23 ago. 2017

En la intención de transmitir, Eskapist es quizá mejor obra de lo que entretiene respecto a toda la discofrafía del grupo.



  • Genre(s):
  • Mathcore, Technical Metal, Experimental
  • Release Date:
  • 18 / Aug / 2017
  • For Fans Of:
  • SikTh, Follow The White Rabbit, Agent Fresco
  • Links:
Creo que en algún punto siempre habrá una banda que llegue a poner de cabeza tus sentidos y cualquiera que sea, le adjudicarás parte de que hoy estés interesado por la música de cierto tipo. Para mí, The Hirsch Effekt fue la que estuvo ahí en el momento necesario, justo a moldear mi gusto por lo salido de cuadro y lo que puede llamarse sofisticado, de refuerzo cuando tenía al Metal de principal referente. Cuando engreídamente creía que ya no era fácil de sorprender este trio alemán me dio nuevas respuestas y me ofreció un escape de las rutas que ya venía recorriendo, poniéndome frente a una muralla de sonidos que me hicieron dar cuenta de cuan poco sabia de lo que pensaba.

The Hirsch Effekt es definitivamente el acto adecuado para ese oyente atento, el que está listo para sumergirse completamente en el mundo revolucionario de la música actual, con trabajos frenéticos conceptuales y resultados concretos, fácilmente apreciables dentro del gran marco experimental que trazan.

A lo largo de la trilogía Holon: Hiberno (2010), Anamnesis (2012) y Agnoise (2015), recibieron todo tipo de denominaciones artísticas, que van desde mathcore experimental, artcore, y avant-garde, además sumando un gran rango de técnicas y estilos que no tiene sentido listar, hay demasiado sucediendo acá, pero sobre todo transgresiones rítmicas dando paso a melodías que constantemente le dan un giro a la situación sin perder el sentido de balance en la historia.


Lo cierto es que llegados al cuarto álbum Eskapist, el trio ya ha mostrado talento de sobra para la improvisación y las dinámicas de alto rendimiento haciendo zigzags entre géneros, además manteniendo el motivo lo suficiente para no perder el hilo de la narración. Esa es la esencia de todo lo que han compuesto sin importar la cantidad de cosas que intervengan, y queda claro que aquí no cambia, sin embargo hay la presencia de nuevas texturas que de inmediato compensan el reencuentro de lo que ya esperabas. En términos generales, de una vez aclaro lo difícil que es no respetar un álbum de estas condiciones, donde casi cada nota está pensada para causar el máximo impacto. Esta parte es la que domina el álbum, cediendo paso a la extravagancia, la destreza y la precisión apenas iniciado el disco.

Lifnej te recibe con la calidez de la casa, desenvolviendo intensidad a la par de cambios intrépidos y constantes variaciones en la modulación del tema, jamás sabrás por donde te llegan los golpes y eso no acaba de ser emocionante. Tras la diferencia en duración de temas que exceden los 14 minutos a otros que no ajustan los 2, el recorrido por el tracklist avanza dejando la certeza de no saber qué pasará en el siguiente minuto, impredecibles aunque no por ello privándote del sentimiento y la intención de transmitir emociones reales. Xenophotopia y Natans ya nos van hablando de esto, alternando arreglos de sinfonía y matices vocales que reducen la velocidad al nivel de una balada. Luego el tema Berceuse que dignifica su enfoque en los terrenos del rock progresivo, con cierta reminiscencia a los islandeses de Agent Fresco. Después Inukshuk, un tema con la presencia de capas electrónicas y la marcha de un post-hardcore emotivo con coros desgarradores envueltos en atmosferas shoegaze.

Para la ocasión el grupo viene revestido de tonos más bajos en las guitarras y un aumento en la agresión que deja bastante atrás a su antecesor “Holon : Agnoise”, usando rasgueos y gestos Djent que nunca habían sido parte de ellos, no es algo que absorba mucha presencia del disco ya que lo reservan a un par de tracks y ciertos momentos de otros, pero funciona si quieren expandir su público y entretener a los que ya hacían fila por lo nuevo. Las canciones Tardigrada y Aldebaran, aunque cortas, consisten de esto que les hablo, un aporte no tan valioso al estancamiento del estilo, que ayuda a darse cuenta que lo innovador del Technical Metal actual no se encuentra en sus precursores ni en sus más dedicados exponentes, sino en músicos que desde antes de escribir ya traen la chispa de lo auténtico encendida. En esta parte del álbum tenemos al tema de mayor duración Lysios, uno que inicia entre distorsiones de Industrial Metal y paulatinamente evoluciona a la complejidad espástica de bandas como Trepalium, usando blasts, saxofón y un free jazz atonal. Con el regreso de SikTh a la escena, tambien hacía falta que los alemanes hicieran su ingreso triunfal al mundo de la polirritmia y los crescendos del progressive metal, para demostrar que la creatividad que es genuina no envejece, ni es propiedad exclusiva de sus artistas.


En el arte moderno existe todo tipo de yuxtaposiciones al objeto de algo: en la teoría, lo conceptual y la acción de; la inclinación por ser diferentes a lo ya expuesto viene casi impuesto sin una causa o criterio. Llevando esas ideas a lo musical tenemos el cliché de ser disruptivo por medio del caos y la discordancia instrumental descuidada, de ahí desprende mucho de la estridencia que consumimos hoy, pero la mayoría palidece ante el encuentro de bandas como The Hirsch Effekt que parecen entender mejor el significado de rebelarse creando un discurso propio, sin desprenderte de las virtudes artísticas, agregando criterio y los valores estéticos que una obra seria exige. En la intención de transmitir, Eskapist es quizá mejor obra de lo que entretiene respecto a toda la discofrafía del grupo.

9 / 10


¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2017 RTMB