24 sep. 2017

Luciferian towers logra calmar la sed que teníamos por un nuevo material de la banda, aunque tiene un par de inconvenientes.




  • Genre(s):
  • Post-Rock | Experimental | Symphonic | Noise
  • Release Date:
  • 22 / Sep / 2017
  • For Fans Of:
  • A Silver Mt Zion, Laura, Fly Pan Am, This Will Destroy You
  • Links:
Todo aquél que esté inmiscuido a fondo en el mundo del post-rock, estará de acuerdo en que es prácticamente imposible hablar del género sin tener que referirse en algún momento a Godspeed You! Black Emperor, una banda canadiense que prácticamente desde sus inicios logró crear verdaderas sinfonías que lograrían aprehender a miles y miles de almas que buscaban con anhelo encontrar un refugio emocional a través de la música, logrando con ello convertirse en unos exponentes misteriosos y míticos de este bello estilo avocado al ámbito instrumental.

Ignorando su prácticamente desconocido y perdido debút inédito titulado All Lights Fucked on the Hairy Amp Drooling (1994), fue en el año de 1997 cuando el colectivo canadiense salió a la luz con uno de sus más aclamados materiales, F# A# ∞, con el cual lograron hacerse de manera inmediata de un nombre debido al exquisito contenido de este disco, en el cual, la manera en que se combinó el hermoso sonido de las cuerdas roncantes de los violines y cellos junto a melancólicas guitarras, una batería rítmica, sonidos netamente ambientales y uno que otro sampler con líneas vocales en temas que sobrepasan los 15 minutos cada uno, hicieron que los nervios de más de uno quedaran pasmados ante un trabajo tan bien hecho; esa misma línea siguió la banda con Slow Riot for New Zerø Kanada, prácticamente un EP que guarda el mismo estilo que el disco anterior, y con el cual la agrupación regaló un poco de calma a la multitud, justo antes de sacar a la luz el que por muchos sería su disco más aclamado, Lift Yr. Skinny Fist Like Antennas To Heaven (2000), este disco, sin exagerar, no es más que magia de inicio a fin, el sentimentalismo y corazón con el cual se compone es innegable tan sólo escuchar partes de los temas como "Sleep" o "Static", con los cuales uno logra quedarse en un profundo trance, limitándose a respirar y apreciar el bello arte que dicha obra representa; posterior a ello la banda lanzó un siguiente disco en el cual el estilo que forjaron prevaleció en su totalidad, ese album se tituló Yanqui U.X.O., posterior a él, el conjunto canadiense duró 10 años sin actividad alguna, hasta que renacieron con 'Allellujah! Don't Bend! Ascend!, con el cual elevaron los ánimos debido a que la mítica banda volvió a dar señales de vida; dos años pasaron hasta que regresaron en 2015, con Asunder, Sweet and Other Distress, un disco que se tornó mucho más experimental para el estilo que ya había sido forjado, incluyendo bastante drone, pero sin dejar de lado la esencia que los caracterizó durante ya dos décadas en ese entonces.

Posterior a ello, llegamos al año 2017, con la sorpresa de Luciferian Towers, el disco que la banda anunció con tan sólo un mes antes de su salida oficial, anuncio que generó una expectativa bastante alta para quienes somos amantes del género, no tanto por el hecho de que una de las bandas más entrañables de la escena estaría por lanzar un nuevo material, sino por la duda generada respecto de cómo sería el sonido que entraría a nuestros corazones este año, si sería con un toque más experimental/noise/drone como en sus últimos 2 materiales, o más "puro" y orquestal como en los inicios de la banda; así, llegó el día 22 de septiembre de 2017, día en que fue lanzado oficialmente el séptimo material de la banda, y que sin duda alguna tenía que encontrar su reseña en RTMB.

A mi gusto, el disco no es digerible a la primer escuchada, y esto lo digo pues para ser honestos, el primer momento en que lo repasé, no me dejó un buen sabor de boca, algo me faltó salvo por el último de los temas, me dejó insatisfecho; sin embargo como bien es sabido, hay ocasiones en que tenemos que dar segundas oportunidades, así que me puse el par de audífonos de nueva cuenta e inicié el segundo viaje, con el cual pude ahora sí darme cuenta de que el disco propiamente no es malo en lo absoluto, sin embargo, tampoco es de los mejores trabajos de la banda, aunque sea capaz de dejar satisfecho al oído.

En primer lugar, lo más notable de Luciferian Towers, es la duración de los temas, que contrario a lo que estamos acostumbrados por parte de la banda, sólo dos de los cuatro temas sobrepasan los 10 minutos, los otros dos por su parte, apenas y rebasan los 5, lo cual al menos por mera lógica, puede hacer creer que los temas "fuertes" son los de más larga duración, y efectivamente así es; mientras que "Undoing a Luciferian Towers" y "Fam Famine" se avocan más por utilizar como recurso principal el crescendo de un conjunto de instrumentos que propiamente no ahondan en una estructura variada de riffs, sino en una homogeneidad sinfónica, y que para mal cae en lo repetitivo,"Bosses Hang" y "Anthem for No State" por su parte, con casi 15 minutos de duración cada uno, son sin duda el plato fuerte, en los cuales la instrumentación regresa los reflectores hacia ella, con la finalidad de transmitir en el primer caso un extraño sentimiento de motivación, y en el segundo, una melancolía reflexiva.

Si pretendemos desmenuzar de manera individual los temas, respecto a "Undoing a Luciferian Towers" y "Fam Famine" no hay mucho qué decir, a mi gusto, son temas un tanto intrascendentes en la carrera de la banda, muy por el contrario de los tracks apegados al Noise/Drone de los dos discos que le anteceden a "Luciferian Towers", que otorgaban cierta sazón al resto de temas, en estos dos se carece un tanto de consistencia, no funcionan como antesala o terminación de un tema fuerte, y el orden de ideas es prácticamente nulo al haberse recurrido a la típica escalada de sonidos que empiezan de poco a mucho respecto de su "impacto", sin embargo, tienen como rescatable en cierta forma los arreglos de cuerdas que son interesantes por la propia naturaleza de los instrumentos que la ejecutan, aunque no van más allá de lo regular.

Sobre "Bosses Hang" sí hay un poco más que decir, en primer lugar destaca el uso del saxofón y la trompeta para dar un toque especial al tema, el cual por su propia composición es un track, que a gusto personal, tiene un toque motivador, aunque por otra parte también se desprende del mismo una emoción extraña de devastación y ruina, es raro, lo sé, pero no tengo manera de explicar la razón por la cual percibo esto al escucharlo; además el mismo se ocupa por darle una proyección amplia al sonido de las guitarras, que en el caso de la rítmica, le echa el foco a la pesadez de las cuerdas, probablemente con la intención de dar más fuerza a esos sentimientos de que hablo; ya para el final la batería hace una apropiada aparición, dando el toque de velocidad necesario al resto de instrumentación caótica que van encaminandose al ritmo que les marca.

De "Anthem For no State", sin duda puedo decir que es el mejor tema del disco, muy para el nivel que representa "Luciferian Towers" en su totalidad, este track sí puede catalogarse inclusive como todo un himno melancólico y crítico, el motivo principal que orilló a la banda a componerlo, fue la destrucción que su propio país ha realizado sobre el medio ambiente, sin importar la devastación creada con sus acciones, probablemente de ahí el tan apropiado título; los primeros tres minutos en su totalidad dirigen una triste sinfonía, acompañada puramente de guitarras y cuerdas de violin que posteriormente dan paso a un sonido mucho más rabioso, dejan de lado la nostalgia que venían transmitiendo para ejecutar una ira y crítica política convertida en música, sin necesidad de una voz más que la de sus instrumentos, finalizando el tema de manera épica en compañía de un excelente solo de violín que pone terminación a la travesía.

Así pues, Luciferian towers, quizá no es el mejor trabajo de la banda, necesita un par de escuchadas para digerirse totalmente y dejar satisfechos a sus fans dentro del nivel en que la banda optó por llevar; y no obstante que no logra trascender lo suficiente salvo por los dos temas fuertes del disco, en los cuales existen cosas rescatables como el mensaje político detrás de ellos y la estructura musical en su totalidad, logra calmar esa picazón que se tenía por escuchar algo nuevo del colectivo canadiense, aunque en lo personal, espero que lo que siga a este lanzamiento, sea algo más sólido y extenso.

7.5 / 10


¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2017 RTMB