3 nov. 2017

...No sé cómo es que pudieron conjugar la furia, la oscuridad, el terror y la correcta forma para ejecutar la mezcla de todo musicalmente, pero me hicieron encadenarme a la escucha hasta el final...



  • Genre(s):
  • Death | Black Metal
  • Release Date:
  • 13 / Oct / 17
  • For Fans Of:
  • Adversarial, Impetuous Ritual, Abyssal, Portal
  • Links:
Imagina un panorama dominado por la densidad de un aire contaminado lleno de maquinarias abandonadas víctimas del óxido bajo un cielo sepia que amenaza con sucumbir encima de ti. Bueno, así me he sentido desde que escuché lo que a continuación les presentaré. Fuí delegado a escuchar una obra que profanó algunos recovecos muy íntimos en mí, por un listado de temas que me hizo recordar lo fuerte que puede pegar la mera intención de pensar que eres inmune a las más magras experiencias musicales y descubrir que no es así, que eres aún un mínimo y sencillo espectador ante un formidable y gigantesco mundo que influye, penetra, vive y se alimenta de tus reacciones. Altarage, señoras y señores, me dejó con sentimientos encontrados y de la siguiente forma es como he podido sobrevivir a lo torcido y ambicioso que puede resultar el coito entre el death metal y el black metal.

La raíz de todo se encuentra en el misticismo que cargan los responsables de crear este material y es que si no conoces quién es quien está detrás de todo, no te preocupes, no eres el único. La lúgubre atmósfera presencial es un elemento clave para la idea que pretende crear la banda vasca (bien lograda por cierto), siempre manipulada en aras del horror, del anonimato, del surrealismo y de la más temible maldad concebida en el espíritu humano. Endinghent es el nombre de la nueva composición de larga duración de estos seres paranormales lanzada a través de Season Of Mist este año. “Incessant Magma” es el principio de todo. Es decir poco que la mezcla de ruidos inmediata funge como perfecta patada inicial para comenzar a espesar la atmosfera sin necesidad de toques ambientales. El riff y la velocidad pausada de la batería son suficientes para crearla. Los growls demuestran un registro súper grave que se adecua bastante bien a la línea deseada. Poco más de 5 minutos de una buena fusión de géneros. “Spearheaderon” suelta energía un tanto más agresiva que nos deja ver la influencia death del disco, por un momento me hizo trasladarme a aquellos días donde Hypocrisy aún tocaba death metal puro y a identificar ciertos elementos compositivos utilizados por Anaal Nathrakh (sin las notas altas, sin el mismo salpicón de shrieks, sin cleans), sólo por dar una posible referencia clara, aunque definitivamente hay mas similitud con lo creado por los canadienses Impetuous Ritual. Hay cierta suciedad en las guitarras que noté alevosa, ya que pienso, es la manera adecuada de ejecutar este tipo de canciones que promueven la fatalidad y el fallo del orden de los planos temporales como lo es “Cataclysmic Triada”. En ese proceso de hundir todo el ser, perdí la percepción del bajo.


Fold Ektis” despierta la tremenda posesión blacker que la banda imprime. Caja, bombo y hi-hat arrasando todo pacifico ápice de armonía de la mano de unas notas iracundas de cuerda que resuenan en los ecos de un pasado noruego. Los BPM avanzan en altibajos. En seguida “Rift”, con una instrumentación que amedrentó ligeramente mi concepción del miedo, marca un desarrollo brutal, no solo por esos gruñidos de ultratumba que hablan del vacío, la catarsis y de un limbo impensable, sino por la forma en la que con sus notas se desarrollan retomando la estructura clásica del death metal clásico. No sé cómo es que pudieron conjugar la furia, la oscuridad, el terror y la correcta forma para ejecutar la mezcla de todo musicalmente, pero me hicieron encadenarme a la escucha hasta el final. Prueba de ello es mi viaje por “Orb Terrax”, que a mi gusto es el mejor tema del álbum. Esas notas esporádicas que alcanzan ciertos picos altos más el ajuste de las percusiones con las cuerdas en los estribillos y esos arranques frenéticos a la par de las líricas y la talentosa manera de fundir el género mortal con el negro me parece alucinante. “Weighter” es el único track donde logré probar un poco de ese bajo en solitario. Es claro que en todo el disco está presente pero personalmente me hubiera gustado que resaltara en más ocasiones. En este tema, hay un previo riffero a un despilfarro de locura que me dejó esperando algo más que un aumento de velocidad como en las pistas anteriores. Aún con esto es una canción buena que se encuentra en la misma línea perceptiva, siendo la de mayor duración. Finalmente “Barrier”, no se aleja tampoco del resto, sin embargo esta es ligeramente más lenta que la precedente y contiene unas notables figuras que sirven como divisoras ante los desplantes de poder. El desenlace es espeso y se apaga con lentitud en repeticiones que al oído se prenden, interminables.

Al acabar me encontré alabando en cierto grado la obra y a la vez exigiendo un poco más en calidad, no en cantidad. Este choque de pensares resultó de mi satisfacción al escuchar todo de principio a fin, sin embargo después de haberme preparado terreno con su fuerte Nihl del año pasado sé con seguridad que se puede provocar una inspiración aún más fructífera que lo que mi procesador de mis fobias a placer acató con esta obra, no obstante volvería a escucharlo unas cuantas veces más antes de su próximo material.

8 / 10


¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2017 RTMB