20 sep. 2017

«...es verse frente a un mundo sumamente detallado, con texturas y colores que se debaten entre lo onírico y lo hiperrealista, solo continúa creciendo en cada revisión»



  • Genre(s):
  • Atmospheric Progressive Rock | Ambient
  • Release Date:
  • 15 / Sep / 2017
  • For Fans Of:
  • Atmospheres, Karnivool, White Moth Black Butterfly
  • Links:
Hablar de The Contortionist es hablar de la banda que marcó uno de los puntos más altos para la música progresiva en esta década e incluso los diecisiete años que lleva este nuevo milenio. Cuando Language fue lanzado nadie se esperaba que la evolución de la banda fuese a recorrer un tramo tan largo, entre el océano y las estrellas, cuyas fluctuaciones de intuición y conspiración inundaron nuestro espíritu, integrándonos al cosmos y de regreso a nosotros mismos. Una odisea de principio a fin que dejó marca en nuestro ser, obviando el hecho de que las bandas nacidas a finales de los últimos diez años están ofuscando rápidamente a las producciones de agrupaciones del milenio pasado que continúan vigentes.

La banda había conseguido hacerse de títulos que tal vez nunca pasaron por sus cabezas, volviéndose uno de los gurús del progresivo contemporáneo. No había persona alguna que no estuviera al tanto de Clairvoyant; viejos y nuevos fans, entusiastas de la música y personas que desconocían la existencia de los contorsionistas. Desde el primer single que lanzaron, “Reimagined”, dejaron muy en claro que se trataba de un enfoque con bastantes similitudes a su antecesor, uno más refinado y maleable, que optaba por cambiar el material del soporte por uno menos pesado. Luego vino “Absolve” que no hizo sino consumar la idea que ciertas personas tenían, de que junto con el sonido más agresivo, las locas estructuras y la composición de las complejas canciones se vieron simplificadas, como si se encontraran en una habitación bajo a tierra, en completa oscuridad, donde la antorcha transmuta a vela ritual, consumiendo menos oxígeno, que es vital para la supervivencia. “Return to Earth” fue la última pieza de evidencia que se necesitaba para confabular sobre su futuro. Me tomó bastantes intentos dejar ir la pesadumbre que me hicieron pasar esos temas, pues en su momento me vi decepcionado por la decisión de no alejarse mucho de su zona de confort, en lugar de tomar el riesgo de andar sobre el suelo raso, y esto no es debido a que vea en la complejidad un factor paralelo a calidad, lo que realmente me mantuvo receloso tanto tiempo fue que tenía un espantoso escepticismo (in)voluntario, que encendía una luz roja cada vez que bajaba la guardia y me dejaba llevar por el hype. Una vez que superé esa barrera, disfruté con total honestidad y desnudez el estado de clarividencia al que se me invitó a entrar.


La principal queja entre aquellos que han escuchado este corte es que hay demasiados elementos ambientales, así como la ausencia de (aún más) gritos y una claramente inferior complejidad técnica a la que nos tenían acostumbrados. En algún momento incluso llegué a decir que la mayor virtud de Clairvoyant es que sirve como vehículo para la exaltación de la belleza de Language, y como recordatorio de que se trató de un hito irrepetible, pero no entendía que tan solo era la mitad de una idea que tardó tres años en terminar de imprimirse. La relación madre-hijo que se abordó a lo largo del álbum, sigue presente, aunque esta vez sin tantas metáforas; las letras aquí son mucho más directas y literales, por supuesto que podemos encontrar metáforas, pero el qué tan profundo queremos ir depende totalmente de cada persona.

Tal vez esa brutal honestidad fue aquello que me conflictuó tanto cada vez que un video nuevo era publicado, cuando escondes tantas cosas tras un concepto metafísico del lenguaje, expresado en la relación mencionada con anterioridad, escribir de una forma tan honesta y traslúcida, produce una falsa sensación de que la banda podría estar solamente buscando llegarle a las audiencias de la corriente popular. Sin embargo este no es el caso, The Contortionist siempre ha escondido elementos en las múltiples capas que tienen sus canciones, desde que hacían un deathcore rompe espinas en Exoplanet, pasando por la cibernética de la psique humana en Intrinsic y es esto lo que hace su música tan rica y nutritiva, pues desafía al escucha a encontrar todo lo que hay dentro (y fuera). Post-rock, música electrónica que le tira al downtempo y el ambient, y rock progresivo son todos estilos que encuadran los nueve cortes del disco, pero ni uno solo de ellos es interpretado de forma genérica. A muchos incluso les parecerá ridículo leer que estén haciendo post-rock, sin embargo es innegable que canciones como “The Center” o “Monochrome (Pensive)” sean otra cosa, pues hasta la transmisión emocional se emite en la misma frecuencia que aquella de bandas de post-rock consagradas como Explosions In The Sky, This Will Destroy You, p.g. lost, etcéra. Asimismo no hay punto de quiebre en “Godspeed” o “Clairvoyant”, que deja bien en claro que aún son muy capaces de hacer riffs devastadores [“Monochrome (Passive)"], al punto en que se termina subordinado ante los coros angelicales y los sutiles growls que los persiguen en el fondo (similar al Haken de Affinity). El resto de las canciones llevan todas una muy buena dinámica entre ser radio-friendly y mantener los pies del lado de la música de culto (especialmente “Absolve”).

Cada una de las nueve canciones del disco cumple un rol, y no me parece que ninguna de ellas funja como relleno, aunque es cierto que hay una sucesión muy bien lograda entre cada una de ellas, no tan inmediata como por ejemplo el nexo entre "Language I: Intuition" y "Language II: Conspire", o "Ebb and Flow" y "The Parable", sino por una delgada cuerda que sirve para sostenerse en los momentos más etéreos. No puedo decir que The Contortionist haya trascendido, pero sí que Clairvoyant representa la otra cara de la moneda. En conjunto representan una travesía musical de introspección y sanación (en la forma que cada quien la aprehenda), que inevitablemente conllevan un proceso de reflexión. Desacreditar a la banda y la música que están haciendo actualmente por el simple hecho de alejarse casi por completo del metal me parece algo muy soso, hay demasiados elementos en Clairvoyant que merecen la pena encontrar. Vamos, que un disco no necesita vueltas para que pueda gustarnos, pero volver a escuchar este disco es verse frente a un mundo sumamente detallado, con texturas y colores que se debaten entre lo onírico y lo hiperrealista, solo continúa creciendo en cada revisión. No me queda más que invitarlos a que una vez en el mood, se adentren nuevamente a la experiencia, la pérdida que sufrió Michael Lessard sencillamente fue tan grande que necesitó de dos discos para poder dar el cierre que necesitaba, y justamente eso es este disco, el cierre de una etapa musical y conceptual para la banda.

8.5 / 10


¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2017 RTMB