25 oct. 2017

"...el regreso de una banda después de una despedida afortunadamente fallida, ya que con Welcome To The West Coast II queda demostrado que Lionheart tiene todavía bastante que ofrecer..."



  • Genre(s):
  • Hardcore
  • Release Date:
  • 10 / Nov / 2017
  • For Fans Of:
  • Terror, First Blood, Hatebreed
  • Links:
No es tan sencillo decir adiós definitivamente, despedirse “para siempre” tiene un nivel de dificultad bastante alto, en cualquier aspecto que podamos pensar, hay más cosas involucradas y va más allá de solamente decirlo.

La banda hardcore originaria del norte de California, Lionheart, recientemente lo ha comprobado de una manera curiosa; anunciando su regreso tras apenas haber pasado alrededor de un año de aquella publicación en 2016 donde se nos daba a conocer que, después de más de 10 años desde su formación, 2 EP’s, 4 materiales de larga duración y un éxito considerablemente alto que los llevó a pisar firmemente tierras europeas con múltiples shows y una aclamación importante mayoritariamente de parte de ese público del viejo continente, las dificultades y demás deberes en sus vidas privadas les hacían imposible poder preservar esa unión por más tiempo. Y como les digo, esa separación no duró mucho.

Sabemos que la rentabilidad por excelencia de las bandas consolidadas (y las que buscan eso) se encuentra mayormente en los ingresos generados gracias a sus presentaciones en vivo; su parte recaudada en las entradas, la venta de sus álbumes, mercancía, etc. Hago referencia a esto ya que si bien LH es una agrupación firme, hecha y derecha en todos los aspectos, su apogeo como tal no está precisamente en sus producciones discográficas o ventas electrónicas, sino en cómo se desempeñan en el escenario, tarima o simplemente frente a sus seguidores en algún show a ras de suelo (muy usual en este género), son unas bestias y lo han sabido explotar al máximo, abarrotando cualquier sitio donde se plantan y ejecutando su enérgico estilo sea donde sea.

Ahora sí, con una actitud patea-todo este próximo 10 de noviembre nos presentarán Welcome To The West Coast II, sin un concepto central en particular más que el disfrutar plenamente de la música que hacen, no tomando en cuenta a terceros nocivos y dedicado a quienes nos gusta movernos al ritmo del hxc americano con todos esos elementos que durante tanto tiempo lo han hecho grande, a pesar de tener sus raíces cien por ciento underground.

Cali Stomp” abre precisamente con la aclamación del público coreando “LHHC” (acrónimo de LionHeart HardCore), disculpándose por lo que resultó ser un breve break y de inmediato bajando la entonación. Es como cuando reabren un bar y el primer día el alcohol es cortesía de la casa, un inmejorable comienzo. Hace unos días leí que “Still Bitter Still Cold” es una de las favoritas de la misma banda y una vez escuchándola uno se da cuenta que no es para menos. Lo oscuro y grave de las guitarras va abriendo paso a Rob para que se vaya adecuando a esa base que se pone lenta y me da la seguridad de que se convertirá en uno de sus himnos predilectos más adelante. “Shelter” nos asegura la pérdida de calorías, la prominente pauta rápida y agresiva se va directamente a la hemoglobina y firmado les apostaría que el moverse a su ritmo es inevitable, más aún cuando entra el breakdown a descomponer la poca calma que todavía pudiera habernos quedado. Luego está “Cursed”, el cual me gustó por su buen uso de las voces encajando entre las variaciones de la música, si bien el género no es el más flexible, el quinteto podría dar clases de cómo generar cosas así con (aparentemente) tan poco. “Trial By Fire” nos demuestra en su video lo que significa el hardcore, ya que aparte de ser lo que brinda una personalidad en base a la música, su escena involucra todo un estilo de vida; callejero, duro y real, aquí plasmado con excelencia en una canción. “Vultures” contiene unos rasgos muy leves de ese metalcore que le han metido desde siempre, con el objetivo de que suene más “tronador”. De nuevo el bajo luciéndose para darle sabor a esa letra que literalmente hace alusión a un circle pit de buitres, de modo simbólico, un tema severo. Un descanso en “Unhinged”, un tipo de interludio muy singular, donde escuchamos unos curiosos mensajes de voz dejados en un buzón, no sé muy bien con qué intención las incluyeron pero al menos sirve como un respiro y si ponemos atención las llamadas sí causan gracia. “Thirty Years” tiene uno de los inicios más sabrosos, un groove impresionante que se convierte en headbang al instante. Sonidos en el fondo de sirenas, disparos y el mejor breakdown del disco hacen una certera antología de la vida en el barrio. “Treading Water” también incluye esa chispa metalcorera, los gritos que casi llegan a ser unos repulsivos “blegh” al más puro estilo Architects, un riff muy dinámico y pegajoso, otro tema muy agradable de escuchar. Para terminar está “LHHC ‘17”, una versión recargada y renovada de aquel tema de su álbum de 2014 que ha sido uno de los de mayor alcance en su carrera. Con el mismo ritmo pero con algunas variaciones en la letra, donde la colaboración de JJ Peters de Deez Nuts hace que la cobertura vaya más allá de tierras americanas, representando también Australia y finalizando de forma fenomenal.

Y así culmina el regreso de una banda después de una despedida afortunadamente fallida, ya que con Welcome To The West Coast II queda demostrado que Lionheart tiene todavía bastante que ofrecer a todos sus seguidores alrededor del mundo, algunos moretones incluídos, pero por la adrenalina que generan en cada presentación por supuesto que valen la pena.

8 / 10


¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2017 RTMB