8 ago. 2017

La complejidad de este tipo nunca puede tender hacia una solución final y esencialmente debería ser autónoma.



  • Genre(s):
  • Experimental Death Metal
  • Release Date:
  • 11 / Aug / 2017
  • For Fans Of:
  • Coma Cluster Void, Endon, Artificial Brain
  • Links:
¿Dónde dibujas la línea? Cuando se trata del gusto por lo extremo todos tenemos estándares que dicen el límite de hasta dónde llegar con él, y lo que entusiasmado puedes llamar Brutal, Pesado o Violento, para otro no necesariamente lo sigue siendo, mientras que el de al lado ya lo considera inaceptable; así vamos escalando en busca de barbaries indefinibles, hasta el punto en que ya no importa esa línea, sólo quieres una probada más del Death Metal que desafíe tus creencias y grabe nuevas coordenadas en la insania experimental del género. Para aquellos en esa situación existe Pyrrhon, un cuarteto neoyorquino representante de lo que les cuento, tan alejado de lo convencional que te hace cuestionar la suma de desórdenes personales que te orillaron aquí.

Aunque este mundo es vasto y no hay quien lo conozca completamente, hay diferentes doctrinas rigiendo el sentido de sus composiciones, principalmente la brutalidad, lo pútrido, la rapidez, el caos, lo sombrío y la disonancia, cualquier banda puesta de frente siempre se reducirá a eso. Creo que Pyrrhon solía acudir a todas esas guías, especialmente a la última en busca de dirección; así hicieron carrera, en momentos asemejándose a sus influencias y en otros llevando la situación demasiado lejos, de a poco perdiendo la orientación y la resonancia de imitación, hasta que en algún lugar de ese difuminado margen se olvidaron de todo, cambiando un poco su propia narrativa y creando What Passes For Survival, el tercer álbum luego de 9 años, varios Labels y mucha, mucha incomprensión después.


Siendo apoyados por el genio de Colin Marston en la producción, al parecer encontraron el hogar correcto en Willowtip Records (casa de Baring Teeth, Gigan, Ingurgitating Oblivion y alguna ocasión de Ulcerate) para refugiar su nuevo material, uno que desata cualquier atadura a su adoctrinamiento, remodelando la manera en que creías saber se gozaba de todo esto. Pero si eso no figura una idea sobre ellos, bueno, en su historial Pyrrhon ha sido vinculado con los mejores exponentes de su especie y cualquiera leyendo esto ya tendría que darlas por hecho, entonces sigamos enfocados en la independencia sónica del grupo. En la introducción, antes de que algo relevante suceda, la explicita línea de apertura en The Happy Victim's Creed “I did what I did, if you don’t like it you kiss my ass”, es el comunicado directo de lo que se aproxima, en adelante no hay razón que te haga esperar simpatía de su parte, como tampoco habrá descanso y tiempo para “conversaciones triviales”; de lleno te ponen de cabeza y comienza el barrenado cual si fueran termitas a madera. Vocalmente tiene ese aroma fétido de géneros como el grindcore, además pasando por incontables modulaciones en las cuerdas para expresar la ansiedad que transmiten las letras, mientras instrumentalmente, quedan rebasando los niveles de ruido disociativo conocidos por el mathcore, el technical death metal y por el hombre racional tambien; un esfuerzo realmente sobrehumano en la memoria de los integrantes. Aunque no tengo experiencia directa manejando el sonido de Pyrrhon en vivo, las bondades de la producción transmiten la cacofonía de escucharlos en la calle de un callejón, no hace falta exaltar este aspecto del álbum.

Su manera de ejecutar matemáticamente entrenada convierte su música a un sistema abstracto, determinado por un número casi infinito de calibraciones rítmicas. La complejidad de este tipo nunca puede tender hacia una solución final y esencialmente debería ser autónoma. Es precisamente la autonomía resuelta aquí lo que vuelve a What Passes For Survival tanto paradójico como extremadamente interesante. Un estado caótico constantemente en búsqueda del siguiente paso, el cual a través de repetir la dosis de confusión y conflicto, va disimulando la primera noción de orden, posteriormente dándose significado. Un estado de progresión ambivalente, que en una nota refleja la estructura del álbum entero. La deconstrucción de su estilo musical implica todo tipo de cálculos y planificación en sus instrumentos, por lo tanto es muy difícil discernir hasta donde existe lo premeditado e intencional en este trabajo, pues el paso por el álbum no hace distinción entre lo improvisado y lo milimétricamente sincronizado del ensamble.
Sin embargo, la naturaleza de Pyrrhon se ve desnuda y podríamos adjudicarle todas las palabras ominosas que conozcamos, aunque su relevancia se encuentra en el “sin precedentes” del resultado, de paso regalando la completa satisfacción de que, no importa si nunca conoces todo lo que hay en este mundo, jamás existirá algo igual. El junkie entusiasta de la brutalidad al fin tendrá algo de paz.

9.5 / 10


¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2017 RTMB