3 sep. 2017

"No solo trató sino que logró muchas cosas buenas, pues tiene más facetas que no habíamos podido conocer en la propuesta de estos griegos y desempolvó lo que parecía perdido en la esencia de su música"




  • Genre(s):
  • Symphonic Death Metal
  • Release Date:
  • 1 / Sep / 2017
  • For Fans Of:
  • Chaostar, Rotting Christ, ADE
  • Links:
Cada tres años el sol es bloqueado, las arenas se convierten en cenizas y la lluvia se torna roja, todo lo inimaginablemente aberrante, atroz y sádico cobra forma física para rondar por la tierra, cada paso dado por estos entes es un pecado y atentado contra la tierra misma, devorando la flora, matando a la fauna y esclavizando a la raza humana, mientras estos sucesos ocurren, desde el negro vórtice que se plasmó en el cielo bajan dos entidades: el Titán y The Great Mass, cuya presencia trae locura y desesperación. Estas se aproximan a sentarse en unas sillas hechas de hueso y carne humana, después de haberse postrado aún queda una vacía, la cuál tiene como propósito otorgar un lugar a una nueva deidad sinfónica. Pasaron los tres años y por fin ese lugar será tomado por una malformación sin cara conocida como Codex Omega, vocifera mandamientos y trae consigo la nueva plaga de maldad a la que sucumbiremos de una manera obediente para ser cubiertos por su presencia.

Parece casi un evento cronológicamente perfecto para que estos músicos trabajen en algo que nos va a deslumbrar con luz negra, por fin la espera terminó y después de tres años la banda griega Septicflesh nos ha traído su nueva obra maestra, Codex Omega trae cosas nuevas, de alguna forma retoma demasiado a sus títulos pasados para poder complacer a los que amaron a Titan y The Great Mass, pero surge una pregunta ¿Podra llenar los zapatos de tan magníficas obras sinfónicas? Cada una tuvo lo suyo, y cada una impresionó de sobremanera tanto a los amantes de la banda como a los que apenas la conocían, se podría decir que este nuevo título no se queda atrás, como el fruto prohibido del Edén este disco es un tentativo placer al paladar, lleno de soberbia orquestal y brutalidad death.

El punto de partida para este gran acontecimiento empieza con el análisis de los dos primeros temas; Dante’s Inferno trae consigo una inquietante aura y aires negros con sus introductorias guitarras acústicas que pasan a ser acompañamiento de las ya tan aclamadas orquestaciones de estos compositores griegos, la verdad es un buen inicio y conforme el tema avanza le podemos notar una similitud bastante grande tanto en patrones death como sinfónicos al tema Titan; por otro lado el segundo, 3rd Testament también tiene sólidas similitudes a un tema del disco pasado, en la introducción es como escuchar el tema Burn pero con más pausas en los tiempos de las baterías y la guitarra pero manteniendo estos casi a la misma velocidad en momentos más progresivos, y con un poco más de orquesta que, en estos momentos se sienten un acompañamiento pues la mayor fuerza de la canción proviene de la banda misma más que de las sinfonías.


Profundizo en estos dos temas de entrada para decir que en mi opinión pese a su gran sonido y producción, tienen un sabor similar a canciones del disco pasado, la verdad esperaba algo más diferente en cuanto a temas que nos abrieran las puertas a este disco y luego de repasarlo varias veces tengo que confesar que sigo quedando encantado, ese pensamiento sobre los primeros temas no lo tengo en los restantes, la calidad de cada canción es magnífica y tiene muchos elementos los cuales se les deben prestar atención. Al igual que el primer tema más canciones recurren a la construcción de la ambientación mediante las guitarras acústicas como es el caso de Martyr, con sonido un poco flamenco/técnico, y por otra parte Trinity siendo el último tema las maneja como el cierre de esta gran disco. Ahora, si hablamos del alma mater que a todos nos atrapa, la orquesta, canciones como Enemy of Truth y Faceless Queen tienen una intensidad sinfónica lo suficientemente imponente como para aplacar hasta a las bandas más brutales del género que no usan orquesta, en un lado más versátil con Portrait of a Headless Man el tema tiene ocasionales ambientaciones de medio oriente, esto es un punto a favor en cuanto a la variedad musical.

Sabemos que Septicflesh es una banda cuya presentación musical es más que espléndida y llena de momentos memorables en muchos de sus temas, si bien Codex Omega me parece una delicia debo decir que hay momentos donde las orquestaciones no son de todo impactantes ni sobresalientes, en fragmentos (muy largos) el disco tiende a tener un sonido más death que sinfónico por lo que las expectativas de unos pueden verse lastimadas, en lo personal considero a su disco anterior uno mucho más versátil, amplio y creativo en cuanto al uso de la orquesta.

Es claro que con el título pasado la banda griega llegó a la cúspide de sus composiciones por lo que cualquier otro disco puede verse opacado, seamos honestos, Titan y The Great Mass son zapatos demasiado grandes para llenar, pero eso no quita que Codex Omega sea otra nueva obra maestra, para los nuevos que no han escuchado a esta banda y la quieren conocer, puede ser un muy buen comienzo y como disco introductorio  funciona perfectamente bien; No solo trató sino que logró muchas cosas buenas, pues tiene más facetas que no habíamos podido conocer en la propuesta de estos griegos, y desempolvó lo que parecía perdido en la esencia de su música. Si bien, para muchos los discos pasados pueden ser mejores que éste, su título más reciente aún dejará pasmados, enamorados, atónitos y encantados a muchos más.

9 / 10


¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2017 RTMB