26 ago. 2017

To the Bone no es sistemático, las canciones tienen una secuencia muy random que que es la principal consecuencia de un mejor desempeño para entretener al oyente.



  • Genre(s):
  • Pop, Rock Pop
  • Release Date:
  • 18 / Aug / 2017
  • For Fans Of:
  • Genesis, Phil Collins, Tears for Tears
  • Links:
El británico Steven Wilson siempre ha marcado tendencia en cada uno de sus proyectos, su calidad como músico es indiscutible, debido a esto se ha convertido en un ícono cultural para los amantes de la música progresiva y ha obtenido una fama y relevancia muy importante en dicho conjunto de individuos. Este año se "viste de manteles largos" con su quinto álbum llamado To the bone, un disco bastante controvertido, no por la calidad de dicho trabajo musical sino por lo que representa el mismo Steven Wilson, todos sus fans se dividían en grupos a tal grado que se puso en tela de juicio si sería este álbum el declive del denominado Genio del progresivo.

Siendo sinceros, a principio de año nadie esperaba algo así, pero a unos días de haber salido To the bone podemos aseverar que es un gran álbum y en el trabajo musical predomina un contexto pop muy llamativo. Desde que apareció Pariah hubo un derroche de glamour, la participación de Ninet Tayeb generaba las cualidades básicas de una balada, la producción contenida en ese single era de aplaudirse. Steven nos aclara que tiene un repertorio de habilidades musicales bastante extenso, que le da el plus necesario para componer una infinidad de estilos musicales, además de poseer grandes referencias de dónde inspirarse.

El mismo artista ha dicho que este trabajo es un ajuste de cuentas, un tributo a ciertos gustos que posee él, por eso se enfocó en presentar un álbum lleno de dulces y tranquilas melodías con ideas a transmitir, claro, como cualquier otro disco del mismo Steven Wilson, está lleno de la energía que genera un dinamismo muy atractivo para aquellos que buscan un disco con muchos contrastes, pero centralizado en un solo género. To the Bone también tiene otras cualidades pero los estribillos serian su atributo más hermoso, te incentiva a cantarlos mientras los escuchas, como aquellas canciones qué uno tiene en su corazón, así de simpático resultó ser el tan discutido quinto álbum del británico.


Escuchar el álbum es una experiencia confortable para pasar el tiempo, al ser un disco muy diverso en la referencia pop que se fragmenta en los once temas logran tangibilizar una sensación de satisfacción, al invertir tu tiempo en apreciar dicho disco, en el cuál resulta entretenido desmenuzar todos los detalles que puedes encontrar y de esa forma suprime cualquier indicio de aburrimiento. To the Bone no es sistemático, las canciones tienen una secuencia muy random que es la principal consecuencia de un mejor desempeño para entretener al oyente.

El disco abre con dos muy buenas canciones, la homónima y Nowhere Now, las cuales son un vivo ejemplo de la completa trasformación a ese curioso y muy agraciado estilo minimalista de Steven. Continúa con Pariah, The Same Asylum as Before y Refuge que son ordenadas de manera inteligente ya que poseen la misma naturaleza en sus estructuras. Y ese es el índole del álbum, saber colocar los temas por la temática y ritmo, formando conjuntos muy dinámicos debido a la similitud en los temas, otro ejemplo de estos conjuntos de melodías son Permanating y Blank Tapes, las cuales son canciones más primaverales, y aunque la primer canción de esta pareja es más movida, la segunda la complementa con la sencillez de un sonido muy endeble. Luego de superar la mayoría del álbum se nos presenta lo mejor de este regreso de Steven Wilson con People Who Eat Darkness, canción que se lleva los aplausos por sobresalir de forma contundente en todo el trabajo musical, la esencia más Rock nos revela a un Steven reservado y maduro, representa la música que todos quieren oír de este magistral músico. Por otra parte, Song of I es una hermosa expresión de sentimientos que se enredan con el arrepentimiento y el amor, a su vez Detonation, que es la canción con mayor duración, nos despierta del trance mediante sus gloriosas guitarras presentes en su desarrollo. Ya para concluir, Song Of Unborn nos despide con una sencillez y perfeccionismo que nos logra sosegar.

Si bien se podría decir que el nombre Steven Wilson supera y da relevancia al álbum, creo que está en lo erróneo, To the Bone muestra una nueva faceta del músico más íntima con todos nosotros, nos regala sus inspiraciones en forma de resonancias sonoras básicas y populares para el oído humano. El egoísmo es parte de nuestros atributos humanos, por eso la aberración de cambiar de estilo por parte del Genio del progresivo, pero en una opinión personal y analizando en otra perspectiva a Steven Wilson no se puede tachar como egoísta, ya que siempre y sin hacer ninguna excepción, intentado hacer las cosas bien para poder sobresalir como un ícono en su ámbito, nunca nos ha defraudado su perfeccionismo que encanta, por eso y el grato tiempo que se puede pasar escuchando estos buenos temas se tiene que admirar a Steven Wilson por lo que es: Un artista único e incomparable.


8 / 10


¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2017 RTMB