15 oct. 2017

De desesperación, agonía y alivio, musicalmente se abre camino hacia una obra dramática de producción épica, esencial en todas sus partes.



  • Genre(s):
  • Progressive Black Metal
  • Release Date:
  • 17 / Oct / 2017
  • For Fans Of:
  • Ne Obliviscaris, Slice the Cake
  • Links:
Xanthochroid es una banda de nombre tan peculiar que, mencionarlo ya delata todo sobre la clase de artistas que hablamos. Los últimos meses ha habido mucha expectativa en torno al par de lanzamientos que ellos venían prometiendo y creo que no ha faltado sitio de metal abierto que no recomendara Of Erthe And Axen” Act I, haciendo énfasis en lo bien logrado que es, mismo que Alan reseñó previamente a detalle y ahora me tiene para cubrir la parte culminante días antes del estreno. No creo que llegaras a la reseña esperando conocerlos por primera vez, pero en caso contrario puedes leer la anterior y obtener todo el trasfondo que necesites sobre la banda. Asumiendo que no lo ocupes vamos directo al asunto.

Of Erthe And Axen” Act II trae de lleno la acción que deseábamos quienes venimos siguiendo el sonido de la banda, el gusto que apela a los interesados del black metal multifacético y repleto de musicalidad, según lo mostrado en el álbum del 2012.

El primero de esta obra en dos partes, nos mostraba a campo abierto los aspectos fantásticos que los componen y sus capacidades, desenvolviendo una historia madura desde lo instrumental, mantenidos únicamente en lo melódico, pero analizado ambos trabajos, es claro que no compite en el resultado con los alcances de lo segundo. Esto es lo que creo, visto en retrospectiva el acto I parece demasiado pasivo para su propio bien, en cambio el acto II, se apodera de la historia de inmediato y se convierte en el responsable de hacer que las cosas pasen, se arriesga trayendo piezas de tensión y clímax, compitiendo por quedar entre lo más fascinante que se haya escuchado (o así lo creo), al menos dentro del universo sonoro que había quedado pendiente desde Blessed He With Boils.


Si quisiera comparar el humor de ambos actos o la diferencia del escenario que me plantean, diría que en ambos existe una atmósfera de fantasía, aunque acá no permanece la armonía de trovadores cantando alegres a la orilla del mar sobre olas batientes y días iluminados, esa inocencia se invade de la presencia de algo más, envenenando la mano de los compositores, inspirados a verter emociones abrumadoras sobre la historia y manchar el escenario de tragedia, con canciones que crecen oscuras, amedrentando al escucha en el proceso. La narrativa pondría al trovador en su capacidad de hombre despojado, arrodillado a merced de su diminutez contra la inmensidad de las aguas frente a él. O básicamente cualquier idea que surja de la situación vulnerable que sugiere en la portada.

De desesperación, agonía y alivio, musicalmente se abre camino hacia una obra dramática de la que Xanthochroid alardea durante 50 minutos, combinando la teatralidad recurrente de géneros casi en lo gótico, de aire ambiental y folk apegado al romanticismo medieval; sumándose están el conjunto de coros, versos y estrofas hechos a la medida de los suprahumanos que intentan describir a través del relato.

Cada canción cuenta su selección de arreglos personales, dispuestos como si fueran opciones únicas dentro de un amplísimo catálogo a descubrir. Con las debidas acentuaciones de un metal extremo en lo vocal y la instrumentación, más los suficientes altibajos dando caracter a los temas, les alcanza de sobra para hacer una producción épica completamente redonda, esencial en todas sus partes. El desarrollo es natural, demasiado natural a veces, no se esfuerzan tanto en mantenerse auténticos al paso de las canciones y lo que esperarías del momento lo obtienes antes de comprometer la fluidez de la idea. Ya sea en sinfonías o el manejo de la pauta, los nuevos ritmos no están para exagerar algún momento de la melodía, llegan como los esperas y se sienten pensados donde harían falta. En el transcurso es notable que nada quedó fuera de lugar o puesto como vanidad del artista.

No importa que hablemos de un estilo con mucha potencia y dinámicas de progressive black metal como pasa en la canción "Of Strength and the Lust for Power" y (mi favorita) “Through Chains that Drag Us Downward”; séase el interludio de coros celestiales que presenta “Through Caverns Old and Yawning”, o la balada elfa entre guitarra acústica y flauta que es “Walk With Me, O Winged Mother” antes de desatar las tinieblas, todo, absolutamente todo simula encajar con una realidad bien cuidada sin saturaciones en el landscape musical. Pero bueno, no quisiera irme a lo específico en la descripción de tracks.

Al final dejó de importarme si se trataba de black metal, que si la orquestación es de influencia neoclásica y los coros traen tesitura operática, es la experiencia de todo puesto junto lo que crea un trabajo increíblemente bueno. Esa experiencia que no podré sacarme de la cabeza y considero tan importante para el año como lo fue Odyssey to the West de Slice the Cake en el 2016. Antes de pensar en transcribir las emociones que entrelaza Xanthochroid ya lo habría puesto dos veces entre lo mejor de mi año.
No voy a pelear la calificación de 9.5 que Alan le dio al primer acto, pero si haré énfasis en lo superior que Of Erthe And Axen” Act II es visto individual, pensando aparte lo que sean como partes continuas de un mismo concepto.

10 / 10


¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2017 RTMB