2 sep. 2017

"...un progreso es notorio en relación a sus anteriores lanzamientos y eso es algo digno de reconocer, un álbum que le vendrá bien a cualquiera que busque pasar un rato en las tinieblas."




  • Genre(s):
  • Blackened Death Metal
  • Release Date:
  • 22 / Sep / 2017
  • For Fans Of:
  • Behemoth, Belphegor, Vesania
  • Links:

Nadie puede negar el hecho de que al escuchar cierto género musical nuestro estado de ánimo se adapta de manera casi inmediata a lo que éste nos transmite, pudiendo proyectar de alguna forma u otra la manera en que nos sentimos. No es nada raro, una de las grandes singularidades de la música es precisamente eso, adueñarse de nosotros y nuestros sentimientos dependiendo de lo que entre en nuestros oídos, ahí sucede la magia.

En cualquier rama de la música extrema viene por sentado en "la cláusula" que nos hará estremecer la sangre en cuanto llegué a nuestro cerebro, digo, por algo se le llama así, sin ninguna clase de recato ni miramiento esas garras se aferran a nosotros de manera salvaje y lo queramos o no, en ese momento variamos un tanto nuestra serenidad y nos dejamos llevar por una fuerte corriente de lava ardiente que nos cubre hasta la nuca pero sin consumirnos, sino todo lo contrario, un gozo peculiar inhibe cualquier daño y hace que ese calor llegue hasta lo más profundo de nuestro ser en forma de caricias tranquilizadoras, haciendo de la experiencia una sensación sin igual.

Todo lo descrito anteriormente pasa cuando las cosas están bien hechas y logran hacer conexión con nosotros, cuando una banda nos entrega un material con muchísimo respaldo y trabajo detrás es mucho más sencillo, como es el caso del próximo lanzamiento de Devilish Impressions, que vaya que deja impresiones gloriosamente diabólicas.

La banda polaca tiene más de 15 años establecida, por lo que damos por sentado que ya hayan pasado por esas diferentes etapas que toda banda longeva experimenta, altibajos de los que se debe aprender para hacer que cada año que pase se note una ganancia en la balanza hacia los altos. Eso lo noté claramente en The I, el cuarto álbum de larga duración del trío europeo, 3 años después de un EP y 5 desde el último LP, a diferencia de muchas bandas que sacan álbum anualmente, estos señores se toman su tiempo y al menos a mi me parece algo positivo, siempre y cuando como lo mencioné, se perciba un avance musicalmente hablando.

La agrupación no solo nos pone sobre la mesa la parte musical, también la imagen forma parte crucial de su existencia, como toda buena banda de black metal que se respeta. A mediados de agosto sacaron un video muy agradable donde dieron a conocer el primer tema homónimo al álbum, "The I", donde podemos observarlos (el video está más abajo) en lo que parece ser un abandonado templo de culto, ahí la seriedad gobierna, una soberbia impecable los hace lucir perfectamente acorde a la música que escuchamos, una amalgama exacta entre el death y el black, melódico de repente pero con un riff mandón y una percusión en llamas, todo con una producción bastante decente. "The Dove And The Serpent" me atrapó por la tentación que el bajo va impregnando mientras avanzan los primeros segundos, lo hace interesante y especulante, un poco más lento, una lección de canto oscuro que colapsa ante el sombrio golpeteo de esas gruesas cuerdas y el feeling denso no se hace esperar con esos típicos gritos de alto rango desgarrante, notablemente más decantado hacia el género nórdico, impresionante tema.


Continuamos con "Eosphoros", el tema más corto en teoría (4:54), donde noto un esfuerzo por llegar a hacerlo algo sinfónico, en partes, porque la crudeza del convencional ritmo pesado hace aparición en la mayor parte de éste, latigazos despiadados en forma de un breakdown que le da más saborcito al asunto. "Blood Imprinted Stigma" es el más largo, con casi 10 minutos exactos, comparte características con el segundo, de inicio calmado que va escalando poco a poco aprovechando cada momento para ponernos expectantes, donde logran un groove buenísimo, susurros que generan una atmósfera nocturna y distante, épico, nunca dejando de involucrar diferentes gestos técnicos en el trayecto para nunca volverlo algo de difícil digestión. Ahora tenemos a la que me parece la más grande obra del álbum, "Ipse Philosophvs Daemon Devs At Omnia", satánico por excelencia y que con la participación de un par de nombres se hace aún más interesante, Mike Wead (Mercyful Fate, King Diamond) y Ares (Aeternus, ex-Gorgoroth, ex-Immortal) conforman la dupla colaborativa en un tema dirigido hacia un horizonte malévolo con la epicidad de costumbre, tomando varias facetas que se acoplan cual piezas a un rompecabezas, melancólicos cantos llenos de ira y un ritmo a veces semi lento, a veces avasallador, algo bárbaro. "Czern I Biel" posee en su ADN también las vibras depresivas que nos hacen delirar en un trance tenebroso que se siente muy rico, distinguido por la forma imponente en la que se apoderan de la melodía y le dan un trayecto eficaz a algo sacado del mismísimo fondo del infierno. Finalmente "The Fatal Messiah" pareciera romper el hilo de lo que fueron los demás tracks, pero no, solo la introducción vaga en un sonido ligero que es encontrado con otro de la batería que le va dando su respectiva forma, de nuevo un blackened death bien marcadito, intrínsecamente en su título es anti-cristiano como no podía ser diferente, a una pauta rápida pero no descomunal ni nada del otro mundo.

Devilish Impressions logró un muy buen álbum de la mano de un tema bastante común en lo que a bandas del mismo estilo se refiere, asímismo, es deducible que tampoco ofrece alguna novedad o algún punto de inflexión que logre llamar la atención de alguien que pueda ser ajeno al género que ellos profesan. Con esto dicho, The I cumplió las expectativas que supuse una vez que los conocí, un progreso es notorio en relación a sus anteriores lanzamientos y eso es algo digno de reconocer, un álbum que le vendrá bien a cualquiera que busque pasar un rato en las tinieblas.

7.5 / 10


¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2017 RTMB