12 sep. 2017



Una de las combinaciones más esperadas por las grandes ciudades de la República Mexicana terminó su gira el día de ayer en Guadalajara, Jalisco; Revocation + The Black Dahlia Murder. El Foro Independencia fue el lugar seleccionado por Chamuco Productions para dicha fecha, con el apoyo de la productora Urban Decay, el resultado fue mágico, dos grandes exponentes de la música extrema norteamericana con la participación de la Dance Now Bitch y Serocs como muestra de la calidad que manejamos de este lado del país.

Nos dimos a la tarea de llegar desde temprano al lugar indicado, el reloj daba las 7:00 pm, el número de personas formadas para entrar era pronunciado, el tiempo seguía avanzando y cuando abrieron las puertas del foro la fila ya daba la vuelta a la manzana. Los fans entraron y algunos tomaron su lugar al frente disfrutando las pruebas de sonido, otros salieron a la terraza a esperar que el show comenzará. Dance Now Bitch abrió punta, originarios de la perla tapatía, Santiago Zamoratigui en la bataca, Marcos B. en la voz, Pablo Barajas en la guitarra y Carlos Muñiz en el bajo, demostraron la potencia que han ido evolucionando con su blackened deathcore desde su aparición en 2007 hasta sus últimos trabajos y cambios de alineación.

Seguidos y con la noche avanzando, subió al entarimado una agrupación bastante peculiar que rompe con la idea tradicional de una banda local, pues Serocs está integrada por diferentes piezas internacionales, liderada por Antonio Freyre y con elementos desde Canadá, Finlandia y USA «...es un rollo... los de ayer son la alineación en México; Isaac González en la batería, Gabriel Quintero en el bajo y Jorge del Río como vocal» Comentó el multi instrumentista Antonio F. en una breve entrevista para RTMB. Después de una fuerte dosis musical para nuestros sentidos por parte de éstas bandas, el silencio se hizo de nuevo y la cuenta regresiva comenzó.


Revocation llegó imponente, los integrantes sencillos y con algunas cervezas en las manos comenzaron el show sin preámbulos con “Communion”, los gritos y el pit no se hicieron esperar, el thrash death de los norteamericanos hacía moshear a los asistentes, los Riffs de David Davidson combinados con su potente voz hacían que los rostros de los metalhead se envenenaran orillando a algunos a volverse unas bestias en el moshpit, los cambios disonantes de ritmo de algunas piezas como “Madness Opus” o “Crumbling Imperium” hicieron de la noche algo enriquecedor, electrizando los oídos de los espectadores con cada solo, cada riff, cada elemento que caracteriza a Revocation le voló los sesos a los que habíamos esperado su arribo a tierras tapatías. luego de tocar aproximadamente una hora, cerraron con “Dismantle the Dictator” dejando en sus seguidores la espinita de seguirlos escuchando, bajaron del escenario para darle paso a los también norteamericanos TBDM.


Una vez más la espera comenzó, con algo de jazz en las bocinas comenzaron a preparar el escenario, descolgaron la manta de Revocation, justo detrás de ésta y del mismo tamaño imponente, se encontraba el espectacular de The Black Dahlia Murder. Muchos no se movieron de sus lugares durante la espera, y vaya que sí fue una larga espera. Los procedentes de Michigan salieron por fin y los fans al escuchar los primeros segundos de “Everything Went Black” seguramente sintieron un flashback (me incluyo) que los llevo 10 años atrás con el lanzamiento de Nocturnal no solo por este título sino porque tocaron prácticamente todo el álbum de principio a fin haciendo que sacudieramos nuestras cabezas con todo y recuerdos; MySpace, Messenger, los ipod gordos y toscos de 30GB que resguardaban nuestras mejores discografías bajadas de Megaupload, etc. En lo personal la sinceridad de cada integrante al entregarse al público (en especial la picardía de Trevor Strnad) me puso a pensar que, a comparación de una banda que tiene mil fechas por todo el continente seguidas una de otra, estas tres fechas por México fueron especiales, pues su show no se sintió monótono, como ha pasado con otras bandas que llegan en últimas fechas a Guadalajara todos hastiados y hartos de tocar, con TBDM no fue así, pues después de tocar más de ¾ del setlist con “Nocturnal” nos deleitaron con temas como “Vlad, Son of the Dragon” y “Nightbringers” por mencionar algunos. El evento siguió su ritmo y al igual que con Revocation los asistentes enloquecieron llenos de euforia formando un circle pit prácticamente del tamaño de medio foro. Luego de tocar más de hora y media, cerraron con “Statutory Ape”, una vez más extorsionando nuestros recuerdos con ese sonido tan característico de los inicios de The Black Dahlia Murder.

Cuando bajaron del escenario el éxtasis en nuestros cuerpos era tal que no podíamos creer que la noche había llegado a su fin, las luces seguían en tonalidades azules y violetas, no había comenzado la clásica música de fondo que indica que todo terminó, creímos que saldrían de nuevo y así fue, salieron solo para despedirse, arrojar algunas púas y los setlist, luego de eso se retiraron, las luces se prendieron y con un jazz coqueto nos indicaron que por fin el show había concluido.


¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2017 RTMB