11 oct. 2017

Hay que dejar claro que en este caso el black sólo se percibe como un fuerte condimento para lo que realmente es esto: Un febril y despiadado thrash metal corrompido por las tinieblas.



  • Genre(s):
  • Black | Thrash Metal
  • Release Date:
  • 13 / Oct / 2017
  • For Fans Of:
  • Aura Noir, Hellhammer, Dark Throne, Celtic Frost, Khold
  • Links:
Si en la música pudiéramos integrar un color para clasificarla, el gris sería totalmente para lo nuevo de Sarke. Indie Recordings se ha puesto una presea más encima dándole producción al más reciente material de estos noruegos llamado Viige Urh que se extiende en este mes como uno de los lanzamientos más arriesgados dentro de todas aquellas fronteras que toma el black metal como influencia primaria a la hora de crear. Programado a salir este 13 de octubre, manejado como black & roll dentro de su propia disquera y puesto en nuestras manos para darle un vistazo, me he dado a la tarea de examinar el formidable trabajo de esta talentosa banda.

Este LP consta de 8 relucientes canciones que se impregnan de los cimientos del black noruego temprano de la segunda oleada y algo de los orígenes mismos del género negro, es decir, aquel pegado a la línea de inicio que dejó para la posteridad Celtic Frost, Hellhammer y Bathory en sus míticos comienzos. Hay que dejar claro que en este caso el black sólo se percibe como un fuerte condimento para lo que realmente es esto: Un febril y despiadado thrash metal corrompido por las tinieblas. A diferencia del llamado blackened thrash metal que conocemos de mano de Deathhammer o de Goatwhore que es agresivo, veloz y prendido, esta exhibición es mucho más atmosférica y melódica, muy similar a lo que nos deja probar Aura Noir y Darkthrone (banda de la que proviene el vocalista) en sus últimos trabajos.


La manera en la que el álbum abre es simplemente perfecta. La pista homónima es la encargada de darnos un baño de magia inicial a través de su significado. “Viige Urh” se traduce textualmente cómo “el tiempo que ha pasado” y se carga de un sentido que toma la senda del “lo que ha transcurrido y no ha cambiado”. La idea central de la canción que radica en el título se aglutina con una instrumentación med-tempo y un desarrollo lírico lúgubre que provoca que el oyente se hunda en todas las interacciones musicales que se presentan segundo a segundo. La voz de Nocturno Culto es un gruñido con base melódica que no alcanza a concretar las características de un gutural común, es más como un fry de tonos muy graves que se mimetiza adecuadamente al sonido impreso en los tracks. Atención a los riffs, enteros y sólidos al igual que la ambientación lograda con los teclados de Anders Hunstad. “Dagger Entombed” es por mucho uno de mis temas favoritos con un breakdown sutil a la entrada y con un desenvolvimiento ejemplar en base a riffs cuadrados pero no monótonos, fondo melódico épico, bajo estridente resaltando para rellenar esos espacios esenciales en la intención de transmitir pesadez y una batería contundente. “Age Of Sail” es el momento perfecto para sacar a relucir las habilidades de Steiner Gudensen y Stian Krabol, que de forma conjunta logran un tema muy noruego con solos de guitarra protagónicos (casi ejecutados a la heavy metal) y acompañamientos rítmicos sobresalientes en calidad de arpegios y riffs. El bajo y batería no se quedan atrás con una magnífica exhibición de graves a la vieja escuela.


Con “Upir” se nos introduce al lado frenético del álbum con partes basadas en melodías de órgano y un ligero aumento de velocidad. La sorpresa llega al desarrollarse “Jutul”, una verdadera joya que resalta su brillo propio con arreglos bien colocados de líneas vocales femeninas en una tesitura dulce y dramática a la vez, a cargo de una Lena Floitmoen totalmente desconocida para la rama extrema de la música. Además de eso el espesor con el que la pista evoluciona es ejemplar. “Punishment To Confessions” abre una brecha en el tiempo por medio de su avanzar lento y armónico, emulando la sombra que proyecta el Filosofem de Burzum hasta nuestros días. La guitarra se encarga de servir como mediador aún más que la propia voz. “Knifehall” se olvida un poco del tinte oscuro con el que hasta ahora escala el material para pavonearse como el ejemplo de dinamismo y ritmo perfecto para menear la cabeza. Finalmente “Evolution and Fate” retoma la estructura clásica del blackened thrash suizo y crea un cierre bastante bueno muy a la Quorthon en sus primeras muestras de aportes al viking metal, tanto por sus interacciones melódicas con el teclado como por su excelso desenlace de vibratos y rasgueos.

Concluyendo, puedo decir que estamos frente a un exquisito álbum que llena cualquier perspectiva que pudiera generarse tomando como punto de partida la categoría en la que éste se encuentra. Es sin duda de lo mejor que he escuchado en lo que va del año y que recomendaría ampliamente a cualquiera que se encuentre buscando un disco para admirar y disfrutar. Fresco, dominante, catchy. No caer en predisposiciones es mi consejo. No todo lo tocado por el black metal suena enteramente demoníaco y éste es un claro ejemplo.

8.5 / 10


¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2017 RTMB