25 sep. 2017

"Los riffs psicodélicos, los encantadores bajos, los sintetizadores pomposos y atmosféricos junto con la sutil inclusión de más instrumentos crean una gran ventana para los que deseen ver desde una perspectiva más nueva lo que fue la cuna de este gran movimiento"





  • Genre(s):
  • Symphonic Progressive Rock
  • Release Date:
  • 20 / Oct / 2017
  • For Fans Of:
  • Yes, Jethro Tull, Il Balletto di Bronzo
  • Links:
Todo tiene un origen, el cual puede simplemente ser un acontecimiento aleatorio o planificado, sea cual sea la razón de lo que puede llegar a ser el génesis de un producto, no está de más platicar un poco de su historia y proceso evolutivo. En el mundo musical hay quienes consideran al progressive un género definitivo en todos los aspectos, tanto en factor creativo como de composición, sonido, etc. Seamos honestos, no es para menos, pues este estilo musical ha tomado su lugar no solo en el rock que fue su base en el pasado, ahora lo podemos ver tatuado en la piel de muchos otros estilos dando a entender que el sonido será variado, versátil y altamente rico en sonidos. Todo va tomado de la mano con lo que se escuchó muchos años atrás con las primeras bandas de progressive rock, bandas que conforme el tiempo fue avanzando su estilo no solo fue pulido si no que aplicaron una gama de sonidos e instrumentación al punto de (en ese entonces) estar en la cima de toda clase de composición. Hoy en día recordamos a dichas bandas con un gran apego a nuestros corazones y las escuchamos con mucho amor, pero incluso el mismo progressive tuvo un punto evolutivo y progreso importante, los tiempos fueron cambiando y (como dije antes) el estilo se aprecia en muchos otros géneros con sonidos distintos y muy alejados a lo que fueron en el pasado, pero para todos aquellos que ya escucharon todo lo que hubo en el pasado y aun así quieren algo nuevo solo puedo decir que sus plegarias han sido contestadas con From Silence to Somewhere, el nuevo disco de Wobbler, la máquina del tiempo que trae la paradójica afirmación: “Algo nuevo de lo viejo”.

Este nuevo viaje de la banda noruega no es para desmeritarse ni menospreciarse, es una banda cuya formación consiste de varios genios que no solo aman, si no que han practicado y ejecutado el género por años. Lo interesante de estos muchachos es cómo llevan sus composiciones a tal grado de ser como dos grandes brazos que mantienen entre éstos todo lo que fue este estilo musical en su época dorada, si conocen a Wobbler sabrán que son una combinación de todo lo que se escuchó en el pasado, tomando lo sintético, lo melódico, lo artesanal de muchos sonidos de antaño incluyendo al famoso movimiento de Italian progressive que fue un estilo extraño pero sumamente amado. Tal vez son tiempos distintos donde se piensa escuchar algo nuevo más que algo de tendencias “arcaicas” pero NUNCA está de más echarle un vistazo a las raíces y apreciarlas en "algo ¿no escuchado?"

Sin dudar de lo que están entregando, la banda nos presenta el primer tema homónimo con una duración de más de 20 minutos que trae consigo vientos setenteros y mucha vibra alegre. Bueno, a este paso creo que ya sabemos qué podemos esperar de las melodías de este muy largo primer tema, considerando ser el doble de largo que los temas del resto del disco, se puede deducir fácilmente que escucharemos (de entrada) toda la propuesta de Wobbler sin algún aviso, no es un mal movimiento, en realidad me tomó por sorpresa, es un tema sumamente sólido, lleno de tantas referencias musicales setenteras que francamente es imposible no amar la bienvenida de este disco, es como un festival que fusiona los destellantes colores de todas esas portadas de los discos de antaño junto con las melodías para convertirse en algo parecido a una oda o un tributo los artistas del pasado.


Es un disco de solamente cuatro temas, por lo que tocar cada uno a grandes rasgos no es difícil, no hablaré del resto de las canciones de manera específica pero sí con algunos comentarios clave. Extrañamente después de la gran cortina que Wobbler nos dio, viene un preludio instrumental de dos minutos titulado "Rendered in Shades of Green" que francamente no pensé que fuese tan bueno pero tiene algo que los demás temas no, un sonido orgánico en cuerdas que todo amante del progresivo aprecia en las canciones. Los dos últimos temas con duración de 10 minutos en adelante son como una separación de la primera canción manteniendo muchos elementos parecidos, pero jugando con la estructura para dar cambios perceptibles, mucho más variados y con un sentido sintético más moderado, en "Fermented Hours" y "Foxlights" se retoma mucho de lo que escuchamos con esa experimentación del movimiento italiano, alegres danzas con conmovedoras melodías que son lideradas por una base melancólica pero feliz a la vez. Debo recalcar el uso de la guitarra acústica y los instrumentos de viento, la precisión de su ejecución es justa, por no mencionar que mantiene el equilibrio en casi todos los temas, me recuerdan a muchos momentos que viví escuchando a King Crimson y Jethro Tull, por la parte sintética me recordó al Fragile de Yes y muchos momentos de Asia. De verdad este buffet está bien abastecido.

Pese a su margen bien marcado de composición y con un camino sólido por demostrar más adelante, la banda parece haber renunciado a un sendero un poco más moderno en cuanto a cómo ejecutan el progressive, la adaptación a los tiempos no siempre es buena pero han habido trabajos que mantienen el sabor de la vieja escuela con un toque experimental algo moderno como fue el caso de Invention of Knowledge de Anderson/Stolt que supo enamorar tanto a fanáticos de lo viejo como de lo nuevo. From Silence to Somewhere es más bien un regalo a los puristas del género que por algún motivo se quedaron “atrapados” en el pasado.

En tiempos modernos este disco puede parecer algo fuera de lugar por su forma tan conservadora de cómo entregar el género desde su más puro origen, aún así presiento que este disco será un grato momento para muchos. Los riffs psicodélicos, los encantadores bajos, los sintetizadores pomposos y atmosféricos junto con la sutil inclusión de más instrumentos crean una gran ventana para los que deseen ver desde una perspectiva más nueva lo que fue la cuna de este gran movimiento que parece no tener fin, ni lo tendrá.

8 / 10


¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2017 RTMB