se amarra con el resto de la instrumentación. Aquí debo destacar algo y es que al escucharlo no lo concebía: mientras me tragaba los momentos finales en los versos, escuché fry’s de cimento melódico que me agradaron sobremanera. Finalizar con la misma fórmula en la batería a la inversa, es decir, en degrado de tiempos en solitario y escuchar el estornudo instrumental que marcó el cierre, fue para mí una epopeya figurativa personal donde me encontraba disfrutando de un delicioso platillo, el cual sin más, me lo arrebataron.

¿Qué más puedo decir? Puedo asegurar que nos han entregado el más complejo material de su registro, uno que muestra un maduro balance entre la experiencia y talento de innovación por parte de estos polacos. Es rápido, amenazante y por desgracia, efímero. En lo personal me hubiera encantado seguir recibiendo metralla de temas bajo la influencia de Depressant pero creo a la vez, que es una buena decisión demostrar grindcore ejemplar en tan solo 19 minutos. Una felicitación a James Plotkiny y a Pawel Grabowski por esa magnífica labor de producción que resultó en algo muy pulcro y de alta calidad. Bravo.

8.5 / 10


¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2017 RTMB