27 sep. 2017

"Totenritual rehace la esencia perdida de una banda considerada pionera del blackened death austriaco. La banda logra consagrar un muy buen álbum con poco espacio para la recepción negativa".




  • Genre(s):
  • Blackened Death Metal
  • Release Date:
  • 15 / Sep / 2017
  • For Fans Of:
  • Behemoth, Arkhon Infaustus, Dissection, Dark Funeral
  • Links:
Nuclear Blast otra vez acaparó la atención y expectativa de la rama extrema en este mes, y es debido al lanzamiento de uno de los discos que más reservas y morbo ha generado en torno al black y el death metal creado bajo la firma del sello más grande del género. Me refiero a Totenritual de Belphegor que tardó un total de 3 años en consolidarse, y que dejó claro a través de avances videográficos que esta vez lo entregado sería digno de ser uno de los mejores discos del 2017.
Helmuth y Serpenth serían los protagonistas principales en la creación de este LP, sin embargo la participación especial de Simon "BloodHammer" Schilling (Streams Of Blood, Panzerchrist, At The Grave), el cuál ya había colaborado antes con la banda, creó una curiosidad innegable entre los fans del contenido debido a su notable desempeño como baterista en el ramo.

Bien, me di a la tarea de escuchar este pedazo de maldad y traerles lo que a mi parecer resultó de la genialidad de los austriacos más importantes en el death/black de nuestro tiempo.


Desde el inicio encaramos una embestida riffera bien conjugada con percusiones agresivas, enriquecidas por la característica forma de growlear de Helmuth. El excelso equilibrio entre el death y el black es evidente y siempre presente; por citar un ejemplo, en "Baphomet" la carga blackera se nos arroja en los coros y en el puente que premoniza el breve solo de guitarra en segundo plano, pero la dominación se percibe en esos tiempos muy chapados a la antigua estructura del death, con similitudes de sonido con sus trabajos anteriores, algo que también se percibe en "Swinefever - Regent Of Pigs", aunque en ésta lo que se lleva definitivamente la atención absoluta son esos deathgrowls de bajísimo registro en intermitencia con las complementaciones de highs, aumentando así la fuerza del track (de mis favoritos). "The Devil's Son" es una total oda al aporte noruego a través de las cuerdas, mientras que el ritmo se apodera de características que la velocidad y la agresividad solo pueden aportar (ojo con el sólo de guitarra, es una belleza). "Apophis - Black Dragon" sigue con esta senda, aunque los riffs son un poco mas melódicos, y encontramos un ligero matiz épico que rememora en cierta forma los trabajos de Carach Angren, Emperor o algo del A Blaze In Northern Sky de Darkthrone. La batería es incesante, especialmente el trabajo de los bombos.

Para balancear la lista de canciones, nos encontramos con un ombligo de death metal más contemporáneo, algo como lo que aportó Bloodbath en sus dos primeros discos, aunque un poco más lento en los tiempos (la batería sigue devastando con su bombo) a excepción de algunos arranques para darle congruencia a los riffs blackeros. "Totenkult - Exegesis Of Deterioration" por nombre resulta ser un track de mediana-larga duración bastante disfrutable. "Totenbeschworer" tributa el doom noventero con un descanso magistral, de notas sueltas y una instrumentación melancólica, un excelente degrado de intensidad para comerse lo que viene. "Spell Of Reflection" es algo mas dinámico en un inicio, solo para dar paso a un juego de voces sepulcrales que sirven como antesala de un inesperado y corto breakdown. Retoma la estructura del track para cuadrarla y finaliza como uno de los temas más interesantes, con un desenlace groovy que se va en un fade inteligentemente impuesto. Mi track favorito por mucho fue "Embracing A Star", ésto por la implementación de algunos elementos estructurales no convencionales en el blackened death, como riffs espesos, breakdowns intensos, degradación de tiempo y ataques de ferocidad instrumental inesperados (con su respectiva esencia black necesaria). Al igual que el tercer tercio de la pista, la voz es un deleite. La pista que titula al disco es una barbaridad, una pesada canción de 2:47 minutos con una imparable influencia del black sueco en todos y cada uno de los puntos compositivos del mismo; voz, ambientación, instrumentación y un desenlace dark ambient que sin problemas pudo haberse alargado para el deleite del oyente, que sin embargo es efímero. El disco termina con canciones en vivo del Inferno Festival de abril de 2017: "Stigma Diabolicum" y "Gasmask Terror"; el primero del Bondage Goat Zombie de 2008, y el segundo del Conjuring The Deadde 2014, con un respetable audio y una ejecución magnánima.

En conclusión, nos encontramos con una ofrenda demoníaca de 51 minutos totales, incluyendo los tracks en vivo, que retoma la esencia perdida de una banda considerada pionera del blackened death austriaco. Después de dejar una decepción evidente con el Conjuring The Dead del 2014, la banda logra consagrar un muy buen álbum con poco espacio para la recepción negativa, que fluye con gozo auditivo y te deja con hambre de más. Explotar la ambientación que escuchamos escasamente pudo haber potencializado la sustancia del álbum, sin embargo, es un LP que puede quedarse en aquella categoría de tu biblioteca musical donde dejas lo que estarás escuchando de nuevo. Éxito con el viaje oscuro.

8 / 10


¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2017 RTMB