19 sep. 2017

"A Wake In Sacred Waves es un cuento increíblemente inmersivo y hermoso, de belleza fuera de lo ordinario, trayendo una experiencia mística de cuentos de hadas, conservando el surrealismo que ha cimentado la banda..."



  • Genre(s):
  • Progressive Rock, Post-Black Metal, Psychedelic
  • Release Date:
  • 6 / Oct / 2017
  • For Fans Of:
  • Black Math Horseman, Thee Maldoror Kollective, SubRosa, Myrkur
  • Links:
Dreadnought es de personalidad fuerte y llamativa de la que no te deshaces facilmente, una con rasgos como cicatrices en el rostro que la vuelven una agrupación imposible de ignorar, o al menos ese recuerdo tengo de mi primer acercamiento al disco Lifewoven, el debut en el 2013 que ya nos hablaba de un amenazante uso de black metal psicodélico incrustado de rock prog setentero y cánticos folk con un montón de twists en el proceso, por supuesto aquella fue una noche de la que no recuerdo mucho además del fuerte impacto que me causaron.

Lo que hacen ellos trae un balance muy equilibrado entre su juego de estilos, al grado que un simple comentario categórico no le haría justicia al sonido que producen, pero si en aquel momento pude haberlos considerado un oscuro cuarteto de black metal usando de inspiración las vastas tonalidades del folk y rock clásico, luego llegó el segundo álbum Bridging Realms a cambiarlo todo haciendo exactamente lo opuesto, dejando una escena de crimen con pincelazos viscerales en el colorido canvas de surrealismo y rock.


Así hasta que aquel encuentro me trajo entusiasmado a descubrir A Wake In Sacred Waves, el próximo lanzamiento de Dreadnought que de nuevo desvía la dirección que marcaron la última vez y retoma de maravilla las ideas del primer álbum, ahora con mayor consistencia en la selección de sus partes, un detalle que les permitió canalizar mejor la fuerza de los sonidos extremos que utilizan y con ello traer un estilo todavía más homogéneo que toda su obra pasada. El hecho de que solo sean 4 temas en 52 minutos, les dan oportunidades para que musicalmente se desarrollen a plenitud, repitiendo y remarcando los ritmos principales del tracklist, logrando una presencia dominante en cada uno de ellos y dando profundidad a otros momentos además del climax, quedando al final sin componer el típico tema con la estructura de sube y baja.

Partiendo del comportamiento instrumental hay un rock progresivo de crescendos lisérgicos e improvisaciones rítmicas que invitan a desvariar un poco por el bosque, así hasta que anochece y llega la lluvia con cierto estruendo del post-metal a sacar el temperamento oculto, azotando las corrientes de viento que cada instrumento había formado entre sí durante varios minutos, pero si algo arremete contra el fanático de lo extremo es el atractivo del post-black metal, aplicándole un buen juego de blast-beats e intensos fraseos de guitarra a través de todo el álbum.


Hablando de las voces, existe un hechizante oscurantismo doom con la conjugación de ambas cantantes desplegando altas notas afinadas, una de ellas nos da la bienvenida en los primeros segundos del álbum y te engulle en una atmosfera sónica que no deja zafarte, sin embargo requiere de paciencia para verla florecer, pero la recompensa seguramente llegará. De nada serviría si el largo recorrido en cada track es aburrido o predecible, con esa excusa demuestran cuan hábiles pueden ser como compositores evitando estancarse en la melodía, por medio de progresiones y giros de situación que no esperarías aún si ya estás familiarizado con su discografía. Pero recuerda que lo mejor de este ángulo del disco es el modo de reconectar toda la obra en una experiencia envolvente de casi una hora.

A Wake In Sacred Waves es un cuento increíblemente inmersivo y hermoso, de belleza fuera de lo ordinario, trayendo una experiencia mística de cuentos de hadas, conservando el surrealismo que ha cimentado la banda y la que sugiere el arte de sus trabajos, con ciertos elementos estéticos vintage en la producción además de los paisajes dibujados con arreglos de flauta, mandolina y saxofón que asientan una neblina de ritual pagano; el escaparate perfecto de una ceremonia hípster en las montañas bebiendo ayahuasca y celebrando a la naturaleza, por definir de alguna manera lo primitivo del trance hipnótico en el álbum.
La quintaesencia de cada nota, cada sonido y cada timbre puesto en su lugar, forma una obra increíblemente completa y animada. La sensación que queda es como conectar con algo muy triste y melancólico, pero debido a la fuerza de la obra es la de un orden casi trascendental, más allá del alcance de los sentimientos humanos ordinarios y por ende de lo meramente descriptible. Dreadnought se supera haciendo uno que personalmente ya es de los mejores trabajos del año.

9 / 10


¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2017 RTMB