31 oct. 2017

...Antes de estremecerme con esos redobles tan familiares en la música extrema, me di cuenta que estaba escuchando uno de los mejores álbumes de Exhumed, atreviéndome a posicionarlo a la par de su grandioso All Guts, No Glory del 2011...



  • Genre(s):
  • Grindcore | Death Metal
  • Release Date:
  • 13 / Oct / 17
  • For Fans Of:
  • Carcass, Aborted, Haemorrhage, Napalm Death
  • Links:
Algo en lo que incidimos continuamente en este universo de escucha activa es pensar que los exponentes han dado ya lo que tenían que dar después de cierto tiempo bajo el término “activos”. Es un total error. Pensar que una carrera larga detrás de algunos artistas o bandas truncará los futuros proyectos o que la ausencia de dos o tres años por hito los enterrará por completo es solo parte de nuestra falta de visión, particularmente hablando del metal. Y es que no me dejaran mentir que, solo por citar un ejemplo, todos pensábamos que Suffocation había entrado en un descanso eterno respecto a material nuevo después de 4 años sin ver un disco de ellos y así de repente nos entregan este 2017 un ...Of the Dark Light súper potente que hizo poner en blanco los ojos a muchos debido al orgasmo auditivo que provocó la noticia y la escucha; o ¿Que me dicen de ese Axis Mundi de Decrepit Birth después de 7 malvados años de ausencia y que sin más representó una clara evolución de su anterior trabajo? Por si fuera poco este año nos llega un plomazo directo al cráneo por parte de unos pioneros del death metal con alcances al grindcore, firmados con los majestuosos Relapse Records. Es así como los introduzco a la maligna y perturbadora escucha de Death Revenge, la más reciente faena de Exhumed.



Desde el 13 de Octubre de este año, se nos ha permitido explorar este monstruo. Hablando personalmente me dí a la labor de escuchar refinadamente cada uno de los tracks para tratar de traducir en letras cada uno de los 14 tantos (de los cuales 2 son bonus tracks) de lo que personalmente he sentido como una regresión del death metal clásico, aquel que resonaba en las videocassetteras en recopilaciones amateur a mediados de los noventa. Comenzar esta experiencia con una apertura instrumental como lo es “Death Revenge Overture”, me amarró de pies a cabeza en mi sitio y me hizo desarrollar una expectación profunda y sincera. La orquestación tétrica con aires del maestro multi-instrumentalista Mike Oldfield penetra hasta el epicentro de los nervios para poco a poco soltarse y dejar sonar el primer tema cargado de un frenesí temprano llamado “Defenders Of The Grave”. Este track me tomó por sorpresa porque para nada me esperaba ese intro espeso lleno de rabia. Se desenvuelve agradable al oído pero después de un blast beat marcado en solitario nos deja ir con toda la fuerza posible esa esencia característica de la banda llena de cruda y pura sedición a los sentidos. Un solo corto pero notable y la agitación que provocan los instrumentos enredándose conforme avanzan los segundos es en conjunto maravilloso. La labor vocal de Matt Harvey, Ross Sewage (una adquisición inteligente para este álbum) y Bud Burke en consonancia es simplemente increíble, además de no restarle cuerpo y materia al sonido ejercido por sus instrumentos respectivamente. “Lifeless” me desarmó, especialmente por su duración perfecta, sus atinados lowgrowls implementados en el momento exacto y su coro. “Dead End” me dejó apreciar de manera neta la habilidad de la batería y el bajo en una exhaltación de velocidad que favorece su digestión auditiva en gran medida. Es imperdible un momento clave del track que me hizo soltar una carcajada de satisfacción, hablo del bascoso gorgoteo que se ejecuta justo en el minuto 12:43 de la totalización del álbum (por si lo verás en streaming vía YT) y minuto 2:28 de la pista en particular, es un tributo express al buen grindcore. Los solos no se hacen esperar y los puentes cargados de rabiosos pigsqueals son un deleite. “Night Work” es la única pieza que me causó cierta confusión dado que desde el inicio se percibe una total similitud en acordes y composición a “Raining Blood” de Slayer e incluso a algunas partes de “Angel Of Death”, claro está que la interpretación es muy a lo extremo con unos growls agudos a la par de unos refuerzos bastante graves pero sin duda de pies a cabeza es una referencia clara a los integrantes del Big Four. En mi disfrute decidí tomarlo como un tributo, pero aun tengo cierta comezón en la cabeza al respecto, lo que puedo asegurar es que es un buen tema de cualquier modo. En “Unspeakable” encontré mucho del grind en trabajos pasados de la banda, un tema agradable pero algo repetitivo hasta la mitad de la canción donde se revela un cambio de tiempos y ritmo que me hizo pensar en Aborted. Genial a mis oídos. “Gravemakers Of Edinburgh” es un sensacional descanso instrumental de aires épicos que se torna brutal con un amasijo detonador de death metal en su más pútrida forma llamado “The Harrowing”.


Antes de estremecerme con esos redobles tan familiares en la música extrema, me di cuenta que estaba escuchando uno de los mejores álbumes de Exhumed, atreviéndome a posicionarlo a la par de su grandioso All Guts, No Glory del 2011. “A Funeral Party” es similar en forma a pistas anteriores pero lo que realmente hace diferenciarse del resto es su parte media que nos proporciona un delicioso estribillo responsable del seguro movimiento de cabeza que estarás haciendo. El solo es de admirarse. A partir de aquí, la ambientación se encarga de dominar el disco con una pista operada sin voz que nombrada “The Anatomy Act of 1832” se ocupa en hacerte sentir cada una de las fibras que participan en su creación. Indudablemente uno de mis arrullos favoritos en el death metal hasta ahora. “Incarnadined Hands” se revoca un grado más dinámica que el resto (si esto es posible) por la utilización de riffs consecutivos y veloces, estribillos con carga melódica y un bajo estridente que no para de destrozar el tímpano. Era de esperarse que el track homónimo fuera una total embestida de purgados gritos y un hi-hat a punto de colapsar. Ejemplar, un tema fuerte. “Death Revenge Underture” es una pieza necesaria para cerrar de forma gloriosa este trabajo de larga duración. Al igual que la “overture” es totalmente instrumental y los órganos, el piano y las percusiones son alusivas a un soundtrack de algún tráiler de terror, bastante congruente con el clásico despliegue visual que nos deja ver su artwork a cargo del talentoso Lucas Ruggieri (Woods Of Desolation, Nunslaughter). Como pilón, Exhumed regala a sus fanáticos una bestial versión de “A Lesson In Violence”, un cover a la banda Exodus que lo emprenden muy a su estilo y que a oídos míos suena genial.

Es así como finalizo formidablemente satisfecho de comerme entero el esperado regreso de estos veteranos californianos que me demostraron a gran escala que su ingenio y talento siguen latentes y que hay Exhumed para rato. Gran trabajo por parte de Jarrett Pritchard en la producción que congruo a su labor con Goatwhore y Hate Eternal beneficia el que puedo acusar de ser el perfecto regreso de un fuerte exponente del death/grind americano como referente vigente de su sonido siempre fiel. Felicidades a estos innaturales desquiciados.

9 / 10


¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2017 RTMB