24 oct. 2017

Un producto agitado que exhala la intención de ofrecer algo nuevo en el metalcore comercial.



  • Genre(s):
  • Atmospheric Metalcore
  • Release Date:
  • 27 / Oct / 2017
  • For Fans Of:
  • Northlane, The Korea, Now and On Earth, Alazka
  • Links:
Hay nuevo álbum de Atena de nombre Possessed agendado para el viernes 27 de octubre y ya se anunció en tres cortes de promoción que traen una onda tirada a lo que está de moda y es catchy, dejando ver por adelantado que se alejan de lo que fue Shades of Black Won't Bring Her Back, un álbum que en lo personal disfruté e incluso acabé incluyéndolo en los favoritos del metalcore 2015 en la página.

Quizá es la primera razón de peso por la que no dudé en darles el beneficio de la duda con este trabajo, eso y que usualmente mi gusto por el ruido va donde quiera que vaya mi atención, no importa –tanto– el estilo que desenvuelvan, el uso de clean vocals, la mezcla de electrónica o cualquier inserción random que se les ocurriera, mientras lo considere bien hecho (y dentro de cierto rango) fijo que el metalcore de Atena no dejará de gustarme.

Con esa premisa, no me considero entusiasta sino imparcial hacía lo que el grupo hace acá, pero creo igual que estos cambios no serán bien recibidos por seguidores a los que de entrada no les sabe bien que abandonaran el estilo ofensivo, pues los latigazos de grooves y breakdowns caóticos entre todo el batidero que estos noruegos despacharon con aquel segundo álbum parecían como si Vildhjarta cobrara vida a través de lo que ellos hacían, y no habría motivo de cambiarlo en primer lugar. Visto del lado bueno, puedo asegurar que aunque ese sonido tormentoso ya no es el plato fuerte de acá, Possessed es un trabajo más completo y hay una buena cantidad de agresión disuelta de fino modo.


Lo primero contra lo que el álbum compite es con seguir a la altura, para ello tenemos la incursión de un estilo versátil, muy direccionado a lo melódico y a veces un tanto cursi, pero en el mayor porcentaje se compensa con la producción que sabe ser ambiciosa al dar vida a pasajes pomposos, con arreglos sinfónicos y atmósferas electrónicas, escalas armónicas alegres y en general un producto agitado que exhala la intención de ofrecer algo nuevo, poco menos que impresionante en cada tema. La primera pieza "Possessed" deja una firme postura, algo tipo “no importa que cosas escuches ni lo que venga en la siguientes canciones, solo recuerda cómo abrimos el disco”, es una canción encabronada que contrasta lo que fueron con lo que sigue para ellos en su carrera, soltando riffs feroces y breakdowns como lo hacía Northlane en sus ratos violentos, de entrada estampándote contra el rato más denso de todos. A lo largo del álbum persiste una mezcla espesa de djent y hardcore que resulta bastante cómoda y funciona como brazo armado de los recorridos pesados, es un sonido tambien reconocible del Saturnus del grupo ruso The Korea. El twist aquí es que al instante siguiente despega un juego de voces limpias que no precisamente son acorde al tono del tema pero gracias a lo bien que se plantan amortiguan el golpe con cierta personalidad única para Atena, no podría asemejarlas con las de alguna otra banda del estilo y digo eso en el mejor de los sentidos.


Otra buena cualidad es que constantemente rompen con el humor que llevan plasmado, no se basa en la formula típica de alternar voces limpias en cada coro y en su lugar van adhiriendo matices inesperados. Es de lo más común ver trabajos del metalcore comercial que tienen energía pero siempre se mantienen al margen de cierto límite que los vuelve predecibles, hay una línea que no rebasan en cuanto al quehacer o qué incluir y esa es la idea con la que Atena juega en el disco, el llevar al borde del margen el sonido comercial en el género e inyectarle frescura que hasta cierto punto los vuelve experimental y no sabes dónde van a parar, con ideas que no son la segunda ni tercera opción y a veces parecen llevadas demasiado lejos pero funcionan sin ser rebuscadas. Por ejemplo la canción “Death Eating” donde el vocalista suelta una labia semi spoken word estilo Adrian Fitipaldes y al siguiente momento ya está haciendo un freestyle de rapcore a lo DVSR. O "Confessional", que introduce la voz de una chica creando un ambiente ligero y revienta con una atmósfera sinfónica que funge de marcapaso para que el vocalista grite encima de la mezcla respetando el sentimiento.

Los singles en sí no le hacen justicia a lo convincentes que son cuando los conectas en el orden de temas y la experiencia que ya llevan proyectada sobre los oídos. Al final puede que Possessed siga teniendo detractores, pero la verdad presenta a un grupo joven redefinido y enfocado, con una imagen limpia que seguro les dará mejores resultados a futuro. Cada álbum que han hecho se aleja más del tipo de agresión que han ido marcando pero se acerca a otros sonidos por los que han mostrado interés desde el inicio, si vamos hasta atrás tenemos Of Giants, un debut muy diferente a esto pero que ya señalaba a los de Atena curiosos por los pasajes limpios de ambientaciones bien diseñadas, y eso es lo que perfeccionan con este trabajo. Ya no son un grupo de metalcore salvaje, son algo enteramente diferente en lo que vale la pena indagar.

8 / 10


¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2017 RTMB