21 oct. 2017

"...con un EP y un par de lanzamientos de larga duración en su haber, buscan ahora un punto de inflexión hacia un reconocimiento global con una bélica y catastrófica propuesta..."



  • Genre(s):
  • Death Metal | Deathcore
  • Release Date:
  • 27 / Oct / 2017
  • For Fans Of:
  • Despised Icon, Dying Fetus, Thy Art Is Murder
  • Links:
¿Cuál es la primicia que se viene a la mente cuando las bandas incluyen palabras tales como “necro” en su nombre? Me parece bastante claro, no esperemos algún tipo de delicadeza o sutileza.

El sello alemán Rising Nemesis Records (también con un apelativo singular) es reconocido por su colaboración con bandas que no menguan en su brutalidad, tanto así que su lista actual se conforma con nombres como Begging For Incest, Analepsy y Acranius, por nombrar algunas. Ya con un enfoque mundial pero claramente especializándose en la zona del viejo continente, para este próximo 27 de octubre nos traerán el tercer material de Necrotted, siendo el primero de ellos junto a esta casa discográfica, el cual llegó a nosotros con la firme certeza de ser algo grato para seguidores de Despised Icon, Thy Art Is Murder y Dying Fetus… al leer eso simplemente no lo pude dejar pasar.

La también banda teutona tiene ya casi 10 años de existir, con un EP y un par de lanzamientos de larga duración en su haber, buscan ahora un punto de inflexión hacia un reconocimiento global con una bélica y catastrófica propuesta, Worldwide Warfare, donde se tocan distintos temas actuales como críticas sociales de un alto interés. Una primera mención a esa relación con Despised Icon y Dying Fetus radica en los créditos vocales compartidos entre un par de bestias (en el buen sentido de la palabra), Fabian y Pavlos. Mancuerna requerida apenas desde su anterior lanzamiento en 2014 (Utopia 2.0), la cual les dio un aire de renovación que les cayó de lujo, después de haber sufrido un par de movimientos en su alineación original, marcó una notable mejora en su imponente estilo.

Antes de indagar de lleno en los temas me gustaría hacer énfasis en una cosa que en realidad me pareció una lástima y que toco desde aquí porque me parece muy necesario decirlo; la mayor flaqueza del álbum se encuentra en algo ajeno a la idea plasmada en los 10 tracks: la producción, se escucha un poco débil y desproporcionada si nos ponemos atentos en esa cuestión. Dejando de lado el porqué de esto, siendo algo esencial y obviamente mejorable, por supuesto que entorpece la percepción en nosotros los escuchas y, aunque tampoco es algo reprobable, vaya que sí le resta puntos. Con esa advertencia de por medio, vamos a checar el contenido de las canciones.

El recibimiento corre a cargo de “Worldwide”, el cual nos ubica en el centro de una batalla donde los sonidos de caos y las armas detonando nos ambientan correcta y profusamente, introducción aplastante que hace relucir la intención principal del disco a base de un grandioso death metal con ricas pinceladas de slamming. “No Class But Class War”, como su nombre lo intuye, es un grito desesperado por erradicar la diferencia de las clases sociales con el último recurso, la revolución. Con base en un death potente, sweeps en las guitarras, un coro remarcado que se nota fortalecido por la disminución en la velocidad del ritmo (llámese breakdown), cortito pero conciso. Enseguida “Hunt Down The Crown” va contra los altos mandos, el cual nos sacará un buen pedo susto si estamos distraídos a su inicio. Los pequeños destellos deathcore ahora aparecen en mayor cantidad, dándole diferentes matices, los cuales van de los riffs violentos a los shouts y del intenso chuggeo al frenético desenlace asaltado por los blast beats, de los mejores.


Vile Vermin” es el tema que cuenta con su video oficial, donde podemos ver la perfecta adherencia entre los diferentes elementos que conforman la banda, nada sobra, nada falta. Una demostración general de su estilo más orientado a un metal thrashero en poco más de tres minutos, dirigidos a las ovejas que nada aportan la sociedad, directo y al grano. “The Lost Ones” es otro llamado a la gente para levantarse en contra del sistema, con un pasivo comienzo que se rompe en la mera balacera propiciada por la locura en la percusión del señor Markus. Un track donde destaca su inclinación hacia lo melódico, cosa que para nada merma la intensidad con la que se manejan, sino que es una forma de darle un poco de mayor variedad al asunto. Ya en la segunda parte del lanzamiento está “My Foray, Your Decay” como una advertencia ante la inminente rebelión, con una entrada pesada y agradable, de nuevo los versos tirados sobre la imparable inercia de la batería, un coro estándar con el nombre del tema gritadito a coro, buenos deslices en las guitarras y el bajo, muy consistente. Para cuando todo ha tomado forma está “Unity Front”, profesando el viejo dicho: “la unión hace la fuerza”, certero. Uno más que hace gala de ese dinamismo vocal increíble, breakdowns con juegos instrumentales por demás magníficos, con una estructura un tanto básica pero sin dejar pasar la oportunidad de sorprendernos con un final colosal.


Como un balde de agua fría, la trama en “Our Dominion” da un giro inesperado en lo se esperaría fuera el utópico desenlace feliz de quienes lucharon por cambiar el régimen. Uno de los temas más heavy, los incesantes bombardeos llegan de todos los frentes, sistemáticamente y con una aceleración fuera de este mundo. Saliéndose un poco del libreto regular del resto de los tracks, los últimos dos abordan cuestiones un tanto diferentes al tema de la guerra y demás. “Babylon” ciertamente inclinándose hacia una crítica a la religión y sus dogmas, más particularmente a esa iglesia que controla todavía gran parte de nuestra realidad hoy día. No tan llamativo en la parte musical, ya que a la larga se puede percibir un tanto monótono, quizá por el considerable recorrido en la totalidad del disco. Por último “Forlorn Planet” agarra un tópico bastante importante (que no hará gracia a nuestro querido rubio vecino norteamericano), la contaminación y el mal tratamiento de nosotros los humanos en nuestras peculiares maneras de obtención de recursos, donde solemos destruir cosas más vitales. Brutal y también con una línea estándar, donde un pequeño solo de guitarra le da un plus melódico en un pequeño segmento para hacer la labor de despedirnos más grata, uniendo la música extrema a este crucial asunto como un medio para tomar conciencia y frenar un poco nuestra estupidez que, de no ser tratada, finalizará en una masiva destrucción, una hecatombe imperiosa.

Así se nos fue esta decena de piezas que me han dejado con una sensación bastante agradable, haciendo a un lado la ya mencionada producción que pudo haber estado mejor, el resultado conseguido por Necrotted es algo muy destacable que no podemos ignorar. Si gustan de la ferocidad del death metal bien hecho, no duden en darse Worldwide Warfare una vez que salga, lo disfrutarán y de paso estarán haciendo conciencia con temas que valen mucho la pena considerar.

8 / 10


¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2017 RTMB