6 ago. 2017

Un pequeño banquete de los horrores perpetuados por Lombardo y Mike Patton.



  • Genre(s):
  • Thrash Metal/ Hardcore
  • Release Date:
  • 04/ Aug/ 2017
  • For Fans Of:
  • Powertrip / Integrity
  • Links:
La mente creativa de Mike Patton parece no detenerse. El músico estadounidense famoso por su eclecticismo y la calidad de sus proyectos colaborativos con músicos de la talla de John Zorn, o sus proyectos en solitario como lo es, el curioso y hermoso Mondo Cane, se ha ganado a pulso el reconocimiento y cariño de la escena mundial.

Una de sus facetas más interesantes vino de la mano de músicos muy dispares, este recibió por nombre, Fantomas. En él, Buzz Osbourne, Dave Lombardo, Patton y Trevor Dunn, harían de las suyas en un baile esquizofrénico que iría desde el noise rock, hasta pasar por covers de legendarias bandas sonoras del cine de terror clásico.

En el 2017 llegaría de nuevo el ex-baterista de Slayer a tocar la puerta de Ipecac (Compañía discográfica de Patton) con un proyecto que tenía ciertos atisbos de lo que lograron crear en Fantomas, pero Lombardo aún no tenía claro quién sería el intérprete de las voces. Ni corto ni perezoso el oriundo de Eureka tomaría el mando de las voces y daría el nacimiento a Dead Cross. El debut homónimo de los estadounidenses generaría grandes expectativas, y vaya que las cumplieron. Aproximadamente 30 minutos bastarían para llenarnos de música visceral, que no tiene reparo alguno en desatarse.


Seizure and Desist single de promoción y tema que da la bienvenida a este hogar de desquiciados, es la perfecta carta de presentación de lo que se puede encontrar en este material discográfico. Voces que son interpretadas con maestría en todas sus facetas, acordes contundentes que claman por las emociones más violentas y perturbadoras del ser humano, batería intrépida y soberbia que maneja a la perfección los tiempos y la exaltación en los momentos adecuados.

Obedience School y Shilelagh son los momentos más “Thrash” del material, donde el típico blast beat hace mella y los requintos repetitivos están a la orden del día, a pesar de esto, la banda les da un toque distintivo a estos sonidos tan asimilados y logra que el disco no pierda el impacto que trae. Divine Filth continúa con la descarga de Riffs y feels vigorosos que sentencian el poder y la vehemencia con la que estos señores presentan su música

Idiopathic y Grave Slave siguen sedimentando el camino del disco, esta vez con una influencia del Hardcore americano muy marcada, pero que nos hace mover la cabeza y enciende nuestro lado más primitivo. Gag Reflex noveno corte de la placa, nos muestra el amplio rango vocal del californiano, en un desfile de fraseos aterciopelados que se complementan con los gritos fugaces y paranoicos del crescendo de las guitarras, las cuales mantienen cambio de ritmos constantes en la canción hasta llegar a un clímax trepidante. Church of Mothefuckers es el tema que finaliza este inconmensurable camino de locura, desde el inicio la voz particular y articulada de Mike nos regala letanías melódicas, que se van desvaneciendo en los desgarradores y apabullantes growls del coro.

Como era de esperarse nos encontramos ante una obra que no lastra la carrera de los músicos que la llevaron a cabo, y que otorgara momentos disfrutables para los amantes de los géneros más explosivos del rock. Un pequeño banquete de los horrores perpetuados por Lombardo y Mike Patton.

7.5 / 10


¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2017 RTMB