29 nov. 2017

"Sinfonicamente encantador, siguiendo lineas musicales versátiles y sutiles de manera estética e intrigante"




  • Genre(s):
  • Orchestral Doom | Death Metal
  • Release Date:
  • 18 / Jan / 2018
  • For Fans Of:
  • Septicflesh, This Misery Garden, Dreamgrave
  • Links:
Tengo que admitir que desde que era muy joven siempre me fascinó la música sinfónica y cuando en mi adolescencia encontré bandas de esta índole quedé encantado. Sin criterio alguno decía y pensaba que todo aquel que llevase orquesta o arreglos sinfónicos era lo mejor; con el tiempo fui aprendiendo que ese género era muy usado a tal grado que sonaba repetitivo, llegó un punto donde comencé a despreciarlo y tenerle asco, no quería saber más de estas bandas ni de esta propuesta por muy interesante que fuera. Cuando empecé a tener hambre de encontrar y escuchar más música a veces me surgían antojos sinfónicos que tenía que saciar. Después de perdonar al symphonic me di la oportunidad de retomarlo ahora en una medida más saludable y con un mejor criterio, el resto es historia. Ha habido cosas buenas y malas, y Rise of Avernus, una de esas bandas que si hubiese escuchado a tiempo podria haber reconsiderado regresar al género mucho antes de lo que hice.

No conocida hasta hace cuatro años con su primer disco L’Apple du Vide, estos australianos dieron una cara muy distinta a las bandas góticas que gustaban de mezclar sus composiciones con death y ejecuciones progresivas. Me gustaría pensar que no muchos apreciaron a la banda por la clase de difusión que la competencia tenía, pues considero que su primer disco pudo haber quedado en memoria de muchos de no haber sido que ese mismo año surgieron más bandas y propuestas que no permitieron a Rise of Avernus estar ni siquiera debajo de una sombra, pero estoy seguro que la razón de su regreso después de cinco años es para llamar la atención que no tuvieron en el pasado con su disco titulado Eigengrau.

Es necesario decir que cualquier pensamiento de ejecuciones rápidas, solos de guitarras o baterías destroza caras deben ser retirados de la mesa de expectativas pues este disco se toma su tiempo después de estar un rato en escenario, no es de temas largos pero el modus operandi de composición de estos chicos no es precisamente el más veloz, dando una intención sinfónico-ambiental, su música es de un ritmo medio el cual se presta perfectamente para los arreglos sinfónicos que de hecho están tan bien pulidos que se sienten provenientes de instrumentos orgánicos, este factor aumenta de poder cuando los sonidos varían más que de simples alusiones a las cuerdas.


“Terminus” nos deja pasar a este disco y toma el papel de la canción que traerá una dirección death más llamativa para aquellos que no gusten tanto de lo lento, de varias formas complace a los fanáticos que busquen un poco de rapidez con tendencias symphonic para endulzar la cosa. Es desde el segundo tema “Ad Infinitum” que algunas sorpresas empiezan a florecer, principalmente las composiciones y ejecuciones sinfónicas en todos los aspectos y que encontraremos dispersos en todas las canciones, sumamente llamativo sin mencionar que enriquece la versatilidad de las melodías al proporcionar secciones de guitarras progresivas que captan la atención de una manera sublime como en “Eigenlicht”, que también enaltece al escucha con una gran gama de sonidos y cambio de tiempos, del mismo modo el teclado forma una parte importante no sólo por cómo proporciona las orquestaciones si no también por cómo maneja la atmósfera a su antojo en muchos momentos clave para la relajación; como el anterior mencionado y “Gehenna” brillan por el contraste gótico que da.

Algunas personas encontrarán en Rise of Avernus algunas tendencias e influencias, no puedo ser el único que escuche estas maravillosas orquestaciones y piense en cierta banda séptica griega, que suena relativamente parecido pero no los hace una copia, pues cada tema tiene una intención diferente y se siente única; en algunas ocasiones podrán presentarse ciertos momentos lineales pero nada que quite el buen sabor que nos dejan las canciones. Pese a lo medianamente lento que a veces se sienten los temas, muchos son demasiado dinámicos, “Tempest” es uno de mis personales favoritos, junto con “Forged in Ei”, “Eigenlicht” y “Into Aetherium” por cómo encajan en cada oído presentando un formidable dinamismo rítmico de tiempos, además de ejecuciones progresivas y las mejores secciones sinfónicas en todo el disco.

Eigengrau es el ejemplo perfecto de cómo se “vuelve a empezar” con el pie derecho, no sólo para estos chicos, sino también para el 2018. Es sinfonicamente encantador, siguiendo lineas musicales versátiles y sutiles de manera estética e intrigante, y un claro mensaje a los que no le pusieron atención a la banda en sus inicios. Rise of Avernus se alza este nuevo año.

8 / 10


¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2017 RTMB