1 oct. 2017

¿Pueden recordar lo mucho que extrañaban a Necrophagist?, rueguen que un día no nos falte Archspire.




  • Genre(s):
  • Technical Death Metal, Progressive
  • Release Date:
  • 22 / Sep / 2017
  • For Fans Of:
  • Spawn of Possession, The Zenith Passage, Necrophagist
  • Links:
Consistencia, es la primera palabra que se me viene a la mente cuando se habla de bandas de este tipo, existen bandas que a lo largo de su carrera no hacen más que definir su estilo, crear un sonido propio e inconfundible, perdí la cuenta de cuantas veces escuche en pláticas melómanas y en borracheras: "¿Ese es Beyond Creation?, ¿Esos son los Black Dahlia?, ¿Suffocation, no?, ¿Cattle Decapitation?, ¿The Faceless? ¡Unos monstruos!, ¿Gorod?, esa si es sabrosura, ¿Nile?, ¿Spawn of Possesion?". Y la lista podría seguir indefinidamente bandas que alcanzaron tal cuspide, que a la mayoría de bandas actuales solo les queda emularr y tratar de seguir una línea ya trazada. ¿Alguien podría atreverse a nombrar un disco que no sea contundente de estas bandas?, no lo creo...

Desde la elitista cuna del tech death proviene Archspire, el país que en sus casi paradisiacas ciudades ha acogido a bandas como Augury (con un exquisito teaser entregado de su próximo álbum), Neuraxis, Beneath the Massacre, Cryptopsy ,Gorguts... en fin, aquí no hay un Metallica ni un Devourment que suelen ser común denominador en la carrera-escucha de un trve, aquí hay bandas contundentes que complacen a los oídos más exigentes y dedicados. Archspire no es la excepción. A lo largo de su carrera ha entregado trabajos inapelables, decisivos y aplastantes, imposibles para el oido procesar tal cantidad de notas y velocidad, así que les sugiero que no gasten energía. Esta banda es el perfecto ejemplo de "evolución musical", a lo largo de 3 álbumes han sabido capturar a este escucha y mantenerlo firme en una idea. Esta nunca será la música de las masas, ni será ejecutada o escuchada por un individuo aleatorio, esto es único y puro como el boxeo... esperen, explicaré eso. Recientemente se retiró Andre Ward, un boxeador elite criticado por tener un estilo boxístico parecido al del polémico Floyd Mayweather, mantuvo por años su estilo, nunca quiso satisfacer al fanático standard y fuera de ser expresivo y maleducado como Floyd, el pronuncio una frase que nunca olvidare: "El boxeo como el Jazz, entre más sofisticado, más dificl de apreciar"


All Shall Align se presentó en el 2011, con un estilo difícilmente escuchado anteriormente para un servidor, con una grabación un poco deficiente, pero sin cometer el pecado de negarle algo al escucha. La batería se escuchaba primitiva con sonidos en los platillos y en la tarola que parecían de baja calidad (después me enteraría que era parte de una propuesta), la capacidad mostrada en los instrumentos y en la voz era casi inhumana, con una capacidad para el ataque que pocas bandas habían mostrado anteriormente, no demasiada melodía, pero esos escasos momentos eran sumamente memorables. Un álbum que a decir verdad escuche por accidente al agarrar el celular de un amigo sin permiso, grabaciones como "Ghosts Of Silent Tongue", "Ancient Of Ancients" y "Rapid Elemental Dissolve" llenaron el vacío de ese tiempo.

Nadie estaba listo para The Lucid Collective el álbum que hacía a Archspire la banda necesaria. La grabación era excelente, sobresaliente respecto al anterior álbum. La musicalidad y los tiempos eran mejor manejados, una estructura superior que los despegaba de ser una banda más del montón. Como menciono en mi anterior reseña a Inverted Serenity, este género ya está para algo más allá de las habilidades que lo hacen extraordinario, los fans exigimos que todo ese cúmulo de notas y ritmos nos muevan provocando algo más que solo admiración. Cada canción tiene su hilo y su mérito con riffs memorables que no se pierden en la velocidad, los intros y pasajes son colocados en momentos indicados, pero algo como "Lucid Collective Somnambulation" no se había escuchado antes, es la pieza que abría aquel álbum, con el tiempo pasado convertido en un himno del género. Después de un trabajo bien hecho, bandas de esta estirpe siempre crean una gran expectativa alrededor de los fans al anunciar un nuevo álbum. Tras adherir a su nuevo bajista Jared Smith en 6 cuerdas, para entregarle más sonido que en el anterior trabajo, con una línea sobresaliente, acentuando los tonos agudos en las guitarras, con tappings que aumentan su volumen y gustando en desprenderse de las guitarras y exponerse en solitario.



Season of Mist respaldando a la que es quizá la banda con más potencial en el género, llega en este 2017 con Relentless Mutation, con sus características guitarras de 7 y 8 cuerdas pertenecientes a Tobi Morelli y Dean Lamb respectivamente, envolviendonos en ritmos rimbombantes, soleos constantes y tappings hipnóticos con sus poderosas Kiesel. Spencer Prewett que al paso de estos años se ha convertido en el referente máximo de la velocidad en su batería capaz de superar los 350bpm, tal vez el integrante que más definido tiene su estilo en ejecución. Y el inigualable Oli Peters que siempre ha atribuido su mayor influencia vocal al legendario rapero Tech N9ne, Peters consigue algo jamás visto en el género incrustando la velocidad vocal de un rapero y un gran trabajo en las líricas, despreciando los coros y mezclando ataques vocales en una gran base instrumental. Un integrante indispensable para el estilo de la banda con su conocida frase ¡Stay Tech!.

Relentless Mutation es un golpe fuerte en la escena de tech death con un año para el recuerdo. Cuando Cytotoxyn presentó Gammagedon supe que superar trabajos así iba a ser difícil, con el resto de los géneros en decadencia o siguiendo un camino incierto, el death metal junto con todas sus vertientes se perfila para ser el siguiente súper género de la música extrema. Consolidación es la etapa que la banda cierra con este lanzamiento, es cierto que el tiempo dicta la relevancia de cualquier obra de arte, pero desde ya se puede decir que está destinado a ser un álbum imprescindible. Desde la expectativa tan alta que lo rodeó, se convirtió en un trabajo que corría el riesgo de ser aplastado en el caso de ser malo, así que no te preocupes, de haber sido así, ya lo sabrías, el legado de Archspire está más seguro y a salvo que nunca.


"Involuntary Doppelganger" fue el primer adelanto y dejó claro que lo hecho en el anterior álbum iba a ser potenciado. Desde el golpe inicial, el riff, los remates y el juego de platillos preparándote para una memorable canción, un lyric video imposible de seguir, pero en la calma de la lectura se puede entender el mensaje acerca del enemigo interior de cada ser, recordándome irremediablemente la película "Enemy" de Denis Villeneuve. Una canción dinámica, con ritmos intrincados, impredecibles e inolvidables con la repetición.

"Remote Tumour Seeker" a pesar de no bajar la velocidad, nos ofrece un viaje menos intrincado, tiene un sabor a vieja escuela en ciertos momentos. "Relentless Mutation" comienza con un intro relajante con un bajo en tapping y el característico sonido de un Tech 21 de SansAmp, exquisito. "The Mimic Well" nos muestra el lado más neoclásico de la banda con transiciones armónicas entre sus característicos ataques y solos. En "Calamus Will Animate", Oli Peters se complace en presentar su rapidez y habilidad vocal, como ya lo hiciera en el anterior álbum en la canción "Fathom Infinite Depth". Escuchar "A Dark Horizontal" es triste, sabes que es la última canción del álbum y que es la última pieza brutal de este pedigree que disfrutarás por largo tiempo, saben compensarlo con una despedida agradable y nostálgica a la mitad, pero con una violencia que dura 6 minutos y que te dejará un dulce sabor en la boca. La batería queda dominando y dictando la temática del ritmo de los riffs. "Human Murmuration" es excelsa, sin duda la canción cumbre y más ambiciosa del álbum. No creo ser el único que agradece los playthroughs, ¿la visión es un placer y nuestro sentido más apreciado, no?, pues aquí convergen el oído y la visión para entregar toda una experiencia al apreciar la calidad de composición que estos músicos poseen. Dluyen sus habilidades perfectamente con una guitarra de cada lado de los auriculares, el bajo siendo el soporte de todo y brindando una multifacética manera de apreciar las piezas, la nitidez mostrada en la producción es obra de Dave Otero (Flatline Audio). La grabación de la batería es notablemente más orgánica, más natural, ¿no me creés?, escucha el álbum en audio de un solo canal (Mono) y notaras la diferencia.

Si se le puede reclamar algo a la banda, es la brevedad de sus álbumes, este último con 30 minutos de duración, ninguno de sus trabajos supera los 40 minutos, y eso para un melómano recorrido apenas es una probada. La ventaja es la disposición que tiene el disco a ser escuchado varias veces, dado que todos esos matices no se pueden captar de de una o segunda escuchada. En conclusión, Archspire se superó con creces y está listo para dar el siguiente paso como banda y convertirse en el gran referente. Con este tipo de consistencia no les tomará demasiado tiempo. ¿Pueden recordar lo mucho que extrañaban a Necrophagist?, rueguen que un día no nos falte Archspire.

9 / 10


¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2017 RTMB