28 sep. 2017

"La locura musical de Heptaedium podría ser puesta en algún lugar entre los papás del djent Meshuggah, el héroe del breakcore Igorrr, el maestro plomero Super Mario, baguettes franceses, y el mejor sitio de internet, YouPorn."




  • Genre(s):
  • Experimental | Electronic | Djent
  • Release Date:
  • 6 / Oct / 2017
  • For Fans Of:
  • The Algorithm, Meshuggah, Igorrr
  • Links:
¿Hay un límite para la bizarrez como parte de un proyecto musical? Considerando que en ningún lado existe un decreto, una ley o algo parecido que dictamine eso, ¿es siquiera válida esa pregunta?

Dado que a últimas se reduce a un tema cien por ciento personal, tratando de comprender y divagando un poco en mis vainas mentales, respondería que y no, les explico más o menos mi punto de vista.

Es verdad que disfruto demasiado de los trabajos musicales hechos bajo un riguroso y esquemático plan conceptual como background, pero también en este ámbito me ha parecido no solo interesante, sino necesaria la adición de ese toque de personalidad en distintos proyectos donde de cierto modo la estructura y lo cotidiano se vuelve algo aburrido, repetitivo, sin alma.

Es ahí donde algunos artistas (con cada letra de la palabra) sobresalen del resto, destacándose por su desfachatez a la hora de seguir una línea común, experimentando horizontes poco o nada explorados y en ocasiones logrando cosas increíbles e inimaginables (llámese Gautier Serre, Serj Tankian, por nombrar un par de mis preferidos fuera del molde, guardando proporciones, claro) para personas como yo, ahí es donde se agradece y reconoce el atrevimiento a aquellos que logran acomodar las piezas que en un principio parecería imposible, dándole un orden al caos, tan irónico como suena, tomar parte de su peculiar imaginación y darle forma para que sea algo agradable como producto final no es sencillo, pero es una de las bondades que solo la música hace posible.

Una de esas personas que se ha echado un clavado en lo antes dicho es el francés Florent Lambert, artista detrás del proyecto de nombre Heptaedium, que para empezar nos lo describe más o menos así:
“La locura musical de Heptaedium podría ser puesta en algún lugar entre los papás del djent Meshuggah, el héroe del breakcore Igorrr, el maestro plomero Super Mario, baguettes franceses, y el mejor sitio de internet, YouPorn. Piénsalo como una versión depresiva y bajo la cocaína de The Algorithm, donde lo pesado del djent se mezcla con grandes dosis de chiptune y synthwave.”
Uhmmm… sí, aunque esté difícil de creer, es totalmente cierto que esta es una descripción oficial que viene junto al lanzamiento de su tercer material en los últimos tres años, How Long Shall I Suffer Here?, el cual saldrá ya el 6 de octubre a través de Apathia Records y que hemos tenido el placer de escuchar con anticipación.

Primero lo primero, no hay algún tipo de concepto que rija en los 10 temas que lo conforman, la amalgama de cosas viene de forma aleatoria prácticamente hasta en el título de las canciones, por lo que un sentido coherente es lo que menos deberíamos esperar como trama del álbum. Razón que para nada le quita su mérito como obra completa, a pesar de eso de alguna forma se siente cómo cada tema se acopla al resto sin necesidad de tener un punto de relación entre sí, solamente por el hecho de respetar el “género”, si se le pudiera llamar así, y la experimentación como su firme base.

Como todo lo experimental y vanguardista, no se puede encasillar lo que escuchamos en uno o dos estilos fijos, en esta ocasión toda esa conglomeración de recursos viene inyectada en esteroides con una base ciertamente de metal progresivo a lo djent computarizado, especial énfasis al referirnos a su sonido con ese término porque sí bien, obviamente cualquier buena producción está pulida digitalmente, acá está hecha de tal manera que se distinga y se proyecte mucho más el sentir cada elemento como si estuvieras dentro de un juego clásico de 8 bits, con el apoyo constante de los sintetizadores es algo bastante sencillo de percibir.

Inmediatamente podemos darnos cuenta de que contiene un feeling atmosférico muy rico y denso, más notable en temas como “Asphyxiate” y “I Wanna Make You Believe In Me”. Aunado a esto menciono nuevamente la importancia de los cortes electrónicos, en ratos ocupando sonidos glitch con repentinos cambios de ritmo que de verdad asombran, escuchando “But I Feel So Weird These Days” o “Subpixel Carryover” (este segundo ya incluso formando parte de una recopilación de tracks etiquetados como nintendocore) corroboramos esto. Para mencionar el punto más alto del material, a mi gusto, diría que pongamos especial atención a ese tema homónimo por ejemplo, donde la percusión se adueña de la batuta con unos blast beats que serían difícilmente logrados en una batería real, otra pizca más de locura.

En How Long Shall I Suffer Here? Disfrutaremos de un trabajo bastante bien hecho, tomado con seriedad en cuestión de producción y alcance, donde la única meta de Florent Lambert en Heptaedium es divertirse y generar contenido entretenido, preciso para aquellos escuchas que estén cansados de propuestas poco originales una y otra vez.

8 / 10


¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2017 RTMB