17 sep. 2017

"Hearts That Strain" es un disco bastante dinámico, con él, Jake Bugg dejó finalmente su zona de confort.




  • Genre(s):
  • Indie Rock | Folk | Country
  • Release Date:
  • 01 / Sept / 2017
  • For Fans Of:
  • Catfish and the Bottlemen, The Kooks, Foster the People
  • Links:
Jake Bugg es un joven inglés que rápidamente logró posicionarse con pisada firme en la escena mainstream de lo que actualmente conocemos como música "indie", gracias a un simple y peculiar talento musical que le bastó desde un inicio para hacerse de un nombre con tan sólo 23 años de edad, al grado de tener a sus espaldas cuatro álbumes de estudio en apenas 6 años de carrera, álbumes a través de los cuales se ha evidenciado poco a poco la evolución de su propuesta, hasta llegar a publicar hace algunos días "Hearts That Strain".

Para ser honestos, desde el primer día en que conocí a Jake Bugg, su música logró atraparme de manera inexplicable, pues jamás había sido amante de los estilos musicales que tienen como base un sonido tipo "country", ni siquiera un poco, sin embargo algo tenía la música de este inglés que logró hacer que ese estilo terminara por agradarme; quizá fue por la energía y pasión que logró transmitirme con tan sólo su voz y una guitarra, realmente no estoy seguro de ello pero, independientemente de esa razón, supe desde un inicio que lo que mis oídos escucharon fue un trabajo bien hecho, con esa esencia tan extraña de ver hoy en día en el ámbito de la música popular, algo bastante natural de un músico entregado a lo que ama hacer, y que por cierto, en vivo deja todo en el escenario.

En su primer material homónimo, la esencia de Jake Bugg más que nada se basa en un estilo que mezcla el country con ciertos toques de indie rock, sin embargo, predomina mucho más el género estadounidense por excelencia, en este disco, salvo por dos temas y algunos arreglos extra en otros tracks, todas y cada una de las cancionesreflejan únicamente el trabajo de un joven con su guitarra en mano, es decir, que literalmente Bugg se lanzó al vacío como todo artista solista lo hacía a la antiguita, con un trabajo propio que no necesitó más que la pasión vertida en él; y así sucedió en los años posteriores, con su segundo y tercer lanzamiento titulados "Shangri La" y "On My One", en ellos Bugg ya reflejaba mucha más madurez, incluyendo a su estilo toques más apegados al rock que al género de Johnny Cash, sin embargo, su trabajo aún daba para más, se lograba sentir que se podía llegar a un material más dinámico, más distintivo, trabajado y pulido, y así sucedió con "Hearts That Strain", un disco de 11 temas más activo que sus antecesores, con el cual Jake Bugg decidió finalmente salir de su zona de confort.

Basta con darle un repaso a la discografía de Bugg, y posteriormente concederle una escuchada a esta nueva entrega, para afirmar de manera irrebatible, que este nuevo álbum es más sólido, y sin duda puedo decir desde ya, que vale completamente la pena conocerlo, aún y cuando como yo, no sean amantes de estos estilos musicales; y es que a lo largo de los temas que lo componen, Bugg ofrece un sonido disfrutable para cualquier oído, no se estanca en lo absoluto utilizando los elementos que durante años acogió e introdujo en su música; muy por el contrario, pareciera que decidió hacer un álbum que no necesariamente tuviera que guardar una homogeneidad en su género como lo hizo en los años anteriores, ya que cada uno de los temas guarda distinciones entre sí, algunos mucho más enérgicos que otros, otros más con elementos instrumentales nuevos para la música de Jake, algunos temas también son más sentimentales o más vigorosos, dependiendo de cuál hablemos, pero todos y cada uno de ellos está sumamente trabajado y logra reflejar el potencial que durante años se estuvo guardando el británico.


Entre mis temas favoritos se encuentran "Indigo Blue", "Waiting", "The Man on Stage" y "Burn Alone", siendo este último el que por cierto, tiene un sonido con una esencia más apegada a lo que Bugg hizo en su lanzamiento homónimo, con un estilo bastante country, pero más detallado, en el aspecto vocal se logra percibir un tono mucho más relajado, creando notas tanto agudas como graves en las partes de la canción que lo ameritan, y utilizando como respaldo instrumental la batería y alguno que otro riff armonizado por una guitarra eléctrica; por su parte "Waiting" es uno de los temas que a mi gusto es interesante para la propuesta del anglosajón, en primer término por la colaboración con Noah Cyrus, quien hace una aparición notable que le da ese toque "sentimental" al tema, en el cual además de la voz de cyrus y bugg, encontramos detalles instrumentales algo "nuevos" para la música de Jake Bugg; pues armoniza un piano en compañía de leves rasgueos de una guitarra eléctrica, teniendo gran presencia los instrumentos de aire a cargo de lo que, si no me equivoco, son trompetas, con lo cual finalmente como ya lo he venido diciendo, se nota que el británico decidió salir de su zona de confort y crear un material que incluyera elementos nuevos a los cuales podía sacarles provecho, y vaya que sí logró hacerlo.

"Indigo Blue" para mi gusto, guarda una relación más apegada al indie rock, con toque e influencia más folk que country; en él si bien no destaca ni se diferencia la instrumentación del resto de temas, la combinación que creó Bugg entre su voz, la guitarra y el piano, logró crear una melodía pura que a mi gusto es definitivamente de lo mejor del disco, lo que de manera similar ocurre con "The Man on Stage", aunque en este último la guitarra pasa a tercer plano, dejandole los reflectores principalmente al piano y a esos sollozantes violines que tampoco había utilizado a ese grado Jake Bugg en ninguno de sus trabajos anteriores, y que se reflejan como un total acierto tras escuchar el sentimentalismo de este tema, cuyas letras en un ámbito personal tienen un carácter bastante profundo.

El resto de temas, por cierto, merecen también un poco de atención, pues ninguno de ellos logra caer en algún momento en la pequeña monotonía que infortunadamente caracterizaba el trabajo que Bugg había lanzado años atrás, sin embargo, esos prefiero dejar que los escuchen por su cuenta y formen su propio criterio a partir de la escuchada que le den en su totalidad al material, con el cual estoy seguro de que podrán darse cuenta de que el trabajo que lanzó Jake Bugg hace algunos días vale la pena ser escuchado; dense una oportunidad de expandir sus horizontes y conocer propuestas que afortunadamente han ido evolucionando para bien, y con ello estarán de acuerdo en que el trabajo del británico es una de esas ofertas que no deben pasarse por alto.

8 / 10


¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2017 RTMB