20 ago. 2017

"Arquitectos de estructuras musicales bajo su propio diseño, plagadas de claras presencias que son más bien solidas influencias personificadas de las bandas que han estado en el mismo sendero que ellos"




  • Genre(s):
  • Progressive | Death | Black Metal
  • Release Date:
  • 11 / 08 / 2017
  • For Fans Of:
  • Ne Obliviscaris, Opeth, Klabautamann
  • Links:
Desde hace ya una década el mundo musical entro en un movimiento moderno en el cual la trayectoria de las nuevas bandas no habla por su parte creativa de composición y ejecución; en los últimos años han salido a la luz alineaciones que se han causado fascinación a los oídos de muchos fanáticos y músicos por igual, el nacer de cada banda nueva trae consigo la construcción de un camino musical más variado. Las que han construido y pisado este sendero son ahora muy famosas y veneradas por muchos, la fila es larga, entre estas se encuentra Cormorant, una banda cuyo nombre no les sonara a muchos pero a los que tenemos el honor de escucharlos desde “Metazoa” sabemos la capacidad de la banda para crear algo bueno, e incluso me atrevo a decir que fueron influencias para los mismísimos Ne Obliviscaris en su disco “Portal of I”

Los que ya los conocen estarán de acuerdo conmigo, Cormorant pueden ser los padres de muchas bandas del progresivo moderno incluso de géneros externos, “Metazoa” nos dio una sorpresiva calidad musical en cuanto a ambientación pero tampoco escatimo en proporcionar melodías bastante avanzadas para su época, de hecho a pesar de tener ocho años desde su lanzamiento, la gente aún lo escucha y piensa que es mejor de lo que más bandas han entregado conforme del tiempo. Sus otros discos tienen pocos cambios en su haber, al igual que su predecesor, la mayoría son venerados por gran parte de la comunidad de fanáticos del progresivo. Ahora, después de tres años la banda nos presentó a “Diaspora” y casi como a un regalo, lo recibimos como un hijo en nuestros hogares, el resultado fue algo inesperado.

La primera sorpresa con la que nos toparemos con el nuevo disco de la banda norteamericana es que solamente cuenta con cuatro temas, esto puede dejar bajo pensamiento a muchos considerando que los títulos anteriores se regocijaban de tener una cantidad de temas bastante amplia con un considerable tiempo de duración, en este cuarto disco solamente apreciamos cuatro temas, la mayoría excediendo los diez minutos, tal vez los minutos sean un factor salvable que descompenso a la cantidad de temas.


Hay cosas que captan la atención y después de escuchar el primer tema “Preserved in Ash” una de las principales es que durante todo el tema la banda ejecuta en tiempos constantes con poca variedad de cambio, dando un sonido a un Death/Black Metal que no extraña de estos músicos pero no presenta lo que escuchamos en discos anteriores con sus constantes pasajes ambientales que incluían desde teclado hasta violín, por su parte las guitarras tienden a dar momentos de segundo plano que se sienten bastante bien, versátiles y sólidos, a manera de no aburrir al espectador que esperaba algo más progresivo de la canción telonera, este primer tema de la banda parece más un saludo a mano dura para que los fanáticos tuvieran una fuerte, seca pero muy increíble bienvenida de la banda. Con “Sentinel” tenemos una presentación de entrada bastante experimental con un sonido desenfocado a principio que genera aires vanguardistas pero no son explotados pues durante momentos el tema va encaminado a la misma dirección del viento que su antecesor, me gustaría decir que tan rápido como llegaron los viejos aires se fueron, pero no, toma algún tiempo para el tema demostrarnos esa cara tan amable y atmosférica que siempre ha presentado en sus discos anteriores, con deliciosas baterías y guitarras lentas dando muy juguetonas transiciones progresivas y escaleras melódicas que ascienden a momentos más elegantes y soberbios con cleans psicodélicos, solo para terminar con la agresión con la que empezamos pero sazonado de una manera más a la “Dwellings” en el 2011.


No hay mucho que decir con el tercer tema “The Devourer” salvo que mantiene una energía constante y cambiante para el factor Death/Black Progresivo, algo que los temas cortos de la banda por lo general llegan a tener, también tiene aires Mastodonianos en cuanto a la combinación de las voces con los tiempos más progresivos y esporádicos riffs que tienden a sonar considerablemente Heavy Metal y el cambio de estos a una disminución más acústico atmosférica. Para cerrar con broche de oro los músicos pusieron en nuestro camino a “Migration” un tema de más de 26 minutos de duración que da otro nivel de variedad en cuanto a estándares del disco mismo que refleja muy bien la trayectoria de la banda. En este tema nos damos cuenta del colosal monumento musical que construyeron en la tierra, algo increíble, arquitectos de estructuras musicales bajo su propio diseño, plagadas de claras presencias que son más bien solidas influencias personificadas de las bandas que han estado en el mismo sendero que ellos, de una manera demasiado majestuosa. El tema está bien abastecido de constantes cambios de composición, los riffs vuelven a tener ese sabor Heavy pero más orientado al NWOBHM con cambios distorsionados por parte del Black y Progressive Metal por parte de cada instrumento, en cada esquina de cada minuto que transcurre del tema, es aquí cuando las presencias/influencias toman más fuerza, pues los rincones de este tema se siente como si escucháramos partes de Ne Obliviscaris en el violín de segundo plano, Opeth en la guitarra acústica, Klabautamann en la versatilidad de los cambios eléctricos a ambientales y más. Obviamente todo esto con el característico sello y sabor de Cormorant.

Si soy honesto no esperaba encontrarme con esta alargada cara que el disco nos presentó, como dije antes, los títulos anteriores tenían más temas a comparación de los cuatro que “Diaspora” posee, pero los tiempos de composición bastante prolongados sustituyen y compensan completamente la falta de más temas, pues en cada uno de ellos notamos los sonidos que en el pasado nos enamoraron pero ahora con una tendencia un poco más agresiva y un tanto experimental que no muestra compasión para los nuevos oyentes, a pesar de eso llama mucho la atención de aquellos que busquen más bandas de esa índole extrema y versátil de composición. En mi opinión el disco estuvo más nutrido por la agresividad que por las transiciones ambientales de los discos pasados (que aun así son sólidas y muy duraderas) esto mantiene un “nuevo” sabor de boca a los espectadores, simplemente un regreso más fuerte de la banda.

8.5 / 10


¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2017 RTMB