27 oct. 2017

"Vvon Dogma I en realidad te hace sentir que existe una progresión bien planificada que pretende hacerte atravesar distintas etapas hasta llegar a un lugar seguro"



  • Genre(s):
  • Experimental | Progressive Metal
  • Release Date:
  • 27 / Oct / 2017
  • For Fans Of:
  • Felix Martin, Jeff Loomis, Animals as Leaders
  • Links:
Los side y solo projects formados a partir de la separación de una banda siempre dan de que hablar; cuando este proyecto incluye un bajo de 9 cuerdas y el uso del vocoder entonces sabemos que estamos ante algo diferente, que de fijo busca explorar a través de métodos que rompen con el arquetipo de lo común, varios de los géneros y sonidos, algunos de ellos en decadencia, que en algún punto del tiempo supusieron una gran tendencia y que con el paso del tiempo se fueron quedando atrás.

Vvon Dogma I se trata de Frederick Filiatrault, mejor conocido como ChaotH, quien formó parte de la banda canadiense de metal extremo/avant-garde, UneXpecT, desde principios del nuevo milenio hasta el 2015, cuando la banda anunció su separación oficial tras haber estado 3 años en hiato. Seamos honestos, la banda no se habría convertido en una figura tan representativa si ChaotH no hubiese formado parte de ellos, tan solo su propia imagen llamaba por completo la atención: hombre blanco, con rastas enormes y un bajo de 9 cuerdas. Su pericia en el instrumento le ganó todo el derecho de usar lo que entonces parecía una completa ridiculez; interesante cómo a partir de finales de los años dos mil el uso de guitarras y bajos de 7 cuerdas o más se estandarizó al punto en que cada mes aparecían nuevos grupos haciendo playthroughs donde es claro que dos cuerdas menos habría sido más que suficiente. Ya desde 2011 ChaotH había hecho público que se encontraba trabajando en un proyecto alterno en el que “las 9 cuerdas brillarían en toda su gloria”. 6 años han pasado y seguramente dicho proyecto sufrió muchas alteraciones o incluso pudo haber desaparecido por completo siendo reemplazado por varios más.


Communion es, sin embargo, un EP de cuatro piezas que poco puede asociarse a UneXpecT. No solo se aleja del frenetismo que caracterizaba a la banda, además está dirigido a un público mucho más amplio, pues si de algo que carecieron los canadienses a lo largo de su carrera, fue de un buen alcance a audiencias menos especializadas debido a la complejidad de su música. Filiatrault se expresa al respecto de su nueva creación como el momento en que das un paso hacia tu segunda encarnación y te vuelves infinitamente más consciente. ¿Pero cómo se ve reflejada esta visión en su música? En primer lugar, el derroche de notas por segundo se ve eliminado de la ecuación, en ningún momento del EP te sientes abrumado por no saber qué está pasando y por qué, en realidad, este es un punto muy fuerte a su favor; cuando UneXpecT te hacía cuestionarte lo que estaba sucediendo tras música tan caótica y el motivo detrás de las vorágines, Vvon Dogma I realmente te hace sentir que existe una progresión bien planificada que pretende hacerte atravesar distintas etapas hasta llegar a un lugar seguro. Seguro, el trayecto es muy corto y su duración es el aspecto más flojo de todos, te deja con ganas de más y no importa que sea autoconcluyente, no se siente como algo que te pueda dejar completamente satisfecho, siendo apenas una (maravillosa) entrada en el menú del nuevo restaurante de la ciudad. Olvídense del shredding en exceso, aquí no encontrarán más que medidas exactas y bien proporcionadas, no solo en el bajo, sino en el resto de los instrumentos. Blaise B. Léonard se encuentra a cargo de los sintetizadores, y no podría terminar de recalcar el buen trabajo que hace, las atmósferas junto con las voces de Filialtrault hacen un dúo en extremo concordante, en brevísimos momentos inclusive sacando a relucir las influencias de la música clásica contemporánea cuando suena el violín, que también corre a cargo de Léonard. La guitarra de Yoan Marier-Proulx también se encuentra en su punto, alternando el protagonismo con el bajo equitativamente, yendo de la mano de Kevin Alexander, batería de la banda, que termina de agregar la sustancia necesaria para volver contundente cada uno de los momentos en el material.

Las influencias de Communion son cuento de nunca acabar, desde un Cynic muy remarcado (no solo por el uso del vocoder), la insania y el desvarío de Igorrr, las estructuras más experimentales de Deftones hasta las obras de compositores de bandas sonoras como Hans Zimmer o Clint Masell. Como mencionaba arriba, no hay un derroche de técnica y tiempos alocados como a los que estábamos acostumbrados (not) en UneXpecT, los cuatro cortes de este material son muy amigables al oído y no se pretende ir más allá, en cambio, la entrega de un producto de calidad que se pueda digerir de inmediato es el foco de atención.

Descansar el oído de lo que lanzamientos de la segunda mitad del año le han hecho es algo que grupos como Vvon Dogma I facilitan, y eso no significa que su calidad sea inferior. Frederick Filiatrault es considerado por muchos uno de los bajistas más competentes del rock y el metal contemporáneos y no creo que sea algo refutable, los seguidores más fieles, entonces, esperan mucho de todo lo que el canadiense escribe; Communion, sin tratar de ser sensacionalista, es la carnada necesaria para engancharlos a ellos y a todos aquellos que tengan el placer de escucharlo, solo queda esperar que no sea algo en vano y en un futuro a corto plazo podamos degustar de un menú más amplio por parte de Vvon Dogma I o cualquier otra cosa que tenga en mente ChaotH y los músicos de su elección.

8 / 10


¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2017 RTMB